Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Nisman: un año de sospechas y ninguna respuesta

Se cumple este lunes y la Justicia aún no determinó cómo murió el fiscal, horas antes de ampliar la denuncia en la que acusó a la entonces presidenta Cristina Kirchner de negociar la impunidad de Irán por el ataque a AMIA. Funcionarios, intelectuales, un dirigente de la comunidad y un fiscal hablan de la falta de resultados y la trama de complicidades de un Estado en deuda.

Nisman: un año de sospechas y ninguna respuesta

A un año de la muerte del fiscal Alberto Nisman, 3Días preparó un especial con tres preguntas a referentes y políticos nacionales. Esto es lo que dijeron. 

 


1 ¿Por qué cree que a un año de la muerte del fiscal Nisman aún no pudo determinarse si se trató de un suicidio o un homicidio?
2 ¿Piensa que el poder político de aquel momento influyó para impedir que haya avances en la investigación?
3 ¿Cree que finalmente el caso se va a esclarecer?


 

Gabriela Michetti, Vicepresidenta de la Nación

“Quiero creer que la Justicia va a dar un giro para descubrir la verdad”

1 Es muy triste que un caso de la gravedad institucional como fue la muerte de Nisman, en el que tanto su familia como el país necesitaba la mayor transparencia y celeridad en su resolución, haya sido tan manoseado políticamente y manejado con tanta desprolijidad. Debo ser responsable y no puedo asegurar nada en relación a la intencionalidad de todos los que intervinieron, pero objetivamente es una vergüenza la poca información que tenemos al respecto. La Justicia también tiene que desarrollar un camino de cambio para que la respuesta que la gente necesita llegue en tiempo y forma.

2 No puedo asegurar nada. Pero ciertamente muchos funcionarios del anterior gobierno fueron al menos imprudentes en la forma que se refirieron al tema o tomaron intervención.

3 No quiero hacer futurología, pero soy optimista por vocación. En la Argentina muchas cosas están cambiando, y hay cada vez más lugar para quienes quieren trabajar para hacer las cosas bien. Quiero creer que la Justicia, y en especial quienes intervienen en este tema, van a dar un giro a la investigación que nos permita salir del laberinto en el que estamos para descubrir la verdad, sea cual fuere, y darnos a los argentinos la tranquilidad de que estas cosas en nuestro país tienen respuesta.

 

Mario Cimadevilla, jefe de la Unidad especial AMIA

“Hoy hay un poder político dispuesto a colaborar con la causa y a no encubrir”

1 Es cierto que la causa ha demorado un año prácticamente y no se ha cerrado la instrucción diciendo si estamos frente a un suicidio, un suicidio inducido o un homicidio. La jueza ha tomado la instrucción a su cargo, ha solicitado medidas de prueba y uno puede ver que optaría por una de las opciones: investigar un homicidio, un suicidio o un suicidio inducido. Da la impresión que tiene esa intención y hay que dejar que la Justicia actúe, que se termine la instrucción, ver qué conclusiones se sacan y, en función de ellas vendrá después otro problema: si estamos frente a un crimen, ubicar a los responsables.

2 Tengo una visión muy crítica del Poder Judicial, lo expresé mientras estuve en el Consejo de la Magistratura y me pregunté muchas veces si el Poder Judicial en la Argentina está en condiciones de investigar al poder, si los jueces están en condiciones de investigar al poder. Se acaba de ir un gobierno que tenía como meta lograr jueces del poder y no jueces de la ley, de la Constitución. Así como hay jueces probos, capaces, honestos, también hay muchos jueces que se sintieron más cómodos siendo jueces del poder. La Argentina tiene que aspirar a lograr un Poder Judicial eficiente, porque la causa AMIA y la causa Nisman, más allá de la complejidad que tengan, te hablan de que tenés un Poder Judicial ineficiente y servicios de inteligencia que no te sirven. ¿Por qué Francia, a las 24 horas del atentado en París, pudo saber quiénes fueron los autores? ¿Por qué Argentina no puede aspirar a tener un Poder Judicial eficiente y servicios de inteligencia que sirvan para lo que fueron pensados y no para que nos espiemos entre nosotros? En definitiva la causa AMIA y la causa Nisman son dos expresiones que te hablan de la crisis del Poder Judicial, que no sirve como está, y de un servicio de inteligencia que tampoco sirve como está.

3 A eso aspiramos y vamos a trabajar y a aportar desde el Ejecutivo todo lo que se nos pida para su esclarecimiento. Cuando el poder político utiliza los organismos auxiliares de la Justicia (fuerzas de seguridad, servicios...) para encubrir un crimen y no para investigarlo se complican las investigaciones judiciales. Hoy ha cambiado ese paradigma: hay un poder político que está dispuesto a colaborar con las investigaciones y a no encubrir, con lo cual yo soy más optimista.

 

Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción (OA)

“A Nisman lo mataron, yo nunca tuve dudas”

1 Porque ha habido complicidad de parte de sectores del Ministerio Público y del Poder Judicial, que fueron funcionales a los intereses del gobierno saliente y eso quedó a la vista el día que se conoció el video del departamento de Nisman, donde se pudo observar a la fiscal (Viviana Fein), al secretario de Seguridad de entonces, Sergio Berni, y demás agentes destrozando la escena del asesinato. A Nisman lo mataron, yo nunca tuve dudas, y menos aún después de ver la actuación de la Justicia, cómplice del gobierno kirchnerista.

2 Definitivamente el poder político de turno tuvo que ver con la muerte de Nisman y la interferencia en la investigación judicial.

3 Espero que sí, es la verdad que merecen conocer sus hijos y la sociedad la que está en juego, aunque mantengo mis dudas sobre la actuación de los investigadores responsables todo este tiempo.

 

Ricardo Sáenz, fiscal federal

“Tengo mis dudas de que se llegue al esclarecimiento completo del caso”

1 Hemos podido apreciar a lo largo de este año las dificultades objetivas que ha tenido esta investigación, en especial, debido a la falta de colaboración con la fiscal del caso por parte de la estructura de la Procuración General, y además la cruzada emprendida contra la denuncia y la vida privada de Nisman, llevada adelante por ex funcionarios cuya propia vida privada y pública está puesta hoy seriamente en cuestión, con tintes rayanos en el delito. No obstante, y con las limitaciones que me genera para dar mi íntima convicción la circunstancia de intervenir en la causa penal de su muerte, entiendo que una de las hipótesis posibles en torno a las causas el deceso aparece cada vez con más nitidez.

2 Quedó expresado en mi respuesta anterior.

3 Dado el tiempo transcurrido, tengo mis dudas de que se llegue al esclarecimiento completo del caso. Me refiero a detalles puntuales de la forma en que haya ocurrido la muerte, o al descubrimiento de los autores materiales de un eventual homicidio. Sin embargo, como ya expresé, creo que una de las hipótesis está cada vez más clara. En realidad, la hipótesis que la mayoría de la sociedad argentina piensa que fue la que ocurrió.

 

Pilar Rahola, periodista, exvicealcaldesa de Barcelona

“La Argentina no puede mirar al futuro si no ha resuelto el caso Nisman”

1 Que a un año de la muerte de Alberto aún no sepamos prácticamente nada solo habla, y habla muy mal, de dos estamentos: el Ejecutivo y el Judicial. Y teniendo en cuenta que durante todo este tiempo ha habido una presión de lo político sobre lo judicial, me veo obligada a pensar mal. Creo que un año después no se sabe nada porque el gobierno anterior no hizo nada para que se supiera. Es una vergüenza. Una vergüenza para el ámbito judicial y es un escándalo para el ámbito político.

2 Creo que el gobierno kirchnerista hizo todo lo que pudo para que este tema quedara solapado y, de hecho, a las pruebas me remito. No se si tienen que esconder algo o no, no se de qué tienen miedo, pero es evidente que ese gobierno no hizo nada para que se esclareciera. La muerte de Nisman es un escándalo internacional. Estamos hablando de un fiscal que estaba investigando y que estaba implicado en la investigación del atentado terrorista más importante de toda Latinoamérica y, además, que había acusado directamente a la Presidenta de las implicaciones con Irán, por tanto, estamos hablando de un caso que traspasa a la Argentina y que un año después aún no se sepa absolutamente nada obliga necesariamente a mirar hacia la Casa Rosada y preguntarse qué escondían, de qué tenía miedo.

3 Tengo confianza de que después de este tiempo nefasto, donde ha habido una presión política tan brutal sobre los jueces, ha llegado el momento de los jueces. Creo que es el tiempo de la Justicia, es decir, el poder judicial es un poder siempre fuerte, un poder que se sabe importante en la democracia y en la república, y que por tanto, cuando se libera de una presión excesiva de lo político, puede llegar a hacer grandes cosas. Yo creo que hay hambre de Justicia, hambre de independencia judicial y por tanto creo que es el gran momento para saber exactamente qué pasó. Qué pasó con Alberto, qué pasó con las implicaciones del gobierno de Cristina Kirchner con Irán, qué pasó con el memorandum, qué acuerdos espurios hay detrás, todo lo que representa esta enorme vergüenza es momento de conocerlo. Me sorprendería y decepcionaría que la nueva Argentina no empezara su futuro limpiando y dignificando el pasado, especialmente una muerte como ésta. La Argentina no puede mirar el futuro si no ha resuelto el caso Nisman.

 

Santiago Kovadloff, filósofo y escritor

“El kirchnerismo influyó para que no haya avances en la investigación”

1 Creo que no se pudo determinar esa cuestión porque el gobierno kirchnerista no solo no tenía ninguna necesidad de esclarecer lo ocurrido sino que, en realidad, tenía necesidad de que no se esclareciera. La sospecha de que la muerte de Nisman fue producto de un asesinato encuentra respaldo no sólo en el parecer de buena parte de la opinión pública sino en las pruebas aportadas a la investigación por los querellantes, es decir, por quienes perteneciendo a la familia de Nisman llevaron adelante la investigación que pone de manifiesto que no se trató de un suicidio. En esencia, ¿por qué no se esclareció el hecho? Por la misma razón por la que no se esclareció el atentado contra la AMIA: porque la relación entre política y terrorismo en la Argentina es profunda e implicaría la denuncia de responsables inimaginables para la mayoría de la ciudadanía.

2 Sí influyó. Y una de las evidencias de que influyó para que la investigación no se lleve adelante es que se descalificó a los investigadores, empezando por el propio fiscal Nisman, cuya investigación no tuvo curso (N de R: en referencia a la denuncia de Nisman contra la Presidenta y otros funcionarios por el supuesto intento de encubrir el atentado a la AMIA con la firma del memorandum con Irán). Una cosa es que se demuestre que las hipótesis de Nisman no eran válidas y otra cosa es que se las impida. Haber impedido la investigación es un gesto de subestimación incalificable por parte de un gobierno.

3 Sólo puedo responder desde la ética: es indispensable luchar para que se esclarezca y confío en que el gobierno actual comprenda profundamente que su propio porvenir está unido al conocimiento de la verdad y al imperio de la Justicia.

 

Ariel Cohen Sabban, presidente de DAIA

“Sería inadmisible que no haya respuesta del Estado por la muerte de Nisman”

1 Desconocemos los motivos por los cuales, después del tiempo transcurrido, aún se ignora qué provocó la muerte violenta del fiscal Nisman. Es claro que, al no ser parte en esta causa, no tenemos acceso al expediente ni podemos impulsar medidas, por lo tanto nuestra información es la que brindan los medios, ya que tampoco hay información oficial sobre los avances de la investigación. Tenemos mucha preocupación por la falta de resultados frente a un hecho de tanta gravedad institucional y de trascendencia internacional.

2 La DAIA no formula especulaciones sobre eventuales intencionalidades, solo opinamos y juzgamos hechos objetivos, y el hecho objetivo es el que ya señalamos: la falta de respuestas del Estado a un año de la trágica desaparición de Alberto Nisman. La Justicia está nuevamente en deuda con la sociedad, y ello genera incertidumbre y todo tipo de especulaciones que no contribuyen a la búsqueda de la verdad.

3 Debe esclarecerse, debe resolverse. Sería inadmisible que no haya respuesta, una respuesta que disipe las dudas y devuelva la confianza a los argentinos. La familia de Nisman, sus hijas en especial, merecen esa respuesta, al igual que los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA-DAIA. Necesitamos recuperar el valor sagrado de verdad y justicia, y restañar heridas que han producido un grave daño en nuestro tejido social.