3dias

Larreta aumenta 31% los sueldos del Subte y se desmarca de Casa Rosada

Por EZEQUIEL M. CHABAY
Con el sindicato mayoritario, los metrodelegados, al que se negó a recibir en cuatro meses, acordó una paritaria que quiebra la lógica aplicada por Nación
Larreta aumenta 31% los sueldos del Subte y se desmarca de Casa Rosada

31/08/2018 | 02:32

Con la expectativa de atenuar la conflictividad de cara al final del año, el Gobierno porteño dio un giro copernicano este jueves al recibir a los metrodelegados para discutir la actualización salarial, desfasada respecto a la inflación, y sellar con ellos y la UTA una paritaria del 25,5%, pero que en el bolsillo se sentirá como un 31% de incremento.

En la sede de la Subsecretaria de Trabajo Porteña, la Ciudad, la empresa operadora Metrovías, la estatal Sbase y el sindicato que lideran Roberto Pianelli y Néstor Segovia suscribieron un acuerdo que actualiza los haberes un 5,7% desde marzo, un 3,6% desde julio, un 10,2% a partir de octubre y 6% en diciembre, a los que se suma un 1% como "cuota de solidaridad" abonado por Metrovías, y una suma fija única de $ 4000.

Junto con el 3,6% más que los trabajadores reciben desde enero en concepto de recomposición por la pérdida de valor adquisitivo de 2017, el salario anualizado tendrá un incremento del 31% aproximado, según confiaron a El Cronista fuentes al tanto de la discusión, que también precisaron que el pacto lleva el compromiso de sentarse a negociar en 30 días.

En el toma y daca, los metrodelegados acordaron con la Ciudad un mecanismo para evitar nuevos paros del servicio hasta diciembre de 2019, a través de un convenio por el que la Asociación de Trabajadores del Subte y el Premetro (Agtsyp) y la empresa Metrovías "se comprometen a no tomar medidas de accion directa" sin antes acudir a reuniones de conciliacion por celebrarse durante 15 dias.

Según el texto suscripto, el sindicato y Metrovias deberán "negociar de buena fe, concurrir a las reuniones previstas", "compartir información" y "realizar todos los esfuerzos maximos a fin de arribar a un entendimiento".

"Si en dicho lapso no fueran resueltos los conflictos originados -continúa el texto- en forma previa a tomar cualquier medida de fuerza, la representación sindical deberá preavisar de manera fehaciente con un plazo no menor a cinco dias la medida a tomar".

El jefe de gabinete porteño, Felipe Miguel, definió el convenio como "un acuerdo de convivencia y paz social" para que las eventuales huelgas se den "dentro del marco de la ley".

En efecto, la Ciudad aspira que con la obligación al diálogo y el preaviso se limiten los cortes y se pueda generar un esquema de servicio de emergencia con los trabajadores de los gremios pactistas. La última vez que se intentó un esquema de emergencia, los Metrodelegados se tiraron sobre las vías y la Policía entró a reprimir la protesta y de llevó varios trabajadores detenidos.

Pero además, tras dos jornadas de fuerte corrida cambiaria y devaluación de la moneda, el acuerdo arribado clausura la era de intransigencia de la administración de Horacio Rodríguez Larreta, que en solidaridad con la política de techo salarial de la Casa Rosada venía postergando las discusiones salariales o llevándolos al ritmo de Nación. Con este gesto, Larreta suma presión sobre las espaldas del gabinete nacional y Marcos Peña a la cabeza. Felipe Miguel respondió a este diario que el Gobierno porteño "va a trabajar para preservar el salario real".