Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Punto de inflexión en materia social

Tras la estabilización cambiaria del primer trimestre, y financiera, del segundo, la recuperación económica vendría a fin de año y la mejora palpable en la calle, recién a mediados de 2017.
A diferencia de recesiones en que la fuga de capitales profundizaba la crisis, en el segundo trimestre el mercado cambiario y financiero mejoraron pero el nivel de actividad siguió cayendo por la contracción del salario real y, en consecuencia, del consumo, explica Sigaut. "Si la inflación es de 1,5-2% mensual, es posible pensar en una recuperación a fin de año. Esto no implica recomponer la brusca caída del salario real del primer semestre, pero sí dejar de profundizarla y sentar las bases para que en 2017 el salario trepe por encima de la inflación, recuperando parte del terreno cedido", sostiene Sigaut. Para Ecolatina, el salario real cierra 2016 con una caída levemente superior al 5% y en 2017 recuperará 3 ó 4 puntos. Los indicadores socioeconómicos recién van a mejorar a mediados de 2017, cuando el empleo vuelva a crecer y las paritarias mejoren el salario real.
En tanto, Abeceb prevé que el poder adquisitivo de los salarios pase de una pérdida de 4% en promedio a crecer entre 3% y 3,5% en 2017. Con un crecimiento del PBI en torno al 3-3,5% en 2017, Rossi también anticipa que el poder de compra de los salarios recuperará parte de lo perdido este año (en pesos subirán 28-30% con una inflación de 22-24%). Por otra parte, aumentarán en términos reales las jubilaciones y las asignaciones familiares que se actualizan con la inflación pasada. Además impactará de lleno el Programa de Reparación Histórica y si el PBI brasileño deja de que caer (crecería 1%), podría mejorar el empleo industrial. Como la recuperación vendría de sectores que no son intensivos en el uso de mano de obra, excepto la construcción, Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, prevé que el derrame dependa de ese rubro y especialmente la obra pública.
Por otra parte, si se normaliza la economía de Brasil, mejoraría la perspectiva de la industria y el empleo y el salario en ese sector.