Columnistas

Superávit comercial, el dato positivo que muestra la economía

Por  HERNÁN DE GOÑI

Superávit comercial, el dato positivo que muestra la economía

23/01/2020 | 20:38

En el medio de la crisis que vive la Argentina, con una inflación que sigue altísima, con la deuda por renegociar y con una economía que según el último registro oficial (noviembre 2019) marcó una caída de 1,9%, los números de la balanza comercial que ayer dio a conocer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) son el mejor regalo que podía esperar el Gobierno de cara al futuro cercano.

Es que la sangría de dólares de los últimos años fue el detonante para que el ex presidente Mauricio Macri vuelva a instalar el cepo. Es tal la escasez de dólares que la administración de Alberto Fernández no piensa por ahora en levantar la medida. Porque a la salida de dólares por déficit comercial se sumó una abultada deuda pública producto entre otras cosas del déficit fiscal.

Por eso que la balanza comercial de 2019 haya arrojado un superávit de u$s 15.990 millones tiene varios datos positivos. El primero que se exportó más de lo que se importó y en segundo lugar y atado a este último número que en 2018 la balanza comercial había arrojado un déficit de u$s 3.701 millones.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. Siempre exportar más es mejor, pero en 2019 el saldo es favorable, entre otras cosas, porque cayeron las importaciones y no tanto porque crecieron las ventas externas. Además, la importación de Bienes de Capital se derrumbó. De hecho, estas últimas se redujeron 30,7%, los Bienes Intermedios 16,2%, los Combustibles y Lubricantes 32,2% y Vehículos Automotores 55,2%.

Lo que está claro es que la competitividad argentina sigue estando muy atada en muchos rubros al tipo de cambio. La pregunta entonces es por qué creemos que debemos tener un dólar más bajo.

De todos modos, si bien la proyección para este año es que el superávit aumente, cuando se empiece a recuperar la actividad económica y aumente la demanda importadora, la situación puede variar. Para que esto no ocurra el país debería tener el mismo tipo de cambio real y al mismo tiempo crecer en el volumen de exportaciones.

Por eso uno de los grandes desafíos que tiene el gobierno de Alberto Fernández es el de reactivar la economía sin que se disparen las importaciones.

En el plano local, según el Indec, el 37,9% de los empresarios consultados por la encuesta del organismo consideró que la demanda interna fabril continuará en baja en los próximos meses, contra un 16,9% que anticipa una mejora, mientras que el restante 45,2% consideró que no habrá variantes.

Con este panorama, donde la renegociación de la deuda juega un partido importante, la Argentina tiene por delante un camino sinuoso, donde no le faltarán condimentos políticos pero casi con seguridad seguirán faltando dólares.