Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pablo Culell: "Si subestimamos la educación y la cultura, estamos perdidos como país"

El director de Contenidos de Underground, la productora de medios de Sebastián Ortega, habla del conflicto docente y afirma que sus víctimas son "los chicos". Dice que ve a la gente preocupada y "precavida a la hora de gastar por miedo a no llegar a fin de mes". Y cuenta la delicada situación que atraviesa la industria audiovisual.

Pablo Culell:

Pablo Culell es productor y director de Contenidos en Underground, la productora liderada por Sebastián Ortega, con quien viene cosechando éxitos de la mano de historias que generan aceptación en el mercado local e internacional. "Hemos logrado con una comedia popular como fue Educando a Nina -que tuvo la misma aceptación que Los Roldán en su momento-, récords de audiencia.

Lo mismo con Graduados, apuntando a un público que todavía mira tele a la hora de la cena, cuidando la calidad del producto, siempre", cuenta, en un mano a mano con 3Días. En simultáneo, la productora apostó a una serie policial como El Marginal (13 años después de la consagrada Tumberos) y ganó. "Una serie oscura que tuvo un impacto impresionante, primero en la TV Pública, y posteriormente en Netflix, implica colocar un producto tan prestigioso a nivel artístico en una plataforma on demand que es la mejor vidriera para vender porque te ven de todos lados", explica.

- El kirchnerismo le dio apoyo a la industria audiovisual. ¿Cuál es el interés que ves en Cambiemos?
- Obviamente, cambió. Hay un camino a recorrer, uno siente que la intención está, pero es muy diferente a lo que sucedió con el gobierno anterior. El año pasado estuvo parado todo lo que compete a la producción audiovisual, en nuestro caso, venimos trabajando hace años y vamos más allá del gobierno que sea. Si bien venimos trabajando con los canales, el apoyo a la industria nos viene bien a todos, principalmente por los costos de las series.

- ¿Esto influye a la hora de conseguir anunciantes?
- Sí. Debido a las reiteradas crisis y también a que se diversificó la pauta publicitaria en diferentes plataformas digitales, es muy difícil recuperar solamente con la emisión de un programa en la televisión abierta. En las tiras hay más posibilidades por la cantidad de capítulos, por cómo se promociona y por cómo trabajan los anunciantes, más los PNT (publicidad no tradicional) dentro de la artística. Distinto es en los unitarios y las series, que si bien te abren la vidriera al mundo, si no tenés el apoyo del Estado, se hace muy difícil conseguir los fondos. Por eso se intenta la co-producción con multinacionales extranjeras que necesitan contenidos para sus plataformas.

- ¿Qué opinás de la invasión de "latas" extranjeras en la tele?
- Al ser tan costoso producir ficción es imposible que puedas cubrir todos los horarios con producciones locales debido a la falta de presupuesto. Quizá si fuera programador, tendría que adoptar las mismas actitudes, y en ese caso, compraría latas para completar la grilla. Quizás pondría dinero en un par de ficciones fuertes que se puedan sostener hasta que la situación mejore. La producción de buenos contenidos depende de cuestiones de inversión y financiación que hoy no son posibles en la Argentina.

- En cuanto a la polémica que se generó con Pablo Echarri, ¿creés que un actor puede dividir la pantalla por su ideología?
-No lo creo. El actor hace su trabajo y, en tal caso, me parece que a muchos medios les sirve generar ese escándalo. Antes era sólo con temas del "corazón" y ahora se puso de moda sumar la política. Lo que se busca es la pelea, el barro... Tanto Sebastián Ortega como yo, jamás tuvimos presión política y nunca elegimos un actor por su ideología.

- ¿Qué opinás del conflicto docente?
- Me pasa lo mismo que cuando me repiten mucho una serie que me sé hasta los chistes y me dan ganas de cambiar de canal. Un país que no apuesta a la educación, no tiene futuro, y va más allá de cuestiones políticas e ideológicas. Con los docentes toda la vida pasó lo mismo, en mayor o menor grado. Las víctimas son los chicos, pero también entiendo el sufrimiento de los docentes que, con lo que ganan, no llegan a fin de mes. Es un tema de Estado muy fuerte y si subestimamos la educación, la cultura, estamos perdidos como país.

- ¿Cómo ves el humor social?
- La gente está enojada, convulsionada, preocupada, y no me gusta. Las zonas de restaurantes que solían estar llenos, no se perciben igual, lo mismo los shoppings. La gente está más precavida a la hora de gastar por miedo a no llegar a fin de mes. En cuanto a la Ciudad, es maravillosa, hay muchas alternativas y sigue siendo una de las capitales con mayor oferta teatral, cines, librerías, museos, actividades al aire libre. Me gusta lo que se ha logrado con el Metrobús, pero los hospitales no están a la altura... Y en lo cultural, me duele ver el Teatro Presidente Alvear cerrado, el Cervantes con los andamios hace años…

-¿Cómo lo viste al Presidente con Mirtha Legrand?
- Trato de ser cauto, soy una persona democrática y respeto el voto de la mayoría, más allá de mis ideales políticos. No dejo de ver lo bueno y lo malo de todos. No veo que el país esté bien, pero creo en el rol de mucha gente que está en el Gobierno y en el argentino que quiere salir adelante. Quiero seguir pensando que hay posibilidades y que el país puede salir del pozo, y espero que suceda. No soy de los que piensan que hay que poner piedras en el camino por pensar diferente, sino todo lo contrario. No acepto ni admito la corrupción de ningún gobierno, y deseo que nos vaya mejor a todos. n 3D

Lo que se viene en la tele y el cine

Luego de un 2016 exitoso, Underground está trabajando intensamente en dos ficciones y una película sobre Carlos Robledo Puch en los años 70. Hace dos semanas comenzaron las grabaciones de la nueva ficción Fanny la Fan , "una comedia de un candor maravilloso, para toda la familia, protagonizada por Agustina Cherri y un elencazo", cuenta Culell.

Y agrega que se viene también Un gallo para Esculapio, una serie que estrenará TNT y después se verá en Telefé. Se suma El Ángel, una coproducción sobre la vida de Robledo Puch con el foco puesto en los crímenes que cometió" el nefasto asesino múltiple condenado a cadena perpetua que aún cumple sentencia.