Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un día de La Novicia rebelde en Salzburgo

Cuna de Mozart, la ciudad austríaca parece destinada a ser unas de las referencias mundiales de la música. El rodaje, en la década del 60, de La Novicia rebelde, la tercera película que más ha recaudado en la historia del cine, extendió aún más su popularidad y hoy es visita obligada en Europa.

En febrero de 2016 se cumplen 50 años desde que "La novicia rebelde", el famoso musical de Robert Wise, se convirtiera en la película del año y conseguiera diez nominaciones y cinco premios Oscar, entre ellos, la estatuilla a la mejor película, al mejor director y a la banda sonora.


La otra ganadora fue la ciudad de Salzburgo, el escenario donde se desarrolló esta historia, en parte real y en parte edulcorada por Hollywood. Desde entonces, esta ciudad recibe cada año a más de 300.000 viajeros que quieren recorrer y fotografiarse en los escenarios donde cantó y bailó July Andrews.


También la visitan quienes siguen los pasos de Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791) o acuden a su Festival de Música de Mayo o de Verano. No en vano, en inglés, la película cuyo principal protagonista es Salzburgo, se llama The Sound of Music.

Tras los pasos de los Von Trapp

A pesar de ser una ciudad pequeña y amable con el viajero, con muchas zonas peatonales, es recomendable llevar una agenda organizada para alcanzar a visitar sus principales puntos de interés, ya que cuenta con 20 museos, 20 iglesias, además de monumentos históricos, galerías de arte y vistas impresionantes, sin olvidar los lugares relacionados con La Novicia rebelde. Una propuesta para sacar el máximo provecho es la siguiente:

10 hs Schloss Leopoldskron
Este palacio fue construido en 1736 por el príncipe arzobispo de la ciudad, y en 1918 pasó a ser propiedad de Max Reinhardt el fundador de los Festivales de Música. Pero fue tras la grabación de algunas de las escenas de La Novicia rebelde, donde sirvió como exterior de la casa de los Von Trapp y para el rodaje de las escenas en el lago, cuando comenzó a ser visitado por los turistas. El hotel sólo es accesible para los huéspedes: ofrece suites desde 275 euros.


Sin embargo, sus exteriores pueden visitarse en alguno de los tours guiados sobre la película que recorren el resto de los escenarios reales que sirvieron para el rodaje, como el Palacio de Hellbrun y los jardines Mirabell. La duración de la visita en autobús es de cuatro horas y el precio es de 40 euros para adultos (20 los niños).

12 hs Villa Trapp, la historia verdadera
La Villa Trapp, como el nombre lo indica, es donde vivió realmente el Barón, María y sus hijos. Aquí se mudó el Capitán Trapp, antiguo comandante de la marina austrohúngara, y sus siete hijos, tras el fin de la Primera Guerra Mundial. Allí contrataron a María, una novicia que terminaría siendo su madrastra y se convertiría en la protagonista de una de las familias más famosas del cine.


La casa, convertida hoy en hotel (www.villa-trapp.com/), también está abierta a los visitantes. Ofrece visitas guiadas de 45 minutos todos los días, siempre que se avise con antelación. Eso sí, la historia que se escuchará aquí será la real, no la del libreto de Hollywood.

14 hs Casa de los Festivales
La escena final, en la que el Barón Von Trapp canta Edelweiss antes de huir de Austria con su familia, se rodó en la Casa de los Festivales de Salzburgo, el mismo lugar donde cada mayo y cada verano se celebra el evento de música clásica, ópera y teatro más importante de Europa. Este templo de la música clásica se puede conocer en visitas guiadas. Un recorrido muy recomendado para los fans de la película, de la música clásica y de la historia, ya que el recinto ha sido testigo de muchos acontecimiento históricos.

16.30 hs Abadía de Noonberg
El convento donde vivió la "María" real sigue activo, y de hecho se puede visitar su impresionante iglesia gótica. El resto del recinto está cerrado a las visitas, ya que las monjas no dejaron ni siquiera que entraran los todopoderosos productores de Hollywood. Todas las escenas interiores se rodaron en Los Ángeles. Hasta la abadía se accede por un bonito paseo desde la plaza de la Catedral de Salzburgo.

18 hs La Novicia rebelde, en marionetas
El Teatro de Marionetas, uno de los más prestigiosos en su campo, también participó en la grabación a través de la cesión de un teatro de marionetas a los productores de la película, que se plasmó en la canción del Pastorcillo solitario. Pero la relación de este recinto cultural con la película no acaba ahí. Desde hace un tiempo hay una representación del film con marionetas.

19.30 hs Cena Espectáculo "Sonido de Salzburgo"
El Sound Satzburg Show ofrece, desde mayo hasta octubre, una cena espectáculo que combina la cocina tradicional austríaca con la representación de algunos de los temas más famosos de la película por parte de cantantes. También se ofrece el show cualquier otro día del año para grupos con reservas.

Mucho más que la película

Una visita obligada es la casa natal de Mozart. Es un museo pequeño pero muy didáctico al que se puede entrar con la Salzburgo Card, que por 32 euros da acceso por 48 horas a los museos, lugares de interés y al transporte. La casa burguesa de Mozart, al otro lado del río Salz, también se puede visitar.


También vale la pena recorrer la Fortaleza Hohensalzburg, construida hace 900 años, y una de las mejores conservadas de Europa, y que fue símbolo del poder de esta ciudad-estado que fue independiente hasta 1812.
Pero sobre todo, hay que callejear por su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, en el que calles medievales se combinan con plazas barrocas, que en invierno se llenan de mercadillos navideños y en verano de eventos musicales.