OUTSIDER - José María Muscari

Muscari: "No creo en la política, voto al que pienso que va a mentir menos"

El director admite que le gustaría ver un mayor impulso a la actividad teatral de parte del Estado, aunque considera justo que el tema hoy quede en un segundo plano "porque hay otros problemas básicos como que a la gente le alcance para llegar a fin de mes". También hace votos para que el Gobierno pueda por fin sacar a la Argentina adelante.

Empezó su carrera a los 16 años, con el estreno de Necesitamos oxígeno, su propio espectáculo, en el Centro Parakultural, de Buenos Aires. A los 18, debutó como dramaturgo y director, con Criaturas de las sombras, y a partir de ahí no paró más. Se trata de José María Muscari (41), uno de los directores de escena más innovadores y versátiles de Argentina, por su capacidad para variar en formatos artísticos y moverse en distintos circuitos teatrales, tanto independientes como comerciales.

Este año, empezó la temporada de verano entre micros y aviones: dirige seis espectáculos en simultáneo -Bollywood (en tres versiones), Casa Valentina, Falladas y Extinguidas-, que están repartidos en distintas plazas teatrales de la Argentina y Uruguay. (Ver recuadro) Además, ya está trabajando en dos nuevos proyectos para los próximos meses del año, Madre Coraje, en el Teatro San Martín, y la adaptación de la película Atracción fatal, en el Multiteatro.

¿Cuáles son los temas de la actualidad, que considerás prioritarios?

-Lo que más me llama la atención es ver cómo en un país con tantos recursos, seguimos teniendo los mismos problemas históricos, que no tienen que ver ni con éste, ni con el gobierno anterior, sino que están desde que tengo uso de razón. Siempre los que menos tienen son los que más deberían tener, y a los que más deberíamos prestarles atención. Los jubilados, los docentes, el asunto de la salud, la desnutrición, son un montón de cosas que no las asocio a esta Argentina. Tenemos un país muy vasto, con un pueblo muy trabajador, con mucha potencia. Hemos tenido épocas de gloria, pero lamentablemente pareciera que cada gobierno de turno, o cada persona que le toca encargarse de estos temas, no los puede resolver, o pareciera que hay otras prioridades.

Venimos de un diciembre convulsionado. ¿Cuál es tu mirada sobre el clima político que se vive hoy?

-Mi mirada es un poco descreída. Yo no creo en la política, nunca encontré un partido político que me represente. Tengo una sana envidia hacia los compañeros de esta profesión que en algún momento encontraron un formato, donde se pusieron la camiseta y salieron a viva voz a expresar sus ideales políticos. A mí nunca me ha pasado. Yo siempre termino votando al que creo que va a mentir menos, pero siempre con una cuota de descreimiento. Por eso, independientemente de que haya cosas que no me gustan del gobierno de turno, trato de poner mi mayor energía y mi mayor confianza en ver qué cosas lograron y van a lograr, y estar atento a lo que no, a lo que siento que deberían seguir trabajando. Pero particularmente, como ser político siempre me siento un poco damnificado porque siento que los políticos nos mienten, que lo único que hacen es engatusarnos para lograr nuestro voto y cuando ya tienen el poder se olvidan de esas promesas.

¿Cómo ves hoy el panorama económico, desde el sector artístico y cultural?

-Me cuesta mucho responder desde este costado porque viviendo en un país donde los jubilados y los maestros están todo el tiempo reclamando porque sus sueldos no les alcanzan para vivir, no podría pretender que se le dé más pelota a la parte artística. Me encantaría, pero sería muy utópico. Primero, quiero que le den más bola a los maestros, a los jubilados, a la salud y a la niñez. Creo que todo eso está antes que el entretenimiento. Por supuesto que la cultura es la base de todo, pero en este momento hay otras prioridades y no me parece mal. Claro que me gustaría que haya más impulso a la actividad teatral, televisiva y cinematográfica, y a la formación. Me parece que podría haber un montón de movidas, pero todo eso verdaderamente lo veo muy secundario frente a problemas tan básicos, como que a la gente no le alcance para llegar a fin de mes.

¿Cuáles son tus expectativas para los dos años que le quedan a Cambiemos?

-Mis expectativas son las mejores. Ojalá que todo lo que lograron hasta acá, lo sigan profundizando y lo potencien. Todo lo que no lograron, lo logren. Y ojalá que todo el tiempo que esté este gobierno haga lo mejor para el país. Me parece que cualquier gestión, la de Cristina, la de Cambiemos, y las anteriores, simplemente tienen el poder de turno para sacar adelante a un país que es de todos, y que es para siempre. El país no responde a una gestión sino a una historia y a un tiempo que no tiene ciclo ni fin. Entonces, en ese sentido me gusta pensar al poder de turno como la persona que está habitando una casa en alquiler y que va a tratar de hacer lo mejor para que el próximo inquilino, cuando la alquile, la encuentre en mejores condiciones que cuando la habitó por primera vez.

En todos lados"Estoy viviendo una temporada especial, es la primera vez que tengo seis espectáculos funcionando al mismo tiempo y que son muy distintos entre sí", dice José María Muscari. Es que las tres versiones de Bollywood, junto a Casa Valentina, Extinguidas y Falladas, conquistaron las plazas teatrales de Buenos Aires, Mar del Plata, Carlos Paz y hasta Punta del Este. Incluso, el director sorprendió con formatos que rompieron con todos los moldes, como en el caso de Bollywood, un show de alto impacto, que se paga a la gorra. "Estoy muy feliz, es un verano muy particular por la multiplicidad de cosas que estoy haciendo. Estar en tantos lugares me permite tener una visión total de la temporada", cuenta el director.
Tags relacionados