Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Valparaíso no descansa

En cuanto el sol se esconde y se encienden las luces de la ciudad, los bares y restaurantes tradicionales cobran vida hasta bien entrada la madrugada, y si la noche lo amerita, hasta dar inicio a un nuevo día.

Valparaíso no descansa

Cuando cae la noche en Valparaíso todos saben que es tiempo de dar rienda suelta a lo que los locales llaman el carrete. Así, los bohemios y los turistas que recorren sus calles de día empiezan a poblar los restaurantes y bares que se emplazan en "el plan" (parte plana de la ciudad), el barrio del puerto y las callecitas que se abren paso sobre los cerros.

Una costumbre prácticamente religiosa antes de la cena es disfrutar de un aperitivo, hábito con el que los argentinos están más que familiarizados. Todo comienza copa en mano en alguno de los bares que rodean la Plaza Aníbal Pintos, como el Kábala Pub, que cuenta con una buena carta de tragos y música en vivo los fines de semana. A uno pocos metros de allí, sobre la calle Esmeralda, en el bar cultural Tertulia sirven incontables vasos del cóctel típico de Valparaíso. Una medida de jugo de limón, tres de pisco, azúcar, clara de huevo y unas gotitas de amargo de angostura, se transforman en un espumoso pisco sour que abre el apetito y las ganas de seguir carreteando.

Después del aperitivo, las noches de Valpo ameritan degustar algún plato característico. En el plan, sobre la calle Condell, el Casino Social J. Cruz recibe a los turistas con un sinfín de antigüedades que lo consolidan como un sitio histórico de la ciudad. Allí, la protagonista indiscutida es la chorrillana; un típico plato chileno hecho a base de carne mechada (cortada en pequeños trozos), cebolla saltada en aceite, huevo y grandes montañas de papas fritas. Para acompañarla, por supuesto, un buen tinto del Valle del Maipo. Otra alternativa informal pero muy interesante para aquellos que prefieren los pescados y mariscos es el antiguo restaurante Cinzano, situado frente a la plaza Aníbal Pintos desde 1896.

A la altura del Cerro Concepción, sobre el Paseo Gervasoni, se levanta otro de los clásicos de la ciudad: el restaurante Turri y su vista privilegiada de la bahía iluminada. Sin dudas, no sólo es uno de los lugares más tradicionales de Valparaíso sino que es uno de sus mejores restaurantes. Ostiones saltados en ajo y manteca, lasagna de mariscos y trufas de chocolate con salsa de naranjas son algunas de las preparaciones más pedidas por los comensales.

En las cercanías del puerto, otra posibilidad es acercarse a Caleta Portales para disfrutar a escasos metros del mar de platos frescos y ricos. Hoy, esta zona constituye un atractivo turístico rodeado de restaurantes y extensos paseos, y cuenta con una estación del Metro de Valparaíso que conecta la ciudad con Viña del Mar.

Para después de la cena, los bares de la Subida de Ecuador se llenan de gente joven que al ritmo de la música da rienda suelta al baile. Asimismo, en diagonal a la Plaza Sotomayor -el mayor centro cívico de la ciudad- el bar La Playa con su larga barra de madera, los toneles de cerveza y las antigüedades cautiva con un ambiente de pescadores que se mezcla con aires porteños. Por su parte, la seguidilla de pubs de la Av. Errázuriz son puntos de encuentro para personas de todas las edades. Allí, entre piscos y risas, la noche termina bien entrada la mañana.

Datos útiles

- Hay varios vuelos diarios a Santiago de Chile, algunos de los cuales parten del Aeroparque Metropolitano. Los precios empiezan en los u$s 300.

- Desde la capital chilena hay buses que llegan a Valparaíso por unos u$s 15.

- Alquilar un auto en el aeropuerto cuesta alrededor de u$s 70 por día. En el aeropuerto hay varias agencias.

- Comer en Valparaíso no es más caro que en Buenos Aires.

¿Dónde dormir?

Tras una noche agitada, no hay nada como llegar a una cama confortable. Una buena opción es Casa Higueras (www.casahigueras.cl), un cálido hotel boutique emplazado en una antigua casona, con jardines, piscina y spa. Otra alternativa es Casa Galos (www.casagalos.cl), en pleno Cerro Alegre, zona declarada Patrimonio de la Humanidad.