U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Rolón: "El sueño colectivo debería ser que haya mejor educación, no ganar un Mundial"

Para el psicoanalista, "transformar una derrota deportiva en una tragedia", más que de una pasión, habla de la dificultad de los argentinos para "armar sueños propios". 

Rolón:

Famoso por sus participaciones en radio y televisión, el psicoanalista, escritor, músico y actor Gabriel Rolón es de esos personajes que invitan a reflexionar, escuchar y pensar para después decir.

Autor de numerosos best sellers, publicó, entre otros, Historias de diván, que posteriormente fue una propuesta teatral, Los padecientes, y desembarcó en la pantalla grande con "Encuentros: El lado B del amor. Éste último recrea Rolón actualmente en el Teatro Picadero. "Lo paso muy bien, me divierto y es un espacio donde me subo a jugar un rato, porque la profesión es estar todo el tiempo cerca del dolor, de la angustia, del mismo modo que cuando escribo transmito cosas desde el psicoanálisis", dice el multifacético Rolón. La obra, cuenta el psicoanalista, "está basada en un caso real de una mujer golpeada que fue paciente mía". Y agrega sobre su presente profesional: "Estoy terminando de escribir la segunda novela en saga con el mismo personaje de Los padecientes, que se publicará en noviembre".

Cuando escribirste el libro no estaba tan instalado el tema del maltrato y subiéndote al escenario ayudás a mucha gente a tomar conciencia

-Sí, creo que el público que va al teatro a ver las cosas que yo hago esperan algo de mí, que los emocione, irse pensando, y esta vez me pareció que podía sumarme a ese movimiento de concientización. Si uno se compromete, se esfuerza o tiene el valor de pedir ayuda, ahí está el analista en el consultorio, y la ley, incluso, desde una comisaría. Las mujeres golpeadas tienen que saber que no están tan solas como piensan.

 

Fuiste convocado como orador al debate por la despenalización del aborto. ¿Qué sentiste?

-Sí, tuve la fortuna de haber sido convocado, y lo mismo me pasó con el matrimonio igualitario. Si esa ley llega a salir, voy a estar muy emocionado. Saber que he participado en dos leyes tan importantes me llena de orgullo. Ese día, luego de terminar la función de teatro, me fui con mi mujer y mi hija a la plaza. Sentí una profunda emoción porque vi muchos jóvenes sin dormir, con ganas de luchar por su futuro. Es una ley en la que muchos ganan y nadie pierde, nadie te obliga a abortar.

 

¿Cómo afectan los vaivenes de la economía al área de la cultura y el entretenimiento?

-Buenos Aires es culturalmente una de las ciudades más importantes del mundo, es una ciudad que lee mucho, que le presta atención a muchas de las propuestas que se ofrecen. Sí creo que tenemos que enfrentar un momento complejo, las cosas están difíciles, la gente está atenta, quizás con un poco de temor. Nosotros lo notamos en el teatro, el día que el dólar sube un peso, hay menos gente en la sala. La cultura se ve más afectada porque extrañamente se piensa que la cultura no es un artículo de primera necesidad y, sin embargo, es importante el contacto con los libros, el teatro, el cine, la música... Ante el riesgo, la gente se resguarda.

 

¿Te preocupa que suba el dólar?

-Trato de que no me afecte, por supuesto que lo tengo en cuenta, pero soy un tipo bastante austero, me doy mis gustos, pero no compro camisas todos los meses. Disfruto de ciertos placeres, cenar con los seres que quiero, viajar una vez al año... Quizás tenga una mentalidad antigua que me hace pensar que hay que trabajar siempre, yo aprendí eso. No me sale comprar un departamento para tener una renta, voy a trabajar, no me imagino no haciéndolo. Uno no puede vivir fuera de su tiempo, pero yo no me enamoro de la coyuntura porque no es lo que importa y nos quieren hacer ver que es lo más importante.

 

¿Cómo afecta la psiquis la pérdida del trabajo?

-Es una situación tremenda, porque el trabajo es lo que vos podés producir y a cambio de eso obtenés algo que te permite soñar, planificar, educar a tus hijos. La situación de quedarte sin trabajo es muy angustiante. Hay que ser muy cuidadoso antes de tocar el empleo de nadie y quizás en esa barrida te llevás gente a la que le destruiste los sueños.

 

¿Cómo ves a la Argentina analizándola "en el diván"?

-En este momento es un país muy asustado que tiene razones para estarlo, porque es inestable, un poco cambiante, estamos paranoicos con el otro y deberíamos relajarnos. Que no importe a quien votaste porque estamos todos en el mismo barco y nadie puede alegrarse si se hunde. Atravesar las crisis con verdad, sinceridad, tranquilidad y autocrítica.

 

¿Cómo ves al Presidente?

-Lo primero que veo es que la Argentina está gobernada por alguien que ha elegido el pueblo, entonces lo veo con el respeto que se merece. Tengo diferencias ideológicas enormes, lo cual no habla mal de él. Creo que a Macri le han tocado cartas complejas y, es posible que, antes de darlas vuelta, pensó que iba a tener más suerte y quizás planificó algunas cosas que no salieron. Me gustaría que tuviera la capacidad de escuchar a los que opinan diferente, no me gustan los amigos del campeón. Creo que todavía tiene en sus manos la posibilidad de tomar decisiones históricas, si pudiera abrir el juego y tener actitudes que no ha tenido nadie hasta ahora.

 

¿Cómo viste al equipo argentino frente a Croacia, derrota que nos hizo dudar de nuestro pase a octavos que al final logramos?

-Entiendo la frustración que puede generar que el seleccionado pierda un partido o se vaya del Mundial antes de lo esperado, que nos dure el enojo una o dos horas, pero después se nos tiene que pasar, porque si no corremos el riesgo de que a falta de sueños personales, inventemos un sueño colectivo como el de ganar un Mundial. El sueño colectivo debería ser que haya mejor educación, que no haya más chicos que mueran de hambre... Cuando un pueblo se juega por un sueño colectivo, tiene que ser un sueño grande. No se puede transformar una derrota deportiva en una tragedia, más que hablar de nuestra pasión deportiva, habla de la dificultad que estamos teniendo para armar sueños propios que tengan el tamaño que justifique una vida.

Buena prensa

"El amor es un territorio riesgoso y tiene demasiada buena prensa. ¿Quién le dijo a la gente que con el amor alcanza?", dice categórico Gabriel Rolón cuando habla de El lado B del amor. Sin embargo, en el presente él disfruta de la obra en la que también actúa Cynthia Wila, su mujer. Completan el elenco su hija, Malena Rolón, Alejo García Pintos, dirigidos por Carlos Nieto. Se presentan de miércoles a domingo en el Picadero, en el Pasaje Santos Discépolo y la Avenida Corrientes.

Más notas de tu interés

Comentarios1
eduardo tironi
eduardo tironi 29/06/2018 07:02:08

una ley en que los embriones pierden al 100% son muertos. como que nadie pierde el embrion no es un ser vivo? para rollos no son cosas no mas.