Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Vacío informativo: una debilidad del relato M

Vacío informativo: una debilidad del relato M

Es curioso. El debate por las debilidades de la comunicación macrista para explicar y sostener el aumento de las tarifas energéticas deja de lado a la información. Se dice de todo fuera y dentro del Gobierno: que el pedido de Mauricio Macri de no andar en remera y patas en los hogares en pos del ahorro de energía fue poco feliz, que fue intencional, que se le escapó. Que el mensaje buscó llegar a las clases populares pero otros creen que no, que se dirigió a los habitantes de los barrios residenciales. Se pide que el ministro del área, Juan José Aranguren, renuncie, pero algunos prefieren que se quede, porque así funciona como frontón de críticas al Presidente. Se polemiza, hay internas en el Gobierno e indignación en algún sector de la prensa. Pero cada día que pasa sabemos menos sobre las tarifas. No hay información clara y minuciosa en relación a la situación energética del país. Escenario que empeora con las contradicciones de la Casa Rosada. ¿Cómo se puede insistir de manera obsesiva con el cambio cultural del derroche de energía si los topes de 400% a las subas del gas -pensados de buena fe para los sectores más castigados- terminan beneficiando al que más consume?

Pese a que la comunicación ha sido un eje central en la construcción política del PRO e incluso existe una directora General de Discurso, Julieta Herrero, el especialista en comunicación política Orlando D’Adamo cree que al Gobierno le falta construir "el relato M de gestión". "Debería elaborar una visión de largo y mediano plazo y cómo lograrla, los valores en juego, el país que se imagina a futuro, con la dosis de emoción que eso conlleva. No se comunica eficazmente con baja emocionalidad", sostiene. Y considera que hubo fallas a la hora de explicar las subas de luz y gas. "Es difícil anunciar aumentos de tarifas. Pero se debió haber enfatizado más el problema de inequidad entre porteños y el interior y lo artificial que es que se paguen $ 60 de gas por bimestre, por ejemplo, en barrios de alto poder adquisitivo. Habría que haber hecho un trabajo previo informativo, reforzar que esto es herencia y explicar bien a quiénes y cómo alcanzaría. Además de evitar idas y venidas como las sucedidas", dice.

A la especialista en medios, Adriana Amado, le preocupa además que "el periodismo no pueda aportar al asunto más que indignación. A la falta de información del Gobierno no se contesta con mejor información sino con comentarios. ¿Alguien publicó cuántas personas son las afectadas, en qué zonas, en qué proporción?". Y agrega: "La información pública es algo demasiado crítico para dejarlo en manos de un gobierno, cualquiera sea". n 3D

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar