Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

¿Qué hubiera pasado si Scioli se convertía en presidente?

El analista político e historiador Rosendo Fraga acaba de publicar la segunda parte de ¿Qué hubiera pasado si...?, libro en el que plantea la historia contrafáctica del país . Según dice, Scioli hubiera tenido con Cristina más problemas de gobernabilidad que Macri.

¿Qué hubiera pasado si Scioli se convertía en presidente?

* extracto del libro "¿Qué hubiera pasado si...?" de Rosendo Fraga, Ediciones B

 

(...) Scioli asume la Presidencia el 10 de diciembre. La presidenta Cristina Kirchner le entrega los atributos presidenciales, con un mensaje muy concreto: defender su legado. Es coherente con su estrategia. Ha aceptado en silencio que la fase final de la campaña de la segunda vuelta, su candidato haya mostrado cierta estilo propio para lograr el voto de independientes.

El Gabinete que designa el nuevo Presidente no muestra sorpresas. Es una combinación de "sciolistas" declarados que ya integraban su equipo y kirchneristas moderados, que el periodismo ha comenzado a denominar "neo-sciolistas".

El jefe de Gabinete es Alberto Pérez, que ocupaba el mismo cargo en la provincia de Buenos Aires. El secretario General de la Presidencia es Julián Colombo, quien venía ejerciendo una función similar en la Gobernación. El secretario Legal y Técnico, Mario Carvellini, es una figura poco conocida, pero que tiene la confianza del Gobernador. El vicepresidente Carlos Zannini ha fracasado en dejar un sucesor.

No son pocos los ministros bonaerenses que ascienden a nivel nacional. Silvia Batakis es la ministra de Economía; Ricardo Casal, el de Justicia; el de Agricultura y Ganadería, Alejandro Rodríguez, el de Salud, Alejandro Colla, y el de Trabajo, Oscar Cuartangelo (...)

La fórmula del FpV derrotada en las PASO, integra el Gabinete: Julián Domínguez es el ministro de Producción y Fernando Espinoza, el intendente de la Matanza, está en Acción Social. Manifiesta así que si su candidato preferido no hubiera sido enfrentado por la Casa Rosada, el peronismo no tendría que enfrentar la situación inédita de tener la provincia de Buenos Aires en manos opositoras, en este caso las de María Eugenia Vidal (...)

Los mercados se muestran decepcionados. Los dos asesores económicos de Scioli que eran la esperanza de empresarios e inversores que esperaban un "giro económico al pragmatismo", Mario Blejer y Miguel Bein, no están en el Gabinete. Sólo integran un consejo asesor, donde también están algunos empresarios amigos de Scioli y el contador de confianza de su familia, Rafael Perelmiter.

Las cotizaciones de bonos y acciones evidencian con dureza su decepción. El probable triunfo de Macri había hecho subir su valor en los días previos y en particular el de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street. La esperanza de un rápido acuerdo con los holdouts se desvanece. Lo mismo acerca del levantamiento del cepo o la disminución de las retenciones. Se sabe que el Presidente lo quiere, pero no lo juzga urgente y además está en duda si tendrá suficiente poder para imponerlo al kirchnerismo (...).

(...) Pero políticamente, la señal negativa se da en el acto de asunción que tiene lugar el 10 de diciembre. Asisten sólo nueve presidentes de América del Sur, y el presidente cubano, Raúl Castro. Los gobiernos de la región que se ven en dificultades económicas y amenazas políticas de diversos tipo, incluidas las denuncias de corrupción como viene sucediendo en Brasil, deciden utilizar la asunción de Scioli como un acto de reafirmiación regional en lo político-ideológico.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que ha perdido las elecciones legislativas cuatro días antes, el domingo 6 de diciembre, quiere utilizar el triunfo de Scioli para revitalizar el chavismo. Por su parte, Dilma Rousseff, que ya está calificando como intento de golpe de Estado las investigaciones de corrupción que afectan su Gobierno, también ve en la victoria de Scioli, que es la del kirchnerismo, una oportunidad política. (...) En la asunción de Scioli, el kirchnerismo se moviliza en las calles, para que sea Cristina la figura central y la presencia de los presidentes de la región, un hecho político que marque el rumbo del nuevo gobierno argentino.

Este inicio del gobierno de Scioli acentúa las dudas sobre si tendrá poder real para gobernar frente al kirchnerismo. En lo económico, la recesión que ha comenzado en el último bimestre de 2015, inmediatamente después de la elección, se acentúa en el primer trimestre del año.

(...) Limitado en lo político y complicado en lo económico, Scioli busca apoyo en el Papa. Viaja a Roma, es recibido extensamente durante dos horas en medio de signos de cordialidad. Le lleva un pedido concreto: que asista a la conmemoración del Bicentenario de la Independencia que tiene lugar el 9 de julio. Francisco lo hace y su visita a la Argentina motiva grandes movilizaciones populares de afecto, simpatía y devoción. Scioli recibe oxígeno político.

Pero es una situación transitoria. La economía se va complicando a lo largo del segundo trimestre de 2016. Se escucha la frase "con Cristina esto no hubiera pasado". (...)

El proceso político 2017-2019

Mientras tanto Karina, la esposa del Presidente, se ha convertido en un actor político importante. Con lenguaje directo, dice lo que él prefiere no decir por sí mismo. Los sondeos muestran que tiene buena imagen y es la candidata que la Casa Rosada prepara para disputar la elección de senadores nacionales en la provincia de Buenos Aires que tiene lugar ese año.

Scioli sabe que es su oportunidad para derrotar al kirchnerismo en las urnas, como Antonio Cafiero hizo con Herminio Iglesias en 1985, Duhalde con Alfonsín en 1999 y Cristina con Chiche Duhalde en 2005 (...)

Tras una intensa campaña, con hechos de violencia entre las dos fracciones del peronismo, la candidatura de Karina -que lleva como segundo candidato a Julián Domínguez, el ministro de Producción derrotado dos años antes como candidato a gobernador de Scioli-, se impone a la de Cristina. La ex Presidente,- que tiene como segundo al titular del AFSCA Martín Sabatella, ganador en las PASO de 2015 secundando a Aníbal Fernández,- ha sido derrotada pero no por mucho. La esposa del Gobernador ha alcanzado el 20% de los votos y la ex Presidenta ha tenido 17%. Pero para ella es una catástrofe política, que la deja fuera de carrera para 2019 (...)

(...) La elección legislativa se realiza el 24 de octubre de 2017. En la provincia de Buenos Aires, Mauricio Macri para senador ha ganado con el 41%. Karina Rabolini tiene 32%. Massa mantiene su 20%. Nuevamente ha podido resistir la polarización, pero no romperla, como le sucediera en 2015.

Los años 2018 y 2019 serán fáciles para la Presidencia de Scioli. La detención de Cristina por el juez Claudio Bonadío, que ella ha logrado demorar durante dos años, exacerba al kirchnerismo que, debilitado en el sistema político, incentiva protestas en las calles y converge con la izquierda, que ha logrado colocar varios legisladores más en las legislativas de 2017. La economía sigue estancada y los intentos de acercamiento con EE.UU., que gobierna Hillary Clinton tras derrotar ajustadamente a Donald Trump en noviembre de 2016, no logran demasiados avances. La dependencia China se ha hecho cada vez más importante.

Pero el oficialismo no tiene otro candidato para las presidenciales de 2019 que Scioli, quien se presenta imponiéndose fácilmente en las PASO a la candidatura de Alicia Kirchner, la gobernadora de Santa Cruz, detrás de la cual se reagrupa el kirchnerismo, con Cristina presa, con detención domiciliaria en El Calafate, dada su condición de ex Presidenta.

Macri viene trabajando sistemáticamente para ser electo esta vez. Ha tomado su traspié de 2015 como el que tuviera en la Ciudad en 2003. Los gobiernos de su partido en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires, si bien han enfrentado diversas dificultades, muestran mejores resultados que las administraciones peronistas.

Massa, por su parte, ha logrado sobrevivir como líder político, encabezando al PJ disidente.

Es así como la elección presidencial de 2019 tiene como principales competidores a los tres que lo han hecho en 2015: Macri, Scioli y Massa. Éste es el orden de los resultados. El ex Jefe de Gobierno porteño se impone en primera vuelta con el 43%, mientras que Scioli queda con 32%, a 11 puntos del anterior. Massa vuelve a ser tercero, con cierta mejoría al llegar al 23%. Volverá a competir como candidato a Presidente por tercera vez en 2023 y por cuarta en 2027 cuando, tras ocho años de Macri en la Presidencia, llegará por fin al sillón de Rivadavia con 55 años, seis menos que Macri cuando asumiera en 2019.