Columnistas

La sequía dio marco a un año de economía en rojo que espera un alivio sobre el final

La sequía dio marco a un año de economía en rojo que espera un alivio sobre el final

27/06/2018 | 00:00
El problema se proyectó ya durante la primavera pasada. La Bolsa de Cereales predijo que el fenómeno de La Niña iba a generar una sequía severa en gran parte del área agrícola este año, lo que encendió la luz roja en el sector. Sin embargo, la previsión no fue suficiente. La emergencia hídrica que se experimentó en el verano significó la peor sequía de los últimos 50 años, que arrasó con la soja y el maíz. Para colmo, la excesiva humedad de abril combinada con altas temperaturas terminó por dañar lo que aún restaba cosechar. Así, se perdieron 30 millones de toneladas, equivalentes a un ingreso de divisas cercano a los u$s 8000 millones.

 

El efecto fue nefasto para una economía que había arrancado el año con la esperanza de un crecimiento vigoroso y hoy atraviesa una etapa recesiva. De hecho, en los primeros tres meses el Producto Interno Bruto se expandió 4,1%. Pero ese impacto climático en el sector que más tracciona a la economía argentina, seguido por la convulsión financiera que deparó la fuerte devaluación de los últimos meses terminó por derribar hasta los pronósticos más pesimistas.

Los especialistas ya estiman que la actividad retrocedió 3,2% en el segundo trimestre y proyectan que para la última mitad de 2018 se agregará una caída interanual de 1,9%. Así, la proyección indica que el año cerrará con una suba marginal de 1% y que recién para las fiestas navideñas se podrá empezar a ver una leve reactivación. Esa mejora podría llegar de la mano del consumo interno, a partir de la reapertura de las negociaciones paritarias que dejarán en el bolsillo de los asalariados una recomposición del salario, cláusula de revisión de por medio. Y también de un comercio exterior que en mayo último contribuyó a registrar un récord en el déficit de la cuenta corriente, pero que a partir de los próximos meses podría percibir el efecto positivo que representa para las exportaciones.