Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los topes impositivos desactualizados alteran el efecto de la tributación

AFIP recibirá informes de los bancos con cuentas externas desde mañana

AFIP recibirá informes de los bancos con cuentas externas desde mañana

Algunas cifras impositivas necesitan una actualización urgente. Si bien la escala del Impuesto a las Ganancias de los trabajadores es la más conocida, hay otras como los pisos para que los agentes de recaudación deban retener a sus proveedores; los mínimos exentos de Bienes Personas y Ganancia Mínima Presunta; las deducciones de Ganancias para las empresas y el crédito de IVA de los autos.

El incremento nominal sostenido que han sufrido los salarios, honorarios y precios desde 2001 como consecuencia de la inflación repercute directamente en materia tributaria ya que muchos de los mínimos y topes en materia impositiva no han sufrido modificación o han sufrido modificaciones parciales que no alcanzan a cubrir el efecto inflacionario, comentó Federico Costantino, de Auren.

Estos topes o mínimos previstos en las normas tributarias tienen como objetivo principal respetar la capacidad contributiva de las personas, de manera que los impuestos que tributan no sean superiores a la capacidad que tienen los contribuyentes de afrontarlos. La falta de actualización de valores tiene como consecuencia que en muchos casos los contribuyentes sean pasivos de tributos que exceden su capacidad contributiva ya que no está originado en ganancias genuinas, sino en la inflación, vulnerando de esta forma muchos de los principios constitucionales de la tributación, añadió Costantino, y propuso los ejemplos del cuadro (abajo), para los que tomó la evolución de dólar como parámetro de actualización.

"Uno de los casos más claros que reflejan esta situación es la desactualización de las escalas del artículo 90 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, que tienen por objeto que el tributo sea progresivo", aseveró Costantino, y agregó que "un individuo con rentas netas de hasta $ 10.000 tributa un 9% de dicha ganancia, mientras que un contribuyente que gana más de $120.000 tributa un monto fijo de $ 28.500 más un 35% del excedente de $120.000".

La falta de actualización de la escala del impuesto en conjunción con el incremento nominal de los salarios como consecuencia de la inflación tiene como efecto directo que cada vez mas contribuyentes trepen en la escala, tributando a una alícuota cada vez más alta. Sin que este aumento de salarios represente un crecimiento real de su capacidad contributiva, sino que el incremento del salario tiene como único motivo, cubrir el efecto de la inflación.

Según estadísticas publicadas por AFIP en Internet, en el período fiscal 2000 había 236.821 personas que tributaban en el tramo más bajo, sobre un total de contribuyentes con impuesto determinado de 468.646. Esto quiere decir que el 50% de los contribuyentes con impuesto determinado lo hacían a una alícuota del 9%. Mientras que en el tramo más alto lo hacían 10.438 personas, un 2%.

Sin embargo para el año fiscal 2013 los contribuyentes que tributaban en el primer tramo de la escala bajaron a 75.124 sobre un total de contribuyentes con impuesto determinado de 962.444, o sea que solo un 7,8% de los contribuyentes tributaron al 9%. En tanto, en el tramo más alto de la escala tributaron 358.888 personas, un 37% de los contribuyentes pagó a la alícuota del 35%. Hoy con la evolución de las paritarias esto es más pronunciado.