Tres capitales best value

Las capitales de Polonia, Hungría y Bulgaria combinan como pocas en Europa la riqueza cultural con los mejores precios del continente. Un combo perfecto para viajeros argentinos.

Viajar a Europa implica hoy hacer cuentas para lograr que el dinero rinda al máximo. En el continente hay, literalmente, miles de lugares que merecen ser conocidos. Desde los clásicos imperdibles hasta esos destinos poco visitados pero igualmente valiosos. ¿Qué decir, cuando la historia, la cultura, la gastronomía de una ciudad invitan a vivirla tanto como sus precios? Eso ocurre con tres de las capitales más bellas, antiguas y económicas de Europa del Este: Varsovia, Budapest y Sofía, de ellas se trata, conforman un eje fantástico para planear un viaje inolvidable. La logística

Como primer paso, estas tres capitales se pueden vincular de diversas maneras. Suponiendo que Varsovia fuera el primer paso, el trayecto desde allí hacia Budapest en tren demora unas 10 horas, con un costo mínimo de 190 euros. Casi lo mismo que hacer el trayecto en auto, la mejor opción si se dispone de tiempo y se pretende parar en el camino para coleccionar destinos intermedios (que los hay muchos y muy bellos). Pero si lo que se busca es mantener el presupuesto a raya, nada mejor que volar con aerolíneas low cost. El tramo entre estas dos capitales tiene un costo de entre 33 y 140 euros. La tarifa más barata corresponde a Wizz Air, justamente una compañía de capitales polacos y húngaros.


La segunda parte de este viaje, de Budapest a Sofía, se puede resolver con empresas regionales como Aegean Air, con precios desde 100 euros para cubrir la ruta. Con estos montos sería posible costear ambos traslados entre capitales por menos de 200 euros.


En cada ciudad, además, es fácil encontrar buenos hoteles a precio accesible. En Sofía, las opciones de la cadena Best Western, tanto el Bristol como el Premier Thracia y el Expo, ofrecen habitaciones dobles desde 30 euros y están entre las mejor valoradas por los viajeros en todos los foros. En Budapest hay alternativas por menos de 40 euros, como el Villa Korall Panzio, un elegante tres estrellas ubicado muy cerca del Centro de convenciones de Budapest, el Budai var y Gellert furdo, además de los Baños de Rudas y Halaszbastya. Otra alternativa excelente es el Helios Hotel Pension, un sitio íntimo y agradable de apenas 17 habitaciones, muy cercano al Castillo de Buda, la Gruta de Szemlohegy y la Reserva natural de Sas-Mountain.


Por su parte, en Varsovia, por menos de 30 euros se puede elegir entre los hoteles de cadenas como Ibis y la propia Best Western, pero también entre propuestas como el hotel Hetman: un tres estrellas prolijo a un paso del Castillo Real, la Plaza de la Ciudad Vieja y la Iglesia de San Kazimierz. Aún más céntrico, el bed & breakfast Chmielna Guest House, con un nivel de cuatro estrellas, ofrece excelente servicio y una decoración inmejorable. Lo único llamativo es que la recepción se encuentra a la vuelta de la esquina del edificio en donde efectivamente está el alojamiento.

Plan de viaje

Una vez en las ciudades, organizar qué ver y qué hacer es quizá lo más sencillo. Porque en las tres capitales es posible cumplir una rutina deslumbrante. ¿Quiere usted ver un castillo? Allí tiene el Castillo de Buda, en Hungría; el bellísimo palacio Lazienki, con sus jardines y monumentos en Varsovia; mientras que en Sofía, el Palacio Real es un imperdible, especialmente porque desde 1946 alberga la Galería de Arte Nacional.


Si lo que le interesa son las iglesias monumentales, pues para eso están el increíble templo dedicado a San Alexander Nevsky, en Sofía; la Basílica de San Esteban, en Budapest; y la Catedral Basílica del Martirio de San Juan Bautista, la más antigua de Varsovia.


Los museos, las plazas del mercado, las zonas viejas de las ciudades, los parques naturales, en fin, las marcas de identidad de tres capitales que funden las historias de Oriente y Occidente; de los zares, los emperadores, el comunismo y el renacimiento de las tradiciones, constituyen un menú de atractivos imperdibles, suficientes para que Europa del Este se convierta en el destino de un viaje inolvidable.

Tags relacionados