Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Metas, a través de un Consejo de Estabilidad Macro

La persistente inflación es resultado de una cadena de distorsiones que, de no corregirse, comprometen el crecimiento económico futuro. Sin una política articulada orientada a bajarla gradualmente, será difícil reducir la pobreza, impulsar la inversión y fomentar la competitividad de nuestra economía.

Es crucial actuar sobre esta problemática para evitar que nos adaptemos de manera permanente a un entorno de alta inflación, aumentando los costos en términos de actividad y empleo de su erradicación.

Para ello, la política monetaria y cambiaria, la política fiscal y la política salarial y de ingresos deberían converger hacia niveles compatibles entre sí. Esto podría alcanzarse con la creación de un Consejo de Estabilidad Macroeconómica establecido por ley cuyo principal objetivo fuese fijar anualmente metas y rangos semestrales de inflación y crecimiento con un horizonte temporal de al menos dos años. Este Consejo debería precisar metas de resultado para cada agencia y promover la rendición de cuentas ante el Congreso de la Nación.

Además de este sistema de balizas es preciso señalar la voluntad de crear un horizonte de largo plazo. Para producir un círculo virtuoso debemos contar con instituciones que pavimenten el camino para la toma de decisiones y parametricen las expectativas económicas. El camino del crecimiento al desarrollo sostenido requiere una política económica que avance de las acciones defensivas a la planificación estratégica.


Los consejos de 10 expertos para bajar la inflación