Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Proponen deducir una parte del dividendo de acciones en la Bolsa en manos del público

Ya llegó a un ministro una iniciativa que está en otros países para que sea deducible de Ganancias una parte del dividendo que firmas tecnológicas y con buenas prácticas pagan en la Bolsa

Proponen deducir una parte del dividendo de acciones en la Bolsa en manos del público

Al menos un ministro del gabinete de Mauricio Macri estudia una propuesta para una reforma impositiva que discrimine positivamente a las sociedades abiertas a la Bolsa para fomentar el desarrollo del mercado de capitales. La iniciativa no tendría costo fiscal porque sería para acciones que se emitan a futuro.

"La apuesta al desarrollo del mercado de capitales importa un cambio del paradigma sobre el cual se ha basado el proceso de intermediación financiera en la Argentina, superando la etapa del financiamiento basado en el sistema bancario por otro basado en el alargamiento de los plazos y en una nueva estructura de capital de las empresas que tenga una capitalización orientada en mayor medida al mercado de capitales", opinó el redactor de la propuesta, Marcelo Villegas, de Nicholson y Cano.

La propuesta apunta al segmento de sociedades abiertas que adhieran a los máximos requisitos de transparencia informativa y mejores práctica, las que podrían cotizar en un Nuevo Mercado como el que existe en Brasil, y en secciones específicas que el Estado decida favorecer, como el de las empresas tecnológicas.

Consiste en que esas compañías deduzcan del Impuesto a las Ganancias como gastos de sus operaciones una fracción de los dividendos pagados al floating, o sea, del capital de la sociedad en manos de inversores del mercado de capitales no relacionados con los controladores.

"Esta medida equilibraría el subsidio fiscal que históricamente ha significado el financiamiento mediante deuda y fomentaría el financiamiento vía emisión de acciones", consideró Villegas, y comentó que históricamente el diseño impositivo ha seguido un enfoque contable y no económico al establecer que el costo de la deuda es un gasto de operación y el costo del capital no.

Por este motivo, la contracara de la discriminación positiva debería ser una limitación a la deductibilidad de intereses en grandes empresas no públicas, cuando la deuda excede determinados niveles.

"Esta medida, no sólo incentivaría a las emisores a cumplir con las mejores prácticas corporativas, sino que promovería una mayor atomización del capital, ya que el incentivo fiscal es directamente proporcional al tamaño del floating", dijo Villegas.

Además, aseguró que aumentaría la capitalización bursátil del país con las externalidades positivas que ello conlleva para el acceso al financiamiento de las empresas locales, y promovería a las empresas de la nueva era económica del conocimiento (I&D, IT, Internet) que no pueden financiarse con deuda y en la actualidad no tienen viabilidad económica en Argentina por falta de financiamiento.

El costo fiscal efectivo de esta medida sería inicialmente muy bajo, ya que estos incentivos deberían ser fundamentalmente para nuevas emisiones de acciones y no alcanzaría a acciones que ya se negocien en el mercado, y favorecería a nuevos sectores de la economía que actualmente no están en el mercado.

Por otra parte, fomentaría políticas de dividendos más generosas que son la clave para atraer a los inversores minoristas al mercado de capitales y el motor de un verdadero desarrollo del mercado de capitales.

La implementación de estas medidas impositivas tendrían tres efectos económicos:

Aumento de la cantidad de empresas que ingresen al mercado de capitales al incentivar a sus controlantes a mantener en el tiempo una estabilidad fiscal respecto de su principal riqueza patrimonial.

Incremento del floating de las empresas que a fin de mejorar su competitividad por las menores tasas fiscales impositivas estarían dispuestas a someterse a secciones de mayor rigurosidad de transparencia y gobierno corporativo (Novo Mercado).

Suba progresiva de la capitalización bursátil del mercado de capitales del país.

Esta propuesta se basa en una idea que ha comenzado a ser revisada en algunos sistemas impositivos, que es privilegiar la deuda financiera con los bancos a financiarse con capital, utilizando dos enfoques. El primero es limitar la deductibilidad de la deuda, algo que para Villegas debería considerarse para grandes empresas que tengan volúmenes substanciales de deuda y que sean sociedades cerradas. Y el segundo, la admisión de una deductibilidad por un monto proporcional del retorno del capital que cotiza en Bolsa y está en manos de no controlantes.