Empresas

Los gimnasios tienen todo listo para volver: hoy habrá una reunión clave

Por  AGUSTINA DEVINCENZI

Representantes del sector se encontrarán con funcionarios del Gobierno porteño para avanzar con la autorización en la Ciudad. Los protocolos que ya aplican cadenas como SportClub y Megatlon en sus sedes abiertas y cómo se preparan para el regreso
Los gimnasios tienen todo listo para volver: hoy habrá una reunión clave

23/09/2020 | 18:15

Los gimnasios tienen todo listo para volver en la Ciudad, pero falta la aprobación final. Hoy por la mañana, se llevará a cabo una nueva reunión entre el Gobierno porteño y los representantes del sector para avanzar con la autorización, tras la marcha que se realizó el martes de autoconvocados independientes frente a la sede de Parque Patricios. 

A las 9.45 horas, el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel; el ministro de Desarrollo Económico y Producción, José Luis Giusti, y el secretario de Desarrollo Ciudadano, Gustavo Gesualdo, recibirán a los titulares de la Cámara de Gimnasios Argentinos (CGA).

"Con la movilización, congregada por profesionales agrupados por fuera de la entidad, esperamos avances en este encuentro. Se había acordado la vuelta de la actividad para el 15 de septiembre, pero los días anteriores aumentó el número de casos y se postergó el regreso. Tenemos contacto permanente con Giusti, pero todavía no nos entendemos con el Ministerio de Salud", detalló Adrián Stoll, vicepresidente de CGA.

Desde el Gobierno, sostienen que las autoridades siguen de cerca la emergencia sanitaria. En función de la evolución de la curva de contagios, buscarán en las próximas horas establecer en qué etapa podrán retornar, para dar una mayor previsión. 

"Hasta el momento, no recibimos una explicación racional de por qué no se otorgó la habilitación. Pese a que se cree que por ser un espacio cerrado hay un mayor riesgo de contagio, esto es falso. Si no existiera una ventilación natural o mecánica, más allá de la existencia de este virus, los gimnasios no podrían funcionar. Lamentablemente, quedamos para la fase última. El riesgo que genera la falta de definiciones es la apertura informal, lo que provoca un efecto negativo, como ya ocurrió en algunas ciudades", consideró Stoll. 

El sector elaboró un protocolo certificado por infectólogos de Stamboulian, que ya fue presentado a las autoridades gubernamentales y fue aprobado por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT). Cadenas como Megatlón y SportClub siguieron sus recomendaciones y adoptaron sus propias medidas de higiene y prevención para reforzar la seguridad.

En una primera fase, la apertura será con aforo, es decir, parcial. Habrá que sacar turno y la capacidad será reducida al 50% para asegurar el distanciamiento social. Tampoco habrá clases seguidas y el personal de limpieza desinfectará los equipos luego de cada actividad, aunque además habrá sprays con alcohol diluido al 70% para que el cliente también lo haga.

Megatlón ya tiene cinco sucursales abiertas en Córdoba y la localidad bonaerense de Martínez. "El retorno de los clientes a estas sedes fue gradual. El protocolo es restrictivo. Aplicamos un sistema de turnos que no sólo permite reducir la capacidad de los ingresantes, sino también rastrear quién estuvo en cada hora. De hecho, ante un caso positivo, logramos identificar e hisopar a quienes habían estado en contacto con esa persona. Todos dieron negativo, lo cual demuestra que el protocolo se cumple y es eficaz", destacó Fernando Storchi, fundador y CEO de Megatlon.

La cadena "compensará el 100% de los días que se perdieron" debido al cierre temporal de sus sucursales. "Los pases están pausados. Cuando el socio retome, recuperará los días que le quedan a su favor. También puede ceder sus membresías a otros usuarios", aclaró Storchi, y agregó que la mayoría de los clientes vive a 500 metros de los gimnasios: "No necesita usar transporte público y se minimiza el riesgo de contagio".

SportClub tiene operativas tres sedes en San Isidro y realiza actividades individuales al aire libre en los municipios que lo permiten con profesores a cargo. En los primeros meses del aislamiento, la compañía redujo un 40% la cuota para los socios de planes Vip Total y Vip Plus, y lanzó el "Plan Life": a quienes no se dieron de baja, se les realiza un 30% de descuento de por vida, con un arancel que ahora permanece congelado. "Quienes dejaron de abonar o se inscriban ahora, deberán contratar un plan anual al que se le aplica un 20% de descuento, pero ya tiene los precios actualizados", afirmó Pablo Massa, gerente Comercial de SportClub.

En ambas cadenas, además de llevar un registro de higiene, se colocaron dispensers de alcohol en gel cada 50 metros cuadrados. En la entrada, se toma la temperatura a empleados y socios. Entre los aparatos de musculación, hay dos metros entre uno y otro. Además, las puertas permanecen abiertas para favorecer la ventilación

En las piscinas, se limitará el uso de elementos compartidos como flotadores y no será necesario que los nadadores utilicen máscaras, ya que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua clorada tiene un poder desinfectante.

El sector se encuentra en una situación casi terminal. La crisis que atraviesa como consecuencia de la cuarentena por la pandemia no tiene precedentes. Cerraron 1000 de los 8000 gimnasios que había en el país hasta antes del coronavirus, pero se estima que la cifra será superior cuando reabran los que quedaron en pie, sin distinción entre pymes y cadenas emblemáticas.

En total, empleaban a 80.000 personas, según la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc). El 40% de los establecimientos deportivos del país se encuentran en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)En la Ciudad, había 1352 locales con 650.000 usuarios y ya bajaron la persiana más de 200. 

El contexto impulsó la apuesta por el canal digital para fidelizar y retener clientes, con clases virtuales a través de los sitios web y las redes sociales de los centros de entrenamiento, pero también condujo al alquiler y la venta de equipamiento para hacerle frente a la elevada estructura de costos fijos con una facturación prácticamente nula.

Sin embargo, los ingresos obtenidos por desprenderse de equipos es marginal: asciende al 10% del volumen habitual, en el mejor de los casos. En la actualidad, mantener un gimnasio cuesta entre $ 100.000 y $ 5 millones mensuales, dependiendo la magnitud de las instalaciones y los servicios prestados.

Aunque en los centros deportivos de renombre no se produjo una baja masiva de la afiliación, los gimnasios barriales sufrieron más el impacto. En estos casos, el 70% de los usuarios anularon su suscripción o dejaron de pagar.