Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Melbourne, la ciudad que lo tiene todo

La "ciudad cultural" de Australia es uno de los sitios más turísticos del país. Arquitectura victoriana, jardines extensos y entretenimiento para toda la familia en un solo lugar.

La capital del estado de Victoria, en Australia, es una ciudad de una belleza inusitada. Allí, los elegantes edificios victorianos se fusionan con la arquitectura súper moderna y los inmensos parques con una extensa línea de tranvías que facilita el acceso a todos los puntos de la ciudad. Melbourne es el fiel reflejo de su sociedad: ecléctica, multicultural, sumamente interesante.
Más allá de los atractivos citadinos, sus costas y playas, la ciudad tiene incontables puntos imperdibles para conocerla en profundidad. A continuación, seleccionamos 10 de esos sitios en los que la esencia de esta metrópoli se muestra en todo su esplendor.

- St Kilda: uno de los barrios más turísticos y bohemios de la ciudad. En un paseo por St. Kilda hay que caminar por el muelle para apreciar las colonias de pingüinos, comer pescados fritos en los restaurantes de playa y beber un café con la mejor pastelería en alguna de las confiterías de la calle Acland.
- Melbourne Cricket Ground: situado en el distrito suburbano de Yarra Park, es un lugar imperdible para los amantes de los deportes. En invierno se pueden presenciar los partidos de la Liga Australiana de Fútbol, mientras que en verano se realizan encuentros internacionales de cricket.
- Healesville Sanctuary: esta reserva es una de las más bellas del mundo. Allí, es posible alimentar y acariciar a las especies características de Australia, los canguros y koalas, y disfrutar de un paseo al aire libre en pleno contacto con la naturaleza. Un verdadero santuario para todos los animales.
- Albert Park: es el lugar elegido por los locales para disfrutar de un picnic bajo el sol durante el fin de semana. Dentro de sus 225 hectáreas se extiende un gran lago alrededor del cual se monta un circuito de carreras callejero que alberga anualmente el Gran Premio de Australia de Fórmula 1.
- Brighton Beach: más allá de su nombre, el atractivo principal de este barrio no es su playa, sino las pequeñas casillas de colores que pueblan su costa. Además, en los días ventosos, es el mejor sitio de la ciudad para hacer deportes acuáticos.
- Restaurante Attica: no sólo es uno de los mejores restaurantes de Australia, sino que es uno de los 50 mejores del mundo, según el ránking de San Pellegrino. Ubicado en el puesto 32, este salón a cargo del chef Ben Shewry ofrece platos modernos a base de materias primas de primera calidad.
- Las terrazas de Melbourne: gran parte de la movida nocturna de la ciudad transcurre en las terrazas de los edificios, donde se puede disfrutar un cóctel acompañado de una vista panorámica de Melbourne. Entre ellos, se destacan Naked in the Sky, sobre la calle Brunswick, y Rooftop Bar, sobre Swanston St., en el que proyectan clásicos del cine en pantalla grande.
- Phillip Island: situada a 140 kilómetros de la costa de Melbourne, esta isla es uno de los puntos más turísticos de la zona al que se arriba en los autobuses que salen desde Southern Cross. Más allá de los paisajes y colores, la isla es famosa por sus desfiles de simpáticos pingüinos.
- Mercados locales: Melbourne cuenta con una variedad muy interesante de mercados para visitar y recorrer. En el corazón de la ciudad, Queen Victoria ofrece desde indumentaria hasta productos de cocina frescos y de estación. Un poco más alejado del centro, 10 kilómetros al este, el Sunday Camberwell Market se caracteriza por sus artículos vintage y de colección.
- Eureka Skydeck: situado en Southbank, en el centro de la ciudad, el mirador de Eureka Tower es el más alto del Hemisferio Sur (285 metros). Además de sus múltiples visores, dispone también de un cubo completamente transparente llamado The Edge que se extiende fuera del edificio, colgando sobre el borde de la torre.