Incentivos a ejecutivos en dólares, en riesgo por el Código Civil y Comercial

Las compensaciones atadas al dólar que las empresas pactan con los ejecutivos se verán afectadas por el nuevo Código Civil y Comercial, ya que éste equipara las obligaciones de pago en moneda que no sea de curso legal en el país con la obligación "de dar cantidades de cosas", y el reemplazo del salario con pagos en especie está limitado por la Ley de Contrato de Trabajo. El artículo 765 del Código quedó redactado de la siguiente manera: "La obligación es de dar dinero si el deudor debe cierta cantidad de moneda, determinada o determinable, al momento de constitución de la obligación. Si por el acto por el que se ha constituido la obligación, se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas y el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal".


"Las restricciones del nuevo Código Civil para pactar salarios en dólares u otra moneda extranjera obligarán a las empresas a replantear esas compensaciones", comentó Javier Adrogué, del estudio Adrogué, Marques, Zabala & Asociados, y añadió que el concepto de "compensación" tiene un sentido amplio, abarcando a cualquier bono, premio, gratificación o adicional pactado en moneda extranjera, incluidos aquellos vinculados al valor de las acciones del empleador o de cualquier otra sociedad.


Según el Convenio 95 de la OIT, el pago de la remuneración a los trabajadores debe hacerse en pesos, o sea, en "moneda de curso legal". Los bonos o gratificaciones siguen la misma regla en tanto son considerados como remuneraciones complementarias, aclaró Osvaldo Jofré, del estudio Cordova, Francos, Gorbea, DAiello, Jofré Abogados.


Sin perjuicio de ello, la jurisprudencia ha receptado un uso y costumbre que se ha venido consolidando en las últimas décadas en las relaciones laborales con ejecutivos de determinada jerarquía, quienes pactaban el cobro de todo o parte del salario en moneda extranjera, siendo el pago en dólares una de las modalidades más frecuentes en éste sentido, indicó Javier Patrón, del estudio Marval, OFarrell & Mairal.


Dado que en el nuevo Código, la obligación de dar moneda que no sea de curso legal se entiende como obligación de dar cantidades de cosas, el pago de un bono en dólares sería considerado como una remuneración en especie, y esto está limitado al 20% del total del salario por la Ley de Contrato de Trabajo, dijo Jofré.
Por otro lado, en el caso de un bono anual, su valor podría compararse con el total del salario anual percibido en moneda de curso legal, lo que da un margen superior.


Sobre en qué moneda podrá el empresario saldar la deuda, Alvaro Galli, del Estudio Beccar Varela, dijo que el artículo 619 del Código Civil en su actual redacción, establece que "si la obligación del deudor fuese de entregar una suma de determinada especie o calidad de moneda, cumple la obligación dando la especie designada, el día de su vencimiento".


En virtud de esa norma, las empresas que tienen pactados con sus empleados ciertos incentivos en dólares, en principio deben cumplir dichas obligaciones en la moneda adeudada.


Dadas las actuales restricciones cambiarias, hoy se presenta una controversia, ya que la pesificación hecha unilateralmente por los empleadores puede dar lugar a reclamos laborales, comentó Galli, y agregó que, en la práctica, esa situación tiende a resolverse mediante negociaciones entre los empleadores y los empleados en las que se establece el tipo de cambio a aplicar.


De acuerdo al artículo 765 del nuevo Código, podría interpretarse que los empleadores podrán, en principio, cancelar sus obligaciones contraídas en dólares, abonando a sus empleados el equivalente en pesos. Sin embargo, el artículo 766 incurre en una aparente contradicción, ya que establece que el "deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada", dijo Galli, y añadió que esto dará lugar a controversias que deberán ser resueltas por la Justicia.


Para Patrón, "la situación dista de ser clara, porque a la contradicción entre los artículos 765 y 766 del nuevo Código, se suma el artículo 1390, que al regular el depósito bancario, establece que hay depósito de dinero cuando el depositante transfiere la propiedad al banco depositario, quien tiene la obligación de restituirlo en la moneda de la misma especie, a simple requerimiento del depositante o al vencimiento del término o del preaviso convencionalmente previsto".


Otro aspecto a tener en cuenta es que no existe ningún régimen de intereses compensatorios o moratorias aplicable a la obligación de entregar una cosa, cuando los pagos se atrasen.

Tags relacionados
Noticias del día