Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Opciones para el ahorrista

Inflación desacelerando pero alta, tasas bajando pero lento, dólar casi planchado... ¿qué opciones tiene el pequeño o mediano ahorrista al que le quede capacidad de ahorro a pesar de la caída del salario real? Para el ahorrista menos sofisticado, que busca posicionarse en pesos, Rodrigo Álvarez de Analytica recomienda los fondos comunes de inversión con participaciones significativas en Lebacs, ya que el BCRA va a mantener el sesgo de tasas de interés reales positivas, es decir: las tasas le van a ganar a la inflación. La renta fija en dólares (títulos) ofrece rendimientos atractivos y un potencial de apreciación a medida que la Argentina converja al rendimiento de otras economías de la región. Este proceso se acelerará con los fondos que ingresen del blanqueo. Con el dólar barato continuando varios meses más, expectativas de inflación en baja y el blanqueo, "las mejores alternativas son activos de renta fija en pesos como las Lebacs (27/28%) o algunos fondos de inversión con retornos del orden del 30/32 % anualizado", evalúa Esteban Domecq. Para Lorenzo Sigaut Gravina, con un horizonte de inversión de corto plazo, las LEBACs son instrumentos que poseen un rendimiento superior a la de los plazos fijos bancarios y costos de comisión acotados. Si bien el rendimiento de estos instrumentos está en franco declive, el BCRA persigue un objetivo de tasa de interés real positiva, lo que significa que permitirían cubrir la tasa de inflación esperada. Los inversores que buscan asegurarse la cobertura frente a la inflación a través de un mecanismo de indexación directo tienen también la opción de los plazos fijos atados a la UVI (que ajusta por la inflación del IPC GBA del INDEC). La desventaja es que requieren un plazo de inmovilización mínimo de 180 días, frente a los 35 días de la LEBAC de más corto plazo. Quienes prioricen cubrirse frente a los riesgos de nuevas subas en el tipo de cambio, las LETEs son una opción.