Malvinas, el único lugar de la Argentina con 1,4% de inflación

La injusta situación histórica no evita la sensación de envidia. Las islas Malvinas son el único distrito argentino que prevé una inflación del 1,4% para el ejercicio 2015/2016. Es el número que fija el presupuesto del archipiélago, presentado esta semana por la secretaria de Finanzas kelper, Nicola Granger.

La economía malvinense cuenta con ingresos millonarios por la venta de licencias pesqueras desde 1986, el turismo y la exploración de petróleo, siempre sin la anuencia del gobierno argentino, a pesar de que el archipiélago es formalmente un territorio en disputa de soberanía, reconocido así por las Naciones Unidas.


Es interesante remarcar la filosofía para elaborar el presupuesto que presentó Granger: "La estrategia es que los gastos se atengan efectivamente a los ingresos disponibles", reflejó la agencia especializada Mercopress. "Y una reserva suficiente para afrontar desafíos de volatilidad; servicios públicos eficientes y efectivos pero con énfasis en la cobertura de sus costos; mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad; pensiones y salario mínimo en los que se paguen u$s 8 la hora", esto es u$s 1.408 mensuales de piso. Muy diferente a lo que sucede en la Argentina continental, donde el salario mínimo vital y móvil es de $ 4.716, que serían u$s 519, a cotización oficial.

Granger también explicó a los legisladores kelpers que el turismo ha crecido por la baja del precio del petróleo a nivel internacional, abaratando costos de traslados hasta un punto tan remoto del Atlántico Sur, además del fortalecimiento de la moneda estadounidense. Y calculó que los tres millones de libras esterlinas (u$s 4,5 millones) que dejará para las islas, representarán el 1,5% del PBI.

Sin embargo, tal como lo reconoció la secretaria isleña, el bajo precio del petróleo podría complicar las expectativas económicas que genera para Malvinas la explotación de la industria hidrocarburífera, prevista para el 2017.

Aquí, y con legitimidad, la Argentina viene librando una guerra sin resultados hasta el momento. Porque, a pesar de las denuncias internacionales, las petroleras siguen apostando a explorar las aguas malvinenses, aún sabiendo que el día que decidan explotarlo tendrán que enfrentar disputas legales por recursos que son reclamados por el Gobierno argentino.

Las empresas Rockhopper Exploration plc, Falkland Oil And Gas Limited, Premier Oil plc, Noble Energy Inc. y Edison International SpA fueron recientemente denunciadas penalmente por la Cancillería y el Ministerio de Planificación por llevar adelante trabajos de exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina sin haber obtenido autorización de la Secretaría de Energía y en violación de la ley 26.915 y las resoluciones de la ONU referidas a las Malvinas.

Además, en los últimos años la Cancillería se encargó de enviar, sin éxito, cartas de advertencia a aquellas petroleras que decidieron explorar en el archipiélago sólo con permisos británicos.

Desde Puerto Argentino, también esta semana, la gobernadora interina en las islas Sandra Tyler-Haywood, reafirmó a los legisladores kelpers que "el gobierno del Reino Unido continúa resuelto a defender los derechos y deseos de los Isleños a desarrollar sus recursos naturales y asegurar que esa legítima actividad en aguas de las Falklands continúe sin impedimentos".

Y añadió, con argumentos diplomáticos inadmisibles: "La Argentina sigue intentando presentar inexactitudes y espurios reclamos de soberanía, a la vez que pretende aplicar sus leyes extra-territorialmente, en un vano intento por establecer un bloqueo económico a las Falklands (Malvinas)". La gobernadora se olvida que existe una resolución de las Naciones Unidas que solicita al Reino Unido y a la Argentina sentarse a conversar sobre la soberanía de las islas Malvinas. Resolución que, 50 años después, Londres se niega a cumplir.

Tags relacionados
Noticias del día