Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Rige el alivio para los automóviles de lujo

Desde el 1 de enero de este año, rige la suba de 8,5% en la base imponible del impuesto interno para los automóviles de alta gama. A partir de ahora, quedarán alcanzados por este gravamen (con una alícuota de 10% sobre el precio de fábrica) los vehículos con valor de venta al público por encima de los 510.000 pesos. Hasta el 31 de diciembre el tope era de 480.000 pesos.
La actualización del mínimo no imponible no dejó del todo conforme a la industria automotriz local, entre otras cosas porque el 8,5% está muy lejos de la inflación acumulada en 2016 y representa apenas la mitad de la suba de precios al consumidor prevista por el Gobierno para todo 2017.
Este impuesto fue creado durante la gestión de Cristina Kirchner con la intención de desalentar las ventas de autos importados y evitar una mayor salida de divisas. Mauricio Macri había prometido eliminarlo, pero luego optó por mantenerlo aunque le hizo un leve retoque en enero pasado para atenuar su efecto distorsivo. Igual, por la inflación, el impuesto no sólo afectaba a los modelos importados: el tope de 480.000 ya había sido superado incluso por tres modelos de fabricación nacional: el Mercedes-Benz Vito, la Toyota SW4 y la Honda HR-V.
El alivio también se hace sentir para los modelos que estaban muy cerca del tope anterior y desde este año podrían superarlo por los ajustes de precios en las concesionarias. La franja que no registró modificaciones fue la que supera los $ 800.000 de precio de venta. Esos modelos están gravados con una alícuota de 20 por ciento.