Brand Strategy

Las transacciones de M&A en la era digital

Las transacciones de M&A en la era digital

22/01/2020 | 01:30

Hacia fines de 2006, en su libro “Los Negocios en la era Digital” Bill Gates anticipaba lo que luego comenzaría a suceder: “Las empresas exitosas en el futuro serán aquellas que más conozcan y mejor dominen la digitalización”.

Pero dicha afirmación de Bill Gates, ¿resultaría también aplicable a las empresas que realizan transacciones de M&A? La respuesta es sí. Las empresas que han estado realizando transacciones de M&A de forma exitosa han venido utilizando de forma efectiva aplicaciones y herramientas digitales. De hecho, el uso de estas herramientas está generando un impacto transformacional en todo el proceso de M&A, desde la formulación estratégica y planificación de una transacción, hasta su ejecución y posterior captura del valor.

Veamos por qué.

Un proceso transaccional se inicia con la decisión estratégica de invertir en nuevos negocios para crecer, o desinvertir en un negocio existente por cuestiones estratégicas o debido a que el mismo no logra la performance esperada. Hoy existen formidables herramientas digitales que ayudan a analizar de forma rápida, profunda y efectiva oportunidades/necesidades de negocio a fin de sustentar y validar tesis de inversión o desinversión. Dichas herramientas permiten analizar y concluir sobre cuestiones relevantes como: profundidad de mercados, posicionamiento de empresas, tendencias y dinámicas en segmentos de industrias, requerimientos de reguladores, crecimiento y rentabilidad relativa de negocios, activos con valores desarbitrados, y hasta la reputación de productos y marcas en redes sociales como un elemento predictor de su performance futura.

 

Una vez evaluada la tesis y tomada una decisión de inversión o desinversión, el proceso transaccional continúa con el due diligence del negocio a adquirir, hoy mayormente virtuales, en donde las herramientas tecnológicas aportan un enorme valor, permitiendo:

Por lo expuesto, poder acceder y analizar en profundidad información estructurada de forma rápida y efectiva a través de herramientas digitales, permite gestionar y minimizar riesgos e incertidumbres, optimizando el valor a ofertar y reduciendo disputas futuras entre las partes.

Pero el éxito de una transacción no se define el día de la firma del SPA (Acuerdo de Compra de Participaciones Accionarias), ni siquiera el día del closing (toma de control del negocio por parte del comprador), sino cuando finalmente se implementa el nuevo modelo operativo de las compañías integradas que permite capturar las sinergias previstas y alcanzar el valor esperado de una transacción.

Debido a ello resulta también necesario la adopción de herramientas tecnológicas en el diseño, planificación y ejecución del proceso de integración de negocios. La ausencia de dichas herramientas en el proceso de integración de negocios, junto a otros factores, ha llevado a que en el pasado reciente no se alcanzara el valor esperado por los accionistas en cerca del 85% de las transacciones.

Esa cifra alarmante ha comenzado a disminuir gradualmente al incorporarse aplicaciones y herramientas de digital y analytics a los procesos de integración de negocio, además de método y disciplina, claro.

En la actualidad, empresas y consultoras líderes de mercado utilizan plataformas de software desarrolladas en tecnologías web multiplataforma, integradas a diversas fuentes de datos y a herramientas de data analytics, y las más innovadoras utilizan soluciones basadas en Cloud con todo el potencial que brindan los servicios disponibles en la nube, para por ejemplo mapear y diseñar los modelos operativos y estructuras organizacionales que permiten capturar el valor esperado de las transacciones. Adicionalmente dichas plataformas y soluciones operan de manera conectada con software de integración y procesamiento de datos, como Alteryx, y de visualización dinámica de datos, como Power Bi, Tableu y Spotfire, a fin de fortalecer el desarrollo de planes y sinergias de integración de negocios y monitorear su efectiva ejecución.

En resumen, el uso de datos y de tecnologías digitales pasan a ser activos críticos en procesos de integración, permitiendo incrementar de forma significativa la efectividad de los mismos, reduciendo los costos, tiempos y riesgos de ejecución, y ayudando a que múltiples participantes del proceso planifiquen e integren sus actividades de forma coordinada, logrando así alcanzar los 2 objetivos centrales de una integración de negocios: capturar el valor esperado, evitando disrupciones en la operación.

Sin embargo, se originan nuevos desafíos relevantes vinculados a cómo manejar, priorizar y monetizar de debida forma dichos activos, y también nuevas necesidades como la adopción de sistemas ERP por parte de las compañías para facilitar el flujo de datos, los cuales no siempre se encuentran disponibles en mercados emergentes como Argentina y otros países de Latinoamérica, en comparación con países desarrollados.

Entonces, ¿es posible la adopción de estas tecnologías en Argentina y otros países emergentes de la región? ¿Es recomendable su uso en nuestro mercado?

La respuesta a estas preguntas también es contundente. Definitivamente sí, es posible y recomendable su uso. Entre otras cosas, porque una de las mayores dificultades que existe en Argentina y en la región para cerrar procesos transaccionales de forma exitosa radica en la brecha de expectativas de valor y precio que existe entre el comprador y vendedor debido a la incertidumbre y volatilidad existentes en estos mercados. Por ello, contar con herramientas que permitan gestionar y minimizar dicha incertidumbre, contribuye a que se maximice el valor de la transacción para todas las partes.

En conclusión, el uso de aplicaciones y herramientas digitales está revolucionando de forma positiva las transacciones de M&A debido a que permiten fortalecer y optimizar de forma significativa las 3 dimensiones clave de gestión en un proceso transaccional: 1) Gestión de Riesgos; 2) Gestión de Costos; y 3) Gestión de Valor.

Actualmente, ya estamos plenamente inmersos en la era digital y la tecnología está aquí, disponible para que las empresas la tomen y la adopten sobre bases recurrentes, capturando el valor que las mismas ofrecen. EY cuenta con una plataforma digital diseñada sobre las más modernas e innovadoras tecnologías con la cuales ayudan a las empresas a pensar, diseñar, planificar y ejecutar de forma exitosa y eficiente los procesos transaccionales. Sin embargo, desde la empresa consideran que el mayor valor agregado que siguen dando a sus clientes es su juicio profesional, que si bien hoy se construye sobre la información emergente de dichas herramientas no ha podido ser reemplazado por la tecnología.