Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"No me siento desilusionado por la política sino deserotizado"

Las obras de teatro que dirige tienen presencia en las principales plazas del país, cuenta con una visión muy clara de lo que desea para la Argentina y considera que ningún político podría desempeñarse como actor porque no sabe mentir sin que se note.

Soy actor, director, dramaturgo. Hago teatro, circulo la TV, hablo cositas por la radio, voy al gym de puro gusto y busco felicidad. Soy esto", así se define José María Muscari en su perfil de Twitter (@muscarijoseok). Detrás de ese breve espacio que da la red del pajarito hay muchas más palabras que definen a Muscari.


Piensa tan rápido como habla, pero no por eso dice cualquier cosa. Dentro del trajín de la temporada de verano que lo tiene dirigiendo cinco obras de teatro, conduciendo su programa de entrevistas Muy Muscari en el Canal de la Ciudad y participando todos los días en Bendita TV en Canal 9, para la pelota para hablar de política con 3Días. Cree que hay que poner un gramo de confianza en el nuevo gobierno de Mauricio Macri, aunque reconoce que la política no lo erotiza.

¿Se hablaba de política en tu casa?
- Nunca tuve una familia muy política. Creo que la clase media trabajadora no está ni estuvo muy politizada, simplemente labura y quiere que los gobernantes hagan bien su trabajo. La clase media trabajadora se guía por lo que pasa en la calle, por cuánto le sale el pan, la leche y la verdura, no por lo que pasa en los programas de política que ve por televisión.

¿Qué cosas crees que debe atender con más urgencia el nuevo gobierno?
- Estoy seguro que el nuevo gobierno tiene que tomar nuevas medidas porque su visión de país es diferente al que recibió, y entiendo que hay un tiempo de reacomodamiento donde como ciudadano no quiero ejercer una crítica sino la facultad de la esperanza. Me gustaría que el nuevo gobierno tenga un tiempo necesario para desarrollar su plan económico, social y de mejora, de la misma manera que lo tuvo el gobierno anterior para luego tener, ojalá, un montón de logros y pocos desaciertos. Es lo que espero para mi Argentina, independientemente de mi posición política.

¿Cuál es?
- Sinceramente, nunca encontré un partido político por el que ponerme la camiseta. Desde que tengo uso de razón hasta hoy, en la clase política sólo vi personas que tratan de enriquecer su arca personal y nunca vi en el poder personas por las que pondría las manos en el fuego diciendo que lo único que le importa es el bienestar del país, siempre me encuentro votando al menos peor.

No admirás a ningún político…
- La verdad que no. Si hay un político al que admiré fue a Raúl Alfonsín por la recuperación de la democracia, pero nada más.

¿Qué tiene que tener un político para llamar tu atención?
- Yo me guío mucho por la percepción, y creo que en la clase política me llamaría la atención encontrar a alguien que inspire confianza. En las últimas elecciones me gustaba Margarita Stolbizer. Por supuesto que entendía que le faltaban cosas porque hay algo en el orden de la determinación para ocupar un lugar como al que ella aspiraba y la veía un poco endeble. Ella es una política que uno ve como una persona en quien se puede confiar, por su material humano, su discurso, su lenguaje corporal.

Si tuvieras que armar una obra de teatro con políticos, ¿a quiénes convocarías?
- A ninguno. Nunca haría una obra de teatro con políticos porque lo esencial para ser buen actor es aprender a mentir y que la mentira no se note. Uno paga una entrada de teatro para que le mientan bien. El político lo que no sabe es mentir bien, yo le veo los hilos a todos por eso nadie me representa. No veo a nadie como buen postor para actuar en una obra mía. Trato de ser optimista de todos modos, aunque tenga una visión poco romántica de la política entiendo que no suma que uno esté demasiado enfervorizado, ni para bien ni para mal.

¿Esa visión poco romántica es porque la política te decepcionó?
- No me siento decepcionado por la política, sino deserotizado. Los políticos no saben erotizar a la población y, en mi caso, lo que no me erotiza me hace perder la libido.

Tenes mucho contacto con los espectadores que ven tus obras y también con tus seguidores en Twitter. ¿Cómo notas el ánimo del público?
- Es un momento en el que la gente está muy susceptible, los que se sienten contentos porque ganó Macri y los que se sienten decepcionados. En ese sentido, hay que dejar la susceptibilidad y el ego político de lado y mancomunarnos sinceramente en apoyar al Gobierno que estará en el poder durante los próximos cuatro años para que las cosas salgan lo mejor posible.