OUTSIDER

Nazareno Casero: "Para definirme políticamente, soy un tibio y me hago cargo"

El niño al que vimos crecer en Cha cha cha junto a su padre, Alfredo Casero, ahora tiene 29 años y demuestra claridad de pensamiento en cada reflexión. En una charla con 3Días, habla de su trabajo en tele y en la radio y se anima a criticar a la clase política y a los que "son de izquierda porque es la nueva moda", pero decide no pararse de un lado ni del otro.

Hijo de un capocómico como Alfredo Casero, debutante precoz en la TV (cuando participó en Cha-cha-chá, tenía apenas ocho años), a sus 29, Nazareno Casero demuestra hoy que tiene trayectoria y pensamiento propio.

Se levanta temprano para hacer radio (co-conduce Bien ubicados, el programa de Ivan de Pineda en Los 40 principales), y no para en todo el día. Tiene sentido del humor -como su padre, obvio-, y le gusta la música y la actuación. Hizo cine, TV y teatro, y ganó algunos premios, como el Cóndor de Plata en 2007, como mejor actor de reparto en Crónica de una Fuga.

Entre las grabaciones de Historia de un Clan, la miniserie que Telefé estrenará en septiembre sobre la familia Puccio, y su programa radial, se hace un tiempo para dialogar con 3Días. Sus definiciones demuestran que habla tan rápido como piensa, pero no por eso dice cualquier cosa.

¿Sentís que los argentinos estamos divididos entre los que adhieren al oficialismo y los que no?

- Estamos enfrentados, kirchneristas o no kirchneristas es sólo una excusa. Si es por Boca o por River, si es a favor o en contra de una manifestación como "Ni una menos". Creo que hay un antagonismo muy fuerte, que me parece una boludez (sic) porque no creo que nada sea blanco o negro. Además, no es una buena manera de construir. Estamos unos empujando contra otros, buscando una excusa constante para estar enfrentados.

¿Por qué crees que pasa esto?

- Puede ser que sea para sentir un espacio propio, un grupo de pertenencia, no sentirse tan solo o desahuciado.

Esto es algo coyuntural para vos

- Tengo 29 años y no tengo la experiencia para decir si siempre fue así o no. En el colegio estudiamos la historia argentina y desde unitarios y federales, peronistas y gorilas ocurre esto. Quizás ahora porque lo estoy viviendo siento una crispación mayor. La gente cree estar más metida en política y piensan que están cambiando el mundo, tanto de un lado como del otro. Yo discuto de política con todos para divertirme, hasta que alguien un día se enoje conmigo y me daré cuenta que no sirve de nada, porque ni divertido es. Todos quieren poner a un enemigo en común, están bastante perdidos. Lo que no sabe la gente es que cambiar de opinión o de forma de pensar también denota inteligencia. En eso estamos bastante trabados como sociedad.

¿No consideras que es de "panqueque" cambiar de opinión todo el tiempo?

- Si te hacés cargo de tu cambio y admitís que pensabas de una manera y ahora lo hacés de otra, creo que es loable. El asunto es cuando dicen una cosa y critican a alguien con quien estuvieron laburando.

¿Tomás la definición política de muchos actores como una cuestión de convicción?

- Hay que ver cada uno por qué expone sus ideas en un momento determinado. Muchas personas jamás dijeron nada de su inclinación política, y en un momento se dieron cuenta de que tenían que hacerlo, o les convenía hacerlo. Hay que ver cuán auténtico es. Muchos hoy dicen una cosa, y en la época de Carlos Menem no tuvieron problema a la hora de llenarse la billetera... es un tanto polémico.

¿Elegís jugarte por algún partido o idea política?

- A la hora de definirme políticamente, soy un tibio y me hago cargo.

¿El público elige a los artistas por su ideología?

- Sí, y eso denota lo limitado de la psiquis de muchas personas. Porque si te gusta o no lo que hace un artista debería estar al margen su posición política a la hora de ir a verlo en el teatro o en la tele. Si te manejas así, es un plomo la vida.

¿Sos crítico con la clase política?
 

- No les creo nada. No sólo al oficialismo, me pasa con todos. Son todos ricos y ves el nepotismo que existe hace ya tiempo.

¿Lo decís por el caso de Delfina Rossi, la hija del ministro de Defensa, por ejemplo?
 

- No me parece que pase sólo en el kirchnerismo, quizás con este gobierno salta más a la luz porque su slogan o discurso parecía más cercano a la izquierda, y uno ve que hay Audis y muchos lujos.

Alguna vez dijiste que sos un burgués culposo, pero que te hacés cargo. ¿Ves actores que como vos trabajan y les va bien económicamente pero reniegan de eso?

- Sí, algunos nacieron en cuna de oro, toda la vida se fueron a Cancún, y vivieron de una manera muy burguesa y ahora hacen los dedos en "V" y se piensan que están salvando Latinoamérica de los buitres. La verdad es que me parecen unos hipócritas. De repente tienen conciencia social y son de izquierda porque es la nueva moda. No estoy en contra de ellos, sino de la hipocresía de pararse en un púlpito a decir algo. Son pibes que no comparten lo que dicen vivir.

Tags relacionados