Columnistas

Pesos no sobran: el pago de fin de año de algún lado se va a restar

Por  HERNÁN DE GOÑI

Pesos no sobran: el pago de fin de año de algún lado se va a restar

13/11/2018 | 01:32

El bono de fin de año que el Estado decretó pagar a todos los asalariados del sector privado y a una parte considerable de los empleados públicos (ayer quedaron incluidas las fuerzas de seguridad) tiene una incógnita que todavía no fue puesta sobre la mesa: ¿de dónde saldrán los fondos para financiarlo?

En el Poder Ejecutivo aseguran que el costo fiscal de la medida es manejable. Hacienda habla de $ 3000 millones anuales, un gasto que comparado con el volumen de otras transacciones, puede que no complique al Tesoro. Es cierto que al Gobierno le sobran pesos en la caja, producto de la emisión que hizo de Lecap para absorber el desarme de letras del Banco Central. Pero lo que no tiene es una autorización para gastarlos, porque el programa comprometido con el FMI establece metas fiscales que Nicolás Dujovne pretende sobrecumplir. El Fondo, en el diálogo que mantuvo con la prensa el fin de semana, fue indulgente: lo dejó en manos del Gobierno.

Para las provincias es mucho más complicado. Algunas ya dieron adelantos de inevitable tono electoral, como San Luis y Santiago del Estero, que comprometieron un plus de $ 9000 y $ 10.000, respectivamente. Aquellas que tienen ingresos dolarizados (perciben retenciones por petróleo, gas o minería) están más líquidas. Otras tal vez procuren que el Ejecutivo las compense. Por suerte para Rogelio Frigerio, el Presupuesto 2019 está cerrado.

El problema más grande que presenta el bono es para el sector privado, que no tiene ni ahorro extra ni crédito accesible ni ingresos excedentes. Los pesos que pague saldrán de recortes, con lo cual en términos netos de algún lado se va a restar. El plus de $ 5000 vendrá bien a muchos bolsillos. Pero algún costo va a tener.