3dias

Paker: "Tengo la esperanza de que quienes gobiernan no se corrompan"

Por ALEJANDRA CANOSA
El actor dice estar "a favor de cualquier cambio, aunque eso signifique estar en etapa de crisis". Se muestra preocupado por el aumento de la "intolerancia" frente a las diferencias ideológicas, de género o religión, y cuenta las dificultades que atraviesa hoy la actividad teatral en medio de la debacle económica.
Paker: "Tengo la esperanza de que quienes gobiernan no se corrompan"
ALEJANDRA CANOSA
31/08/2018 | 00:00

Es uno de los artistas más destacados del género musical, se autodefine como workaholic y sigue audicionando como lo hizo por primera vez cuando su madre lo acompañó a tomarse un micro de Rosario a Buenos Aires para ganarse un lugar en El jorobado de Notre Dame.

Alejandro Paker, el multifacético actor que ha brillado en espectáculos como Gotán, Cabaret, Casi Normales, Priscilla, El hombre de la mancha, Damas y señores del musical, El principito, Noches cortas y El Capitán Beto, por citar sólo algunos ejemplos, participa hoy de varios proyectos en simultáneo entre cine, teatro y televisión. Es uno de los protagonistas de Como el culo, la multipremiada comedia inglesa que lleva tres años en cartel sobre la calle Corrientes.

¿Cómo ves el área de cultura de la Ciudad de Bs As?

-Me parece interesante verla surtida, algunos gobiernos se han dedicado a la música, otros sólo al teatro y, en este caso, lo veo más repartido en las diferentes artes, hay de todo un poco. De todas maneras, noto que se ha recortado la producción y claramente tiene que ver con el estado de crisis económica que afecta, no sólo el ámbito privado, sino también al ámbito oficial porque se ha reducido bastante. Todos nos estamos ajustando mucho más a una realidad muy real, económicamente hablando.

Según algunos empresarios teatrales, hoy cuesta mucho vender una entrada. ¿Coincidís?

-Sí, absolutamente, hoy cuesta vender una entrada, llevar al público a ver teatro comercial, sobre todo. Creo que también tiene que ver con los contenidos, porque en el teatro comercial hay muchas comedias y un solo drama. Hay una crisis de contenidos y los costos son altos porque si no, no hay manera de recuperar. En el caso del teatro independiente, hay bastante contenido dramático, hay público para ellos y las entradas no son tan costosas.

¿Por qué medios te informás?

-A veces elijo leer algún diario, otras me inclino por las redes sociales o hago zapping y hago stop en un canal de noticias. El tema es que en cualquier caso, no le creo a ninguno.

¿Qué percibís en la calle?

-No me gusta generalizar, porque yo me muevo dentro de un ámbito bastante acotado, que vive otra realidad y que no significa que sea una regla ni siquiera para todo el país, no pasan las mismas necesidades en Capital Federal, en provincia de Buenos Aires o en el resto del país. A veces es un arma de doble filo querer intentar generalizar y partir de la realidad en la que uno se mueve. En el círculo en el que yo me muevo, estamos a la espera de cierto milagro social, político y económico, algunos tenemos más paciencia, otros menos, pero todos estamos esperando.

¿Qué pensás de la lista de políticos y empresarios que siguen desfilando hacia Comodoro Py?

-Estoy a favor de la justicia, aunque creo que será la historia quien determinará si hoy estamos haciendo lo correcto y lo necesario.

¿Cómo viviste las sesiones de debate en el Senado por la polémica ley del aborto?

-Lo que se vio en las sesiones del Senado con respecto al debate por el aborto me pareció revelador para saber, ver y entender a la clase política que hemos elegido todos, hayamos cometido errores o no, nos demuestra todo el tiempo qué hemos hecho con nuestro voto. Es un espejo de nosotros mismos y está bueno entendernos, perdonarnos, cambiar y seguir eligiendo para la próxima.

¿Creés que pueden aparecer "cuadernos" en este gobierno?

-De chico me gustaba bastante estudiar historia y recuerdo hechos de corrupción desde la época del Triunvirato. No me gusta vaticinar ni hacer predicciones, porque siempre tengo la esperanza de que los nuevos, los que gobiernan, no ejerzan actos de corrupción. He creído en todos los gobiernos en su comienzo, así que deseo que no suceda ni con cuadernos ni con nada ligado a la corrupción.

¿Qué cosas te hartan de la Argentina?

-No soy un tipo quejoso, así que la palabra "harto" no está dentro de mi vocabulario pero, si hay algo que observo que no me gusta y percibo, es que hay un cambio y tiene que ver con la intolerancia frente a las diferencias de ideología, de color, de religión, de género. Sin embargo, destaco que ahora esos temas se están exponiendo, se abren debates, hay movimiento y eso sucede en el país y en el mundo. La rueda se está moviendo y entiendo que será cuestión de tiempo que vayamos creciendo.

¿Rescatás algo de este gobierno?

-Yo siempre estoy a favor de cualquier cambio, aunque eso signifique estar en etapa de crisis. Destaco eso.

¿Cómo te afecta la inflación?

-Me afecta en todos mis gastos personales y obvio que busco precios más baratos, estoy atento a las ofertas y descuentos en todos los rubros que consumo.

¿Cómo ves al Presidente? ¿Qué le preguntarías?

-Lo veo proponiendo un nuevo modelo y, más allá de si estoy a favor o en contra, le preguntaría en qué y cómo puedo ayudar.

Disfrute teatral

"Me divierto mucho y disfruto cada función", expresa el actor Alejandro Paker, que hoy se luce en Como el culo, la comedia desopilante de Henry Lewis, Jonathan Sayer y Henry Shields, producida por Javier Faroni y que protagoniza junto a Fabián Gianola, Gustavo Garzón, Víctor Laplace, Myriam Lanzoni, Tamara Garzón, Gonzalo Urtizberea y Fabián Rendo. La dirección de la obra, que se presenta en el Teatro Picadilly, sobre la calle Corrientes, está en manos de Manuel González Gil. "Yo interpreto al actor más serio de la compañía y es el que más sufre junto con el director que interpreta Gianola, son los dos personajes que padecen todos los accidentes que se generan en esa obra de teatro amateur", cuenta Paker sobre la pieza teatral.