Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Milán, entre la historia y la modernidad

La capital económica e industrial de Italia es una de las ciudades más bellas y turísticas del país. Moda, cultura, alta cocina y edificios antiquísimos son algunos de los puntos más relevantes de una metrópoli que lo tiene todo.

Milán es un significativo polo industrial y comercial a nivel internacional y uno de los centros financieros más importantes de Europa. Sin embargo, también es una de las grandes capitales de la moda y una ciudad sumamente atractiva para el turismo. Con cuatro líneas de metro y más de 120 de tranvías y autobuses, es realmente sencillo pasear y trasladarse en la urbe que concentra los edificios más altos de Italia y las boutiques más famosas del mundo.
A continuación, diez puntos imperdibles de un viaje a Milán:

- El Duomo: la Catedral de Milán es la construcción más emblemática de la ciudad. Esta iglesia de estilo gótico es la de mayor tamaño de Italia. Está construida íntegramente en mármol y adornada con cientos de estatuas y esculturas.

- Castillo Sforzesco: data del siglo XIV y alberga el Museo de Arte Antiguo. Allí se exhiben esculturas y frescos de la colección de la familia Sforza y algunas obras muy famosas, como la inconclusa Pietá Rondanini, el último trabajo de Miguel Ángel.

- Teatro alla Scala: es el teatro de ópera más prestigioso del mundo. Sobre su escenario se estrenaron grandes óperas, como Nabucco y Otello, de Verdi, y Madame Butterfly, de Puccini. Posee un museo con una inmensa colección de pinturas, bocetos y estatuas relacionadas con la ópera.

- Galería Vittorio Emanuele II: construida en el siglo XIX, lleva el nombre del primer rey de Italia y se encuentra entre el Duomo y el Teatro alla Scala. Es ideal para almorzar en un largo día de caminata.

- Clandestino Milano Restaurant: el chef Moreno Cedroni, galardonado con dos estrellas Michelin, ofrece bocados tan exóticos como deliciosos: el verdadero "sushi italiano". Para su elaboración, utiliza arroz carnaroli, aceite de oliva extra virgen y burrata, que se suman a los clásicos ingredientes de la versión nipona.

- Barrio de Navigli: aunque Venecia es la ciudad más famosa por sus canales, Milán también posee un barrio atravesado por canales artificiales construidos en 1179. Navigli es uno de los lugares más pintorescos de la metrópoli y su museo, Museo de los Navigli, alberga bocetos del artista e inventor Leonardo da Vinci.

- Il Luogo di Aimo e Nadia: con una historia de 50 años detrás, es uno de los mejores restaurantes de Milán. Su cocina combina la tradición italiana con las técnicas y productos contemporáneos.

- Santa Maria delle Grazie: el refectorio de esta iglesia y convento perteneciente a la Orden de los Hermanos Predicadores está decorado con una de pinturas más célebres de la historia de la humanidad: La última cena, obra maestra de Leonardo da Vinci.

- Vía Montenapoleone: es uno de los íconos del mundo fashion sobre esta calle, los diseñadores más reconocidos del mundo tienen sus grandes tiendas y boutiques.

- Jardines de Porta Venezia: diseñados a fines del siglo XVIII y reformados en la década de 1880, estos jardines son el sitio preferido por los milaneses para disfrutar de una tarde bajo el sol. Entre decenas de especies botánicas diferentes, se levantan numerosos monumentos que honran a personajes relevantes de la historia italiana.

Datos útiles

- Desde Buenos Aires hay vuelos a Milán con una escala con precios a partir de los $ 12.000.
- En la ciudad hay alojamientos para todos los presupuestos; desde hoteles sencillos de 60 euros la noche hasta alojamientos de lujo.
- No es necesario alquilar un auto ya que el transporte público es excelente.