Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sauvignon Blanc, aliado contra el calor

Lozana, fresca y de rica acidez, la cepa Sauvignon Blanc se transforma en la variedad que más se consume en verano, especialmente acompañando las livianas comidas de estación.

Si bien son pocos los vinos blancos argentinos que pueden competir con los más afamados Chardonnay o Sauvignon Blanc del mercado mundial, cada vez más los ejemplares locales crecen en calidad y logran seducir a consumidores ávidos de nuevos sabores. En la Argentina, el consumo de vino blanco cayó notoriamente en relación al tinto durante la última parte de los años 80', para luego, promediando los 90', hacerse nuevamente un lugar entre las preferencias. Si bien esto en parte se dio gracias a los cambios alimenticios, la evidente mejora de calidad de los blancos locales aportó lo suyo en este proceso.
Una de las cepas que en estas épocas soleadas comienza a verse en las fraperas más asiduamente es la Sauvignon Blanc, que desde septiembre empieza a ofrecer las etiquetas del año, es decir las que se hacen con uvas que fueron cosechadas en febrero o marzo. Gran momento estos meses entonces para descorchar los jovencitos Sauv, tan impetuosos y pungentes, con esa acidez fresca que los hace tan agradables.

Cuestión de estilos

Sin entrar en detalles, bien pueden delinearse dos estilos de Sauvignon Blanc. El del Viejo Mundo está representado por los franceses Pouilly Fume y Sancerre, apelaciones del Valle del Loire, austeros y minerales, en tanto los ejemplares del Nuevo Mundo son indudablemente los neocelandeses, súper fresh, más tropicales y exuberantes, aunque en materia de relación precio-calidad los chilenos han demostrado ser muy sólidos en el contexto mundial, especialmente los del marino Valle de Casablanca, vecino al Pacífico. Tras años de estudio y seguimiento, hoy quedó demostrado que la Sauvignon Blanc es una uva que se da de maravillas en zonas frías. Prefiere siempre la sombra y no le gusta mucho el sol ni los tórridos calores, por lo cual los agrónomos buscan que los racimos maduren escondidos entre las hojas.
Los Sauvignon Blanc argentinos son chispeantes y frescos, por lo que se proponen ideales como aperitivos. Tienen aromas a manzanas verdes, a limas, hierbas y espárragos. Suelen ser ligeros y ácidos, por lo que van de maravillas con ceviches, sushi y ensaladas, mientras que versiones más maduras combinan bien con pescados a las brasas, quesos con hierbas o una tarta de cebolla. Para tomarle la temperatura a la variedad, recomendamos aquí algunos varietales para no perderse.

- La Linda High Vines Sauvignon Blanc 2016
Un blanco de gran tipicidad varietal, con aromas sueltos a cítricos y ruda, sumados a elegantes notas de mineralidad. En el paladar es pungente, de sensación floral, y recuerda a frutas blancas y pomelo. Su acidez firme le aporta tensión y fluidez, al tiempo que se expresa con buen volumen y equilibrio.

- Malma Finca La Papay Sauvignon Blanc 2016
Excelente Sauvignon Blanc de perfil moderno; fresco, fluido y frutal, para disfrutar por copa en cualquier situación. Este ejemplar neuquino tiene notas algo tropicales y cítricas, y un paladar con pungencia y buen volumen. Gran final de boca, ideal para acompañar pescados grasos.

- Serbal Sauvignon Blanc 2016
Expresivo y floral, este ejemplar de Tupungato con notas agradables que recuerdan a pera, manzana y violetas. En el paladar es fresco, equilibrado, algo maduro y redondo. Muy buena acidez y textura que invita a una nueva copa. Imperdible en su gama de precio.

- Argento Sauvignon Blanc 2016
Aromas herbáceos y algo vegetales, directos y llanos. En el paladar presenta sabores cítricos maduros, acidez vibrante y muy buena tensión. Es liviano, bien vertical y de final de boca algo mineral.

- Escorihuela Gascón Sauvignon Blanc 2016
Altamira es el terruño de origen de este blanco cítrico, con toques vegetales y notas a pomelo. En el paladar es liviano, directo, muy limpio y puro; de gran tipicidad varietal. Por su cuerpo, puede combinarse con ceviche.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar