Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Que Prellezo esté libre es vergonzoso y un cachetazo más de la Justicia"

A 20 años del asesinato de José Luis Cabezas, el fotógrafo que logró retratar a uno de los empresarios más oscuros de la Argentina, Alfredo Yabrán, se publicó Cabezas, un periodista, un crimen, un país.

Tomó 20 años pero, finalmente, Gabriel Michi publicó Cabezas, un periodista, un crimen, un país. Se trata de un homenaje a su compañero y amigo, José Luis Cabezas, quien el 25 de enero de 1997 fue asesinado por ponerle rostro al empresario más buscado de entonces: Alfredo Yabrán. A lo largo de casi de 500 páginas, Michi no deja aspectos sin abordar. Narra en primera persona los hechos previos y posteriores al asesinato, describe la causa en forma minuciosa, destaca el rol del FBI en la investigación y echa luz sobre las dudas que despertó la muerte de Yabrán. También incluye los pormenores del destino de su herencia y refleja la red de contactos que supo tejer con prácticamente todos los sectores de poder.

En una entrevista concedida a 3Días, el autor habla sobre la liberación de Gustavo Prellezo, condenado por el asesinato de Cabezas y el último preso que quedaba por el hecho; los mensajes detrás del crimen y sobre cómo el caso sintetizó "todos los males" del país.

¿Por qué a Yabrán lo obsesionaba tanto que le tomen una foto?
-Creo que hay varios factores: su forma de construcción de poder, desde las sombras; tenía enemigos muy poderosos; temía por su seguridad y la de su familia. Y le había quedado grabado el secuestro y asesinato del hijo de Diego Ibáñez, el sindicalista petrolero al que le dio u$s 2.000.000 para el rescate.

¿Qué desnudó el crimen de Cabezas?
-El libro justamente se llama así porque quedó al desnudo cómo era ese círculo de impunidad. Primero, los lazos de Yabrán con todos los sectores del poder y su grado de influencia que, por ejemplo, quedó en evidencia cuando ya había sospechas sobre él, y el gobierno de Carlos Menem lo recibió en la Casa Rosada como diciendo, "nosotros lo bancamos". También, demostró los negocios oscuros que había contra el Estado. Porque, si bien la contraparte era el Estado, era el que salía perjudicado, y Yabrán, beneficiado. Por último, cómo en esas cadenas de impunidades tipos como Yabrán se habían reunido con custodios que venían de la dictadura, que a su vez tenían relación con policías corruptos de la Bonaerense, que tenían contacto con delincuentes y esos delincuentes, además, eran barrabravas y laburaban para punteros políticos. Cuando ves los enlaces en torno al crimen, ves el país oculto; todos los males de la Argentina sintetizados en un caso.

Aún con esa "banca", el caso avanzó en la Justicia. ¿Por qué?
-Creo que en gran parte fue por los impulsos que dio el periodismo, acompañado por la sociedad, en un momento donde no existían grietas y la sociedad apoyaba al periodismo con mucha fuerza. Y los periodistas, más allá de su ideología, lo tomaron como una bandera propia. Además, porque así como en un momento Menem eligió a Yabrán y no a Cavallo (N de R: el exministro había señalado al empresario postal como jefe de una mafia), en el medio del caso Cabezas, teniendo la disyuntiva entre Yabrán y Duhalde, también lo eligió. Eso hizo que Duhalde sintiera que el mensaje era para él. Creo que esa guerra política entre Menem y Duhalde terminó coadyuvando a esclarecer el caso.

En el libro remarcás que la muerte no fue consecuencia de "un apriete que se les fue de las manos". ¿Creés que hubo un mensaje detrás del asesinato?
-Descarto esto por la cantidad de gente que participó, la planificación, cómo fue el hecho y que llevaran combustible al lugar del crimen. Si hubiese sido un intento de amedrentar, lo hubiesen amenazado con un arma y alcanzaba. Claramente, fue planificado como un crimen y como un mensaje mafioso. A nosotros, en particular, diciéndonos "no se metan más con Yabrán ni con la policía"; al periodismo, diciéndole "hay poderes ocultos y no pueden ser revelados". Y creo que también a la sociedad, porque fue decir que nadie estaba seguro con la operatoria de estas mafias. También hay lecturas políticas: Duhalde lo sintió como un mensaje hacia él, dijo que le habían "tirado un muerto". Y los dueños históricos de Pinamar, las familias Shaw-Bunge, entienden que fue un mensaje para ellos, porque Yabrán les había hecho una oferta para comprarles tierras vírgenes y se negaron porque, por lo que valía ocho, les ofrecía uno. Ellos tienen la hipótesis de que una forma de obligar a vender más barato era generando inseguridad con un hecho como éste.

¿Por qué fueron "tan burdos" al cometer el crimen?
-La impunidad enceguece, esto de "el poder es tener impunidad", frase que decía Yabrán, es muy emblemática y lo pinta de cuerpo entero. Y creo que en realidad, lo que pasó -esto es una hipótesis- es que le pagaron a Gustavo Prellezo, el policía, porque sabían que conocía el lugar y que con sus contactos se iba a garantizar cierta impunidad. Y lo que hizo Prellezo fue "la gran policía bonaerense": cobró la plata y, en lugar de contratar profesionales, contrató lúmpenes que llevaron a que se descubra el crimen. Imagino que tiene que ver con este doble juego: la impunidad y una estructura hecha por eslabones, cosa que se corte en el eslabón más delgado. Pero a partir del Excalibur (sistema provisto por el FBI que sirvió para descubrir los cruces de llamadas entre los responsables del crimen), cambió todo.

¿Por qué se instaló el mito de que Yabrán sigue vivo?
-Primero, porque toda su vida estuvo rodeada de mentiras. Negó empresas que luego se demostró que eran suyas, jugaba con esa cuestión del "hombre invisible", decía: "ni siquiera los servicios de inteligencia tienen una foto mía". Entonces, creo que la gente dijo: "un tipo como él no se suicida; mintió toda su vida, ¿por qué no va a mentir ahora?; tiene todos los instrumentos para escaparse". Porque tenía aviones, pista de aterrizaje para salir del país sin dejar registro. Creo que todo eso ayudó al mito colectivo, sumado a que la justicia de Entre Ríos investigó mal el suicidio: desapareció un teléfono satelital que era clave para saber quiénes fueron las últimas personas que hablaron con él. Y se creó el mito de que nadie había visto el cuerpo y que la cara estaba totalmente deformada, y no es así. Al cuerpo lo vieron casi 70 personas. Yo vi el expediente y el rostro no está desfigurado, está como hundido. Vi los estudios de ADN, los dactiloscópicos, las pruebas dentales; investigué los movimientos posteriores de la familia y todo me hace pensar que se suicidó. El mito tiene que ver también con una mirada conspirativa que tiene la sociedad cuando el poder es tan oscuro.

¿Qué pensás sobre la liberación de Prellezo, a días de un nuevo aniversario?
-Es un cachetazo más de la Justicia, más allá de que hace casi ocho años que estaba en su casa, aunque había sido condenado a reclusión perpetua. El gran problema que tuvo la causa fue el Tribunal de Casación de la provincia de Buenos Aires, que les redujo las condenas a los asesinos y, a partir de eso, empezaron a salir en libertad. Prellezo cumplió 10 años y medio dentro de prisión. Después, estuvo con prisión domiciliaria, lo mandaron a su casa porque tenía una hernia de disco, le pusieron una pulsera magnética que no funcionaba y se la sacaron. Le dieron la posibilidad de salir sin custodia policial a estudiar. Se recibió de abogado y en diciembre de escribano. Es una demostración de la impunidad. Y que pase a tan poco tiempo del aniversario, se siente como una afrenta especial. Es vergonzoso, tendría que haber estado preso, por lo menos, hasta dentro de cinco años, cuando se cumplirían los 25 años de prisión.

Si hoy hubiera un crimen así, ¿la prensa reaccionaría igual?
-Es difícil saberlo, pero creo que hoy, lamentablemente, la famosa grieta impediría una reacción tan unánime. Posiblemente, si un periodista es de un medio, otros periodistas o medios enfrentados pondrían la lupa sobre la víctima, usando la frase lamentable: "algo habrá hecho". Esta grieta nos dañó mucho: se corrió de eje la información y se priorizó la opinión y la desautorización del que piensa diferente. Me parece que el escenario sería, lamentablemente, mucho más difícil. Creo que la sociedad, que también tuvo su grieta, tampoco acompañaría unánimemente.