Columnistas

El líder detrás de las copas

Por  FLORENCIA RADICI

Gallardo es una rareza en el mundo del fútbol con 5 años como DT de River. Por qué da resultados apostar al largo plazo. 
El líder detrás de las copas

09/12/2019 | 20:08

Ayer se cumplió un año de "la final más importante en la historia del fútbol" (latinoamericano seguro, quizá hasta mundial). Un año desde que Marcelo Gallardo se coronó como el director técnico que llevó a River Plate a lo más alto. El 3-1 con el que River le ganó a su eterno rival en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid fue la frutilla del postre de la gestión de "Napoleón", como lo bautizaron. No sería la última, ya que este año volvió a avanzar a la final de la Libertadores, otra vez dejándolo en el camino. Fue su 15° final.

Parafraseando uno de los últimos "hits" de la cancha, la gente se pregunta (no "qué pasó con Boca"), sino cuál es el secreto del Muñeco. Los cinco años que lleva Gallardo al frente de River Plate son una rareza en el mundo del fútbol, muy atado a los resultados de corto plazo y que conoce de entrenadores echados de sus clubes a los pocos partidos perdidos. Se puede también extrapolar esta experiencia para mostrar que, cuando se piensan los proyectos con un horizonte de largo plazo y con foco en la formación del equipo, los resultados suelen acompañar.

River se convirtió hace unos años en caso de estudio del IAE Business School. Si bien el foco del caso está en el marketing, se trabajó en el proceso de profesionalización que encaró el club y las primeras incursiones en el management profesional. Lo que muestra el caso es cómo, en pocos años, River logró revertir una situación deportiva muy dura, como fue el descenso de categoría, para convertirse en campeón de la Libertadores 2015 y 2018, Sudamericana 2014, Recopa Sudamericana 2015, Suruga Bank 2015, Copa Argentina 2016 y 2017 y Supercopa 2017, entre otros.

La figura de Gallardo como líder es indiscutida. Fuera de la cancha y, lo más importante, en el vestuario. Los consultores de management señalan sus fortalezas: habla frontalmente con sus jugadores aunque sea doloroso, gestiona las emociones, trabaja sobre la integralidad mente y cuerpo, genera escenarios y reconoce alternativas de combinación. Pero, sobre todo, genera confianza: hace que los equipos crean en sí mismos.

En el libro Gallardo Monumental, de Diego Borinsky, se desgranan sus inspiraciones, como Marcelo Bielsa y Alejandro Sabella. Pero, según sus palabras, su mayor influencia es la forma de haber sentido el juego: "Pase, control, apoyo, opciones y ayudarlos a pensar, que vean las cosas antes, que resuelvan de la mejor manera posible con anticipación".

Una buena síntesis es una de sus frases más célebres: "Que la gente crea porque tiene con qué creer". Fue el año pasado post partido de ida contra Gremio en las semifinales de la Libertadores. Después de perder 0-1 en el Monumental, le tocaba la vuelta en Porto Alegre. A los 40 minutos del segundo tiempo, con los equipos empatados, todo parecía perdido. Pero "Penal para River aquí en Porto Alegre". Y el resto fue historia.