Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Tintos para no dejar pasar

Si hay algo que todo amante del vino tiene bien claro es que ciertos ejemplares se destacan especialmente por distintos motivos: la unicidad, la calidad y una marcada expresión del terruño son sólo algunos de ellos.

La industria vitivinícola ofrece una variedad cada vez más grande e interesante de etiquetas elaboradas en distintos terruños argentinos. Hoy en día, podemos afirmar que hay vinos para todos los gustos, estilos y perfiles de consumidores. Y lo que es aún mejor, es que también hay un vino para cada momento. Sin embargo, a la hora de elegir una etiqueta especial, hay que tener en cuenta que no todos los ejemplares son igualmente significativos. De esa inmensa diversidad de ejemplares de todo el país, hay ciertas etiquetas que vale la pena probar; vinos cuyas características los hacen verdaderamente singulares e irrepetibles.
Hoy el mercado ofrece una variedad incontable de ejemplares, pero sólo algunos de ellos se distinguen. Hay vinos que son especiales por su alta calidad, mientras que otros lo son por su unicidad, por las características de su terruño o porque son trabajados uno a uno como obras maestras por sus enólogos. Entre el amplio abanico de ejemplares que se destacan por un motivo u otro, aquí algunos tintos significativos, especiales y diferentes a lo que comúnmente se encuentra.

- Altupalka Malbec Extremo 2013: si lo que se quiere es entender la expresión de la altura, este Malbec elaborado con uvas plantadas a 2590 metros a nivel del mar, en Molinos, Salta, es la opción ideal. Un tinto maduro, bien especiado, con notas a frutos negros y algo de chocolate producto de su crianza en barricas. En el paladar es estructurado, con buen volumen y un carácter diferente al resto de los Malbec. Imperdible; producto de un terruño único.

- Benmarco Pinot Noir 2103: excelente Pinot Noir proveniente del Valle de Uco; expresivo, muy delicado y elegante. Sus aromas remiten a frutas rojas (frutillas) y algo de hongos, en perfecta armonía con su crianza en madera. En el paladar es terso, redondo y algo dulzón, con estructura compacta como para guardarlo un tiempo más en botellas. Muy elegante; ideal para sabores más sutiles que contundentes.

- Malma Universo Blend 2011: muy interesante corte Malbec y Cabernet Sauvigon maduro pero con la frescura de la Patagonia. Aromas algo especiados, densos, que recuerdan a frutos negros y pimienta. En boca es de gran estructura y concentración, de sabores con enjundia, taninos firmes y un retrogusto tostado de su crianza en barricas. Final largo y complejo.

- Andeluna Pasionado Cabernet Franc 2008: sin dudas uno de los Cabernet Franc más inquietantes que tiene Mendoza. Un tinto potente, pero delicado al mismo tiempo, de aromas sueltos a pimienta y algo vegetales, con notas a torrefacción (café) y una muy interesante elegancia. En boca es musculoso, de buen carácter y complejidad; taninos maduros y textura tersa gracias sus ocho años de estiba.

- Atamisque Assemblage 21012: un blend impecable con toda la tipicidad del Valle de Uco (Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot). Aromas afrutados, florales y con notas sutiles a vainilla. Luego en el paladar es jugoso, con gran volumen y acidez equilibrada. Un tinto sensual; bien genuino de Mendoza y paladar internacional.