Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Subas salariales proyectadas

"En las empresas hay cierto consenso de que este año los salarios crecerán algunos puntos por arriba de la inflación, pero sin compensar la pérdida de 2016", observa Capello. "Con la inflación en 20% y las paritarias en torno a 24%, los salarios tendrán una mejora de 3,5% en 2017. Pese a este incremento, no podrán compensar la caída del año pasado en el que los salarios perdieron casi 6% y quedarán 3% por debajo de los de 2015", proyecta Polo.
"Las empresas no tienen todavía una pauta salarial para 2017 porque el año recién comienza y, a diferencia de la década pasada, ahora hay una meta antiinflacionaria, con una inflación que hoy está en 40% pero que en los últimos meses se viene ubicando entre 18%-24%", considera Colina, para quien el aumento salarial que las empresas pueden tolerar sin generar presiones inflacionarias superiores a la tendencia es la inflación más lo que aumenten las ventas por trabajador. "Una pauta deseable de aumento salarial, que no incorpore presiones inflacionarias y a la vez permita el crecimiento real de los ingresos, se ubicaría entre 24% y 28% anual", prevé.
Invecq proyecta subas salariales que, en promedio, se ubicarán en torno a 25% como resultado de una negociación que enfrentará dos objetivos. Los sindicatos buscarán la recomposición salarial real perdida el año pasado por la inflación. Para los trabajadores registrados, en promedio, la pérdida del poder de compra de sus ingresos fue de 4,5% en 2016 (con fuertes caídas interanuales en junio-julio) y para los que trabajan en negro fue aún mayor. En la otra vereda, el gobierno intentará apaciguar los reclamos y acercar las subas a las metas de inflación del BCRA (12-17%). "El resultado probablemente sea un punto intermedio, que permita recuperar parte de lo resignado por los trabajadores en 2016 pero sin desalinear demasiado las metas inflacionarias", considera Surt. Además habrá heterogeneidad: el poder de negociación de cada sindicato, la productividad sectorial y las condiciones de cada actividad influirán en los ajustes acordados.