U$D

VIERNES 24/05/2019

¿Por qué los argentinos votan gobiernos populistas?

Roque Fernández se pregunta en su nuevo libro -escrito en coautoría con Emilio Ocampo- por la "racionalidad" del populismo, y ensaya una explicación sobre los factores que inciden en el votante a la hora de inclinarse por esa opción electoral.

¿Por qué los argentinos votan gobiernos populistas?

Un título alternativo a este trabajo podría haber sido: ¿Por qué el electorado prefiere el populismo? En la respuesta a este interrogante, aquí se descarta la explicación de que el populismo es el resultado de la "irracionalidad" del votante. La palabra "racional" se utiliza sólo para titular el contenido dentro del contexto del análisis económico. En términos más generales se pude decir que el análisis se basa en la agregación de "preferencias" de ciudadanos que eligen representantes políticos que también tiene preferencias que pueden coincidir o no con la de los ciudadanos. (...)

En estudios de ciencias políticas, y en los medios en general, el término "populista" tiene mala prensa porque está asociado con demagogia o prodigalidad económica, que indican irresponsabilidad administrativa o política. También es frecuente la acusación de "fascismo", "autoritarismo", "caudillismo", "clientelismo", "capitalismo de amigos", haciendo referencia a estructuras corruptas o de administración fraudulenta de los recursos del Estado con fines de perpetuación de una élite gobernante.

Más allá de las críticas, el populismo ha tenido y sigue teniendo la simpatía de mayorías electorales en Argentina (...), generando cierta tensión con el análisis económico convencional donde el populismo ha sido difícil de encuadrar (...) La literatura académica sobre el populismo, que conduce a un líder hegemónico, parte de ciudadanos con preferencias difusas, ya sea por falta de convicción de cuáles son sus preferencias o porque carecen de suficiente habilidad cognitiva para identificar sus preferencias y sus verdaderos intereses de largo plazo. Al carecer de un orden de preferencias bien definido, el votante puede ser objeto de diversas formas de manipulación para someter su conducta al consenso que se genera por alguna definición de "pueblo". Su percepción de la realidad se subordina a un subjetivismo social, y se supone la existencia de algún líder benevolente que tiene la capacidad para articular demandas insatisfechas en beneficio del pueblo y en perjuicio de los "otros". Para lograr su objetivo, el supuesto líder benevolente articula discursos apelando a la dicotomía amigo-enemigo.

En el populismo es frecuente la invocación de algún corpus mysticum amigo: algunas veces representado por invocaciones religiosas, otras veces representado por el "legado doctrinario", muchas veces confuso y contradictorio, que dejó algún difunto líder hegemónico.

En todos los casos el líder necesita concentrar poder para enfrentar a un imaginario enemigo que es cambiante y difuso según las circunstancias. El principal arsenal del enemigo a destruir son precisamente las instituciones existentes en las repúblicas democráticas. El líder hegemónico requiere un pueblo que se someta incondicionalmente a su poder para ejercer su benevolencia y para liberarlo de la crueldad de los "otros". Éstos pueden ser la oposición política, la prensa independiente, los acreedores externos, o también puede ser algún otro corpus mysticum que puede ser nominado como "establishment", "medios hegemónicos", "fondos buitres", "corporación judicial".

En contraste con el modelo del líder hegemónico populista, el análisis económico convencional supone un ciudadano típico que es consciente de su orden de preferencias, orden posiblemente aleatorio, y con información imperfecta. Información que también es asimétrica con respecto a la información que disponen los funcionarios (...)

En general el análisis convencional supone individuos que tienen la habilidad cognitiva suficiente para percibir los elementos que satisfacen sus necesidades. Sus percepciones pueden no ser correctas porque los objetos que satisfacen sus preferencias están condicionados por la incertidumbre del mundo real. Y también perciben con incertidumbre sus restricciones presupuestarias para tomar decisiones. (...)

De la interacción ciudadana surge un orden social acordado que contempla una delegación de poder institucional, nunca personal ni hegemónico. (...) También contempla la existencia de funcionarios políticos que ejercen circunstancialmente la representación de los ciudadanos.

El modelo que se presenta forma parte del análisis convencional e incluye contribuciones recientes donde el populismo puede ser explicado sin sacrificar los supuestos tradicionales con ciudadanos decidiendo en base a la información que disponen (...)

Un modelo simple de "oportunismo impenitente" o "populismo". El oportunismo impenitente contempla el comportamiento de dirigentes políticos que articulan discursos, justifican argumentos, o priorizan cualquier decisión cuidando que sea "popular", aun a sabiendas que el argumento es erróneo, o la decisión política es contraproducente (...) El oportunista ejecuta una acción "popular" para mantenerse en el poder, o para asegurarse una reelección, aun teniendo información, asesoramiento técnico, y siendo plenamente consciente que la acción "popular" es perjudicial.

Al "oportunismo" se lo califica como "impenitente" para significar que el funcionario responsable no sufre penalidad alguna. En un contexto de ciudadanos libres y racionales, con perfecta información, no sería posible que las elecciones las ganen políticos populistas. Los ciudadanos detectarían la pérdida de bienestar y se encargarían de penalizar ese tipo de políticos. (...). Sin embargo, la experiencia política de Argentina parece indicar lo contrario. Es, precisamente, la persistencia del populismo lo que llevaría a desechar "teóricamente" los dos supuestos básicos: el primero es el supuesto de ciudadanos libres y racionales, el segundo es el supuesto de información perfecta. El primer supuesto de ciudadanos libres y racionales no es generalmente aceptado en teoría política para explicar el populismo. La información perfecta también es un supuesto difícil de sostener (...). La contribución de un modelo simple de "oportunismo impenitente" es precisamente eliminar el segundo supuesto (información perfecta) pero sostener el primero de ciudadanos libres y racionales. Este modelo resulta más amigable al análisis teórico convencional ya que el ciudadano que participa en los mercados usando su racionalidad para elegir como satisfacer sus necesidades que da lugar a la usual teoría de la oferta y demanda es el mismo que entra al cuarto oscuro para elegir a un representante (...).

Para simplificar se limita el análisis a dos períodos y se ilustra el análisis con el típico ciclo populista que se da en la industria de la carne (...)

En el primer período un funcionario pre-existente ejecuta una acción política (por ejemplo, cuánto se consume de carne). Antes de comenzar el segundo período hay elecciones donde se puede renovar el mandato del funcionario que actuó en el primer período o se puede elegir un candidato opositor. El consumo de carne está sometido a contingencias variadas tanto climáticas como sanitarias. En un mal año la producción es menor y resulta óptimo consumir menos carne para no mandar a faena las hembras que constituyen el bien de capital que generará terneros para consumo en el próximo período. En un buen año tanto el aumento de pariciones como el aumento del peso de los animales que se mandan a faena hacen óptimo un incremento en el consumo de carne.

Un funcionario en ejercicio decide cuánto se consume en el primer período y los votantes deciden si lo reeligen para el segundo período o lo cambian. El electorado desconoce si la decisión del funcionario fue la óptima porque, al momento de votar no cuenta con el conocimiento y la información suficiente para evaluar la decisión política del primer período. A diferencia del electorado, el funcionario en ejercicio conoce perfectamente si el año es bueno y resulta óptimo un mayor consumo (...) El funcionario sabe que la carne es un consumo "popular" y un mayor consumo de carne en el primer período asegura su reelección. Frente a un mal año, un funcionario "oportunista" decidirá un mayor consumo de carne en el primer período aun sabiendo que no es la política óptima. Su objetivo es asegurarse la reelección. Un funcionario "estadista" con el mismo orden de preferencias del electorado decidirá un menor consumo en el primer período porque su interés coincide con el bien común, y la lealtad a sus preferencias domina su interés por la reelección. En este ejemplo el "oportunista" es también "impenitente" porque se asegura la reelección y permanece en el poder todo el segundo período. La extensión de los períodos es arbitraria, y la impunidad es total porque no existe la posibilidad que en algún tiempo futuro un oportunista impenitente pague alguna penitencia por su conducta oportunista. (...)

Economistas

Roque Fernández es co-fundador de Ucema, presidente de su Consejo Superior y profesor de Análisis Macroeconómico. Enrrolado en la Escuela de Chicago, fue presidente del BCRA (1991-1996 ) y ministro de Economía de Carlos Menem (1996-1999). Es autor de varios libros y publicaciones.

Emilio Ocampo es profesor de Historia Económica en la Licenciatura en Economía y de Finanzas de la Maestría de Ucema. Antes de dedicarse a la docencia desarrolló una exitosa carrera en finanzas internacionales en Nueva York y Londres. Es autor de ocho libros y numerosos artículos sobre historia, finanzas y economía.

Comentarios4
Juan Carlos Salcedo
Juan Carlos Salcedo 23/02/2019 10:17:39

porque cuando el pueblo se cansa de estos gobiernos el de mirada distinta es aun peor

ernestodesanisidro
ernestodesanisidro 22/02/2019 12:23:28

1) Los gobiernos con el sambenito de liberales (que tb pueden ser populistas) han fracasado en sus politicas. 2) Las reivindicaciones sociales en este pais no existen en ningun lado. 3) los gob populistas desgastan/agotan la macro pero la gente vive mejor

El Naranjo Mecanico
El Naranjo Mecanico 22/02/2019 09:03:39

La gente vota lo que le conviene, total paga otro que es minor�a

santiago noguera
santiago noguera 22/02/2019 04:37:57

Porque hay más empleados del sector público y planeros que gente produciendo los políticos Argentinos es lo único que saben hacer endeudar al país,y lo pagamos con impuestos los boludos que producen

Más notas de tu interés

Shopping