Columnistas

Alquileres temporarios, el negocio que viene

Alquileres temporarios, el negocio que viene
LADY SIEBENHAR
12/09/2018 | 01:17

La debacle cambiaria modificó bruscamente el contexto económico, incluido el negocio inmobiliario. La brisa de los créditos UVA fue sólo eso, una suave brisa.

Sin embargo, como en toda crisis surgen nuevas oportunidades ¿Dónde están los inversores ahora? ¿dónde está el usuario final? ¿dónde está el negocio? se preguntan brokers y desarrolladores en cuanta mesa del sector se participe.

Sin duda una de las perlitas está en el negocio de la renta temporaria, un segmento que recibirá un fuerte viento de cola en los próximos meses.

La razón es simple, tanto los principales inversores de este negocio como los usuarios finales se vieron beneficiados por el salto del dólar, que promete mirar de lejos a la inflación por un largo tiempo, y por ende, abaratar fuertemente las ofertas de nuestro país en dicha moneda.

En el caso de los inversores, en su mayoría del Interior del país, y con fuerte peso del campo, la brusca devaluación elevó sus márgenes en dólares, a pesar de los anuncios de nuevas retenciones. Este público siempre se interesó por los alquileres temporarios, un negocio que le permite contar con un pie en Capital Federal, percibir una renta de entre el 7 y 9%, frente al 4% de un alquiler tradicional, y disfrutar de la propiedad durante los períodos de vacancia.

Hoy, con un costo de construcción que bajó en dólares y un horizonte de rentabilidad promisorio para este tipo de inversión, no sería de extrañar que este público vuelque sus agro dólares en la compra de este tipo de unidades al pozo.

Del otro lado tenemos al usuario final, en su mayoría compuesto por estudiantes extranjeros y turistas que de un día para el otro se les presentó un país baratísimo en dólares.

Y si a esta ventaja le sumamos que Argentina cuenta con la mejor universidad pública de Iberoamérica, según los últimos rankings globales, y un sistema médico profesional de excelencia, entonces no tardaremos en ver en los próximos meses un aluvión de estudiantes extranjeros universitarios y de posgrados, así como de residentes médicos.

El turismo, por su parte, otro segmento que consume cada vez más alquileres temporarios y que venía creciendo en los últimos años producto de políticas de incentivo, como la llegada de las low cost, con este dólar desfasado, simplemente, explotará.

En resumen, el mercado de los alquileres temporarios promete ser un oasis en medio de la sequía que se avecina para el real estate.

Las inmobiliarias que ya vienen trabajando en este segmento desde hace tiempo, brindando servicios especializados como asesoramiento consular y universitario, amoblamiento, administración y mantenimiento, sin duda serán parte ganadora en esta nueva crisis, otra más en nuestro largo historial.