Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

¿Nace el trumpismo?

Durante la campaña, Donald Trump no solo enfrentó a sus rivales republicanos y a los demócratas: sus exabruptos lo pusieron frente a frente con lo más ortodoxo del movimiento conservador de los Estados Unidos, en particular, con gran parte de su intelectualidad. Publicaciones como National Review y The Weekly Standard, diarios y columnistas de prestigio e, incluso, apellidos notables del círculo, como el clan Bush, no solo se opusieron a brindarle su apoyo y pedir el voto para él sino que llegaron a insinuar, en algunos casos, su preferencia por la derrota para salvar al partido del desastre. El 8 de noviembre cambió la historia. El movimiento Never Trump murió y, en su lugar, nació algo que algunos han llamado el Trumpismo, tan complejo de catalogar como su líder.
The New Yorker diseccionó al Trumpismo en un ensayo publicado a principios de mes. Ubicó su piedra basal en un texto publicado con pseudónimo que interpelaba, desde la Web, a los pensadores más trascendentales del mundo conservador por enamorarse tanto de sus palabras que olvidaban la acción. Lo llamó "La Elección del Vuelo 93", en alusión al avión secuestrado del 11S que terminó destruido en Pensilvania. Elegir a Trump presidente era una apuesta suicida, tanto como luchar por el control de la cabina, pero al menos era una chance de sobrevivir en un país en decadencia. Ya se conoce el final del Vuelo 93.
Sin embargo, si George W. Bush tuvo a los neocon y Barack Obama se rodeó de una matriz liberal, el Trumpismo no responde a una escuela. Más bien se basa en una suerte de pragmatismo espontáneo de corte populista, con cierta dosis de mesianismo y prepotencia a gusto que hasta desafía las tradiciones republicanas.
A contramano de los valores sociales más conservadores del partido, Trump ha dicho que no le inquieta el matrimonio homosexual o un acercamiento a Moscú en detrimento de las alianzas tradicionales de la "obsoleta" OTAN. A la vez, se ha ocupado de denostar el librecomercio que los republicanos defendieron con tanto ahínco. Interrogado al respecto por el presentador de la cadena ABC News George Stephanopoulos, Trump respondió: "Esto se llama el Partido Republicano, no el Partido Conservador".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar