Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Ocho preguntas claves sobre el vino

La vida es un gran interrogante. A cada momento se presentan preguntas sobre todo lo que es percibido pero no se alcanza a conocer ni a comprender cabalmente. El vino, por supuesto, tampoco escapa a esta ley.

Ocho preguntas claves sobre el vino

A pesar de la naturalidad con la que las incógnitas se plantean constantemente, en muchas oportunidades las personas no se animan a hacer las preguntas para las que desearían hallar una respuesta certera. A veces, por el mero hecho de que parecerían ser cuestiones básicas las que despiertan la curiosidad, se permanece en el desconocimiento. El caso de una bebida tan compleja como el vino es un gran ejemplo de esta actitud típica del ser humano. Para resolverlo, aquí ocho interrogantes que todo amante del vino se hizo alguna vez y no se animó a preguntar.

1. El vino rosado: ¿se hace con uvas rosadas?

No, los rosados que habitualmente bebemos no son elaborados con uvas rosadas, están hechos con uvas tintas. El vino adquiere ese color por la materia colorante que los hollejos de la uva le ceden al líquido en su maceración. La piel de la uva tinta le cede al líquido parte de su color; cuando el enólogo está conforme con el color rosado que logró el mosto, separa el líquido de las pieles de la uva y continúa la vinificación como si fuera un vino blanco.

2. ¿A qué se llama consumo moderado?

La medida que se considera "moderada" es de dos copas diarias.

3. ¿Mejora el vino mientras descansa en casa?

Que un vino mejore o no está ligado con el estilo del vino en cuestión. Los tintos (y algunos blancos) que tienen una estructura adecuada, cierta concentración y paso por madera, mejoran si se estiban en buenas condiciones en casa. La guarda apropiada es en un lugar en el que las temperaturas no sean muy altas o bajas, sin humedad, ni exceso de luz.

4. ¿Por qué el Cabernet Sauvignon es llamado "el rey de los tintos"?

Por muchos motivos: por su estructura tan señorial y su cuerpo tan estructurado, por haberse adaptado fácilmente a los distintos terruños del mundo, por la variedad de vinos de alta calidad que pueden elaborarse a partir de sus uvas y por ser una de las cepas más consumidas a nivel mundial.

5. ¿Cuáles son los países que elaboran más vino en el mundo? ¿Y los que más vino consumen?

En 2013, las naciones que más vino elaboraron fueron Francia en primer lugar (46 millones de hectolitros), Italia (44), España (37), EE.UU. (22) y en quinto puesto está Argentina con más de 22 millones de hectolitros. Durante el mismo período, los países que más vino consumieron fueron China y EE.UU. En litros per cápita, los que más vinos consumieron fueron Francia (52), Italia (51), Portugal (49), Suiza (48) y Dinamarca (38). En Latinoamérica, el mayor consumidor de vino es Argentina, con 35 litros de vino per cápita.

6. ¿Es el Malbec una cepa argentina?

No, proviene del noroeste de Francia, de la comarca de Cahors. Antes de la filoxera (una plaga que devastó gran parte de los viñedos de Europa a fines del siglo XIX), muchos vinos franceses contenían un porcentaje de la cepa Malbec. Como muchas otras variedades, se expandió por todo el mundo, y luego de su llegada a Perú y a Chile, en 1850 arribó a Argentina. Allí logró su máxima fama porque es donde mejor se adaptó.

7. ¿Por qué se gira la copa antes de sentir los aromas de un vino?

Las partículas aromáticas son volátiles. En movimiento, al estar el vino adherido a las paredes de la copa, los aromas se sueltan y es fácil percibirlos.
.
8. ¿Cuánto tiempo puedo guardar el vino una vez abierto?

Un vino joven, una vez descorchado, conserva sus propiedades alrededor de cinco o seis días. Y un vino de guarda, no más de cuatro días.