Por la tierra de los zares

Quien visita la capital de Rusia por menos de un día, puede apreciar en un paseo por los alrededores de la Plaza Roja algunas de las obras arquitectónicas más aclamadas del mundo.

El mítico Kremlin domina Moscú desde lo alto de una colina de 30 metros de altura. En su interior, varios palacios, edificios gubernamentales y monasterios transformados en museos durante el período comunista fueron centro de operaciones de algunos de los personajes más controversiales de la historia contemporánea. Es, sin duda, el sitio por el que empezar una recorrida por Moscú.

Este conjunto arquitectónico, cuya imagen representa mundialmente al país entero, tiene una majestuosidad que opaca a muchos de los grandes castillos europeos, fruto del esfuerzo de varias generaciones. Al menos una hora llevará recorrer cada uno de sus recovecos.

A su lado, la famosa Plaza Roja considerada una de las más bellas del mundo, invita a caminar por su suelo empedrado. Al sur limita con una iglesia y un inesperado cementerio de muy pocas tumbas emplazadas sobre una pendiente. Al norte se encuentra el Museo Histórico construido en la segunda mitad del siglo XVII, donde puede apreciarse una amplia colección de esculturas de madera típicas. Será clave recorrer sus instalaciones, sin prisa pero sin pausa, si el tiempo apremia.

Luego, a unos pocos pasos no puede dejar de visitarse la Catedral bizantina de San Basilio, cerca de la cual una plataforma llamada Lobnoyemesto, que significa "lugar desde donde todo puede verse", carga con la leyenda de haber servido de soporte a Iván el Terrible para varias de sus disertaciones. Tampoco pasa inadvertido el mausoleo de Lenin, siempre rodeado de turistas tomando fotos. Hay que recorrer la zona e inmiscuirse entre los locales y turistas que deambulan a toda hora esta urbe.

A la hora de comer, 20 minutos de taxi conducen a uno de los mejores restaurantes de comida local: Alexandrovsky, en la calle Tverskaya 17. Allí pueden degustarse escuchando folklore ruso en vivo, diversos snacks con cerveza suelta o alguna de las especialidades entre las que se destacan la ensalada Alexandrovsky, los embutidos y los helados. Desde allí, llegar al Aeropuerto Internacional de Sheremetyevo demanda casi media hora más de auto.

Datos útilesHay vuelos a Moscú con una escala que cuentan alrededor de $ 29.000.

En la ciudad hay alojamientos para todos los presupuestos. Desde hoteles pequeños de u$s 60 la noche, hasta hoteles de lujo de u$s 750. Uno de los mejores es el Lotte Hotel.

Más de 3Días