Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Panamá Papers: "Me parece sanador para la sociedad que todo esto salga a la luz"

El embajador argentino en los EE.UU. asegura que ese país sigue con atención el escándalo, pero niega haber recibido consultas de funcionarios por la participación de Mauricio Macri en sociedades offshore en paraísos fiscales. Destaca la visita de Obama como un punto de inflexión en la relación bilateral y augura una agenda fructífera tras el pago a los holdouts.

Panamá Papers:

Martín Lousteau, el embajador argentino en los EE.UU., recibe a 3Días en la sede diplomática en Washington, tras su jornada de trabajo habitual. Adusto en el rostro y medido en las palabras, habla de una nueva era en las relaciones bilaterales y no evade el escándalo de los Panamá Papers, que reveló que el nombre de Mauricio Macri aparece en el directorio de sociedades offshore radicadas en un paraíso fiscal.

Para el excandidato a jefe de gobierno porteño, la filtración internacional permitirá acabar con "esa parte del accionar de la política y del empresariado que estaba oculto detrás de un velo de opacidad muy grande".

El economista, devenido diplomático, también opina sobre el acuerdo con los fondos buitres e identifica los problemas que demoran la llegada de inversiones al país.

¿Qué cambió en la relación con los Estados Unidos en estos tres meses?
- Que Obama haya ido a la Argentina muestra un renovado interés del mundo por el país. Las visitas de primeros mandatarios son como focos de luz que te ponen en el escenario, y eso hace que la relación gobierno a gobierno se acelere, y también beneficia al sector privado: renueva el interés por el país. Con Obama, particularmente, se detonó un proceso que la Argentina tiene que saber aprovechar.

¿Por qué andariveles va a ir la relación con los EE.UU.?
- La Argentina tiene que tener relaciones maduras; esto es no estar siempre de acuerdo, pero sí ser previsibles, francos y abiertos. El enamoramiento o embelesamiento de los 90 es un rasgo adolescente, y la ofuscación posterior, sin motivo, también. Queremos una vinculación entre las dos sociedades. Somos una sociedad con desarrollos de biotecnología, logramos construir satélites e incluso tenemos emprendedores que crearon "empresas unicornio", que lograron cotizar en Bolsa y valer varios millones de dólares. Creo que se van a abrir espacios de cooperación en el mundo educativo y de la ciencia y la tecnología.

¿Está en agenda un Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU.? ¿Bajo qué normas?
- Si una sociedad produce con calidad, debe preguntarse si puede competir con el mundo. La Argentina puede competir, porque tiene material, industrialización y un desarrollo científico importante, acompañado de mano de obra capacitada. Pero en los últimos 40 años, hemos tenido una economía muy volátil y, tapando urgencias, no hemos comprendido que debíamos desarrollarnos a largo plazo. Las crisis nos llevaron a encerrarnos y hemos perdido el ejercicio de dialogar y negociar con otros, y eso es un músculo que se atrofia y se debe recuperar. El sendero a transitar es de mucha precaución para cuidar lo que tenemos.

Hay quienes dicen que un TLC sería contraproducente para la industria nacional.
- Depende de las condiciones. Un TLC hace que se determinen aranceles, se fijen productos que circulan libremente y otros que están medianamente protegidos, y exige un ámbito de protección de las inversiones. Lo que se firmó con los EE.UU. no es un TLC, sino "ámbitos de diálogo comerciales y de inversión". Estamos generando una instancia de diálogo con un montón de cuestiones de la relación bilateral. Por ejemplo, EE.UU. importa más de u$s 150.000 millones de productos agroindustriales, y la Argentina participa con menos del 1%. Creo que la Argentina debería ser uno de los principales protagonistas y ahí tenemos un punto donde trabajar.

¿Qué pasó con la exportación de limones? Los productores esperaban un anuncio que no se dio…
- Tendremos un anuncio en un período relativamente corto. No me parece que la visita de Obama fuera un marco propicio para un anuncio sobre limones. La Argentina pasó todos los análisis de equivalencia y ahora estamos esperando que el Departamento de Agricultura publique la normativa, y eso tiene tiempos internos propios de los EE.UU.

¿Hay inversiones comprometidas en materia de energía?
- En el capítulo de los hidrocarburos no convencionales y las energías renovables, tuvimos manifestaciones de interés en casi todas las reuniones. El secretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, vendrá a aquí a explicar el marco regulatorio que hay en la Argentina, a partir de la Ley de Energías Renovables. Diría que ya hay mucho interés en este sector.

¿Qué inquietudes le plantean los inversores?
- Quieren conocer el marco regulatorio. Luego me hacen preguntas sobre cosas habituales de la Argentina, como los temas económicos o políticos. Incluso miran las sesiones del Congreso para ver cómo avanza el Gobierno.

¿Temen que no haya estabilidad política?
- Entienden que la herencia recibida es muy compleja, y que se debe ir corrigiendo de a poco, por lo que quieren saber cómo se resuelve.

¿En qué consiste esa herencia compleja que demora la llegada de inversiones?
- Preocupa tanto adentro como afuera la tasa de interés alta y su impacto en la actividad. Como producto del pasado, y aún con vigencia, tenemos una tasa de interés muy alta en la Argentina para el financiamiento, y la tasa de retorno que le exige alguien a una inversión es significativa. Cuando hablamos de período de inversiones de cinco, de diez o de 15 años, dos o tres puntos en la tasa de interés hacen mucha diferencia. Si vos le estás exigiendo 10% de retorno a tu inversión, hay proyectos que rinden 8% y no se hacen. Si el riesgo baja, empiezan a entrar en tu cartera algunos proyectos que antes no estaban.

¿La presencia del presidente en una sociedad off shore, como trascendió en el escándalo de los Panamá Papers, puede impactar en la imagen del país y frenar inversiones?
- No he tenido todavía ninguna consulta al respecto. Pero también creo que es un tema que los EE.UU. está mirando. También el mundo, porque la decisión política global es cerrar las brechas de evasión y de lavado que ocurren por estos regímenes en paraísos fiscales. Esto no es solo materia de discusión en la Argentina, se está discutiendo en todos lados.

¿Puede los EE.UU. considerar una falta de ética del Presidente no declarar su presencia en sociedades offshore?
- Veo que el estándar de cada sociedad es un poco sui generis. Hay sociedades donde las faltas formales se castigan mucho más, y en otras, se castigan más las de fondo. Aún estamos viendo qué es lo que ocurre en Argentina con todo esto. De todos modos, me parece interesante y positivo que esto salga a la luz, porque hay una parte del accionar de la política y del empresariado que estaba y está oculto detrás de un velo de opacidad muy grande y que filtraciones de este tipo sacan a la luz. Creo que es sanador o catártico para la sociedad.

¿Qué feedback percibiste tras la sanción de la ley que permite el pago a los holdouts?
- El tema holdouts fue un asunto casi de exclusividad en la relación bilateral, y en la medida en que se convertía casi en el único tema, el comercio, la seguridad o cualquiera de las otras agendas se bloqueaba. Con la resolución del tema, se abren mayores canales para discutir otras cuestiones de largo plazo y que a la Argentina le debería interesar más.

¿Estamos cediendo soberanía como dicen los críticos del acuerdo con los fondos buitre?
- Me parece que tuvimos un proceso de negociación bastante intenso en estos días y antes también. Como dijo Roberto Lavagna, es un arreglo que es caro, pero inevitable.

¿No merecemos los argentinos conocer a quiénes vamos a pagar? Se sospecha que hay argentinos acreedores de la deuda…
- Naturalmente que tenemos derecho a eso y deberíamos hacer el esfuerzo por conocer más. Pero es materia de otro Ministerio. La información está en el juzgado y, en todo caso, son los bancos los que saben quiénes son los dueños de los títulos que manejan.

¿Qué respondés a quienes te critican por nombrar a tu primo Guillermo Laje como responsable comercial de la embajada?
- Es mi primo. Sí, lo nombré y les sugiero que miren su CV. Nada más.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Ernesto Calvo Rodriguez
Ernesto Calvo Rodriguez 08/04/2016 04:33:18

M parece que mas sanador hubiera sido si se conocia antes de las elecciones, no man? Convengamos que podia haber cambiado la historia?