U$D

MARTES 19/03/2019

"Macri ya fracasó y estoy convencido de que no será el próximo presidente"

Lo afirma el diputado Diego Bossio, jefe de campaña de Sergio Massa. Insiste en presentar al tigrense como una "alternativa" al actual presidente, aunque evita una respuesta rotunda cuando se le pregunta por la posibilidad de una confluencia con el kirchnerismo. "El país requiere de dirigentes que tengan capacidad de abrir los brazos y convocar", dice.

Instalado en las amplias oficinas del Frente Renovador, sobre Libertador casi Callao, el diputado del Bloque Federal Diego Bossio se ve en la obligación de aclarar una y otra vez la "firme voluntad" de Sergio Massa de convertirse en Presidente. Es que la irrupción de Roberto Lavagna como un posible postulante a la Presidencia y sus condiciones para lanzarse a la aventura -sin PASO y como candidato de consenso- hizo crujir los cimientos del espacio Alternativa Federal, y las especulaciones sobre los pasos a seguir de cada uno de sus integrantes están hoy a la orden del día. Por eso, cerca del tigrense miden bien cada una de las palabras que pronuncian a la espera de que el tablero electoral se acomode antes de dar definiciones contundentes. En un mano a mano con 3Días, al jefe de campaña de Massa conviene, entonces, leerlo entre líneas.

¿Qué te pareció el discurso de Macri en la apertura de sesiones del Congreso?

-Me entristeció mucho, porque uno esperaba que el Presidente después de tres años de gobierno pudiera dar un estado de situación mucho más cercano a la realidad. En el recinto uno sintió que había una lógica económica, social y política totalmente distinta; la pobreza en la Argentina no está tendiendo a cero, está creciendo; no se habló de los temas productivos, de la necesidad de aumentar las exportaciones como una salida real y seria para darle sustentabilidad al país, no se habló de materia impositiva ni de cuestiones sociales elementales. Hubo un discurso en donde él larga su campaña, muestra cuestiones actitudinales y marketineras, pero no un discurso serio pensando en cómo se solucionan muchos de los problemas de la Argentina que hoy preocupan: la falta de laburo, la inflación, las pymes, no estuvieron en agenda.

¿Cómo esta hoy el espacio Alternativa Federal tras la irrupción de Lavagna como eventual candidato? Ustedes se habían impuesto como regla de juego dirimir la candidatura en internas y el exministro se opone...

-Tenemos un profundo respeto por Lavagna, nos parece una figura muy importante para entender lo que está pasando en el mundo y en la Argentina. Valoramos su capacidad y aporte permanente. Con Sergio Massa, habla de manera cotidiana, algunas reuniones son públicas, otras no, y hacen a la labor cotidiana. Entendemos que la Argentina necesita un camino distinto al que propone Macri. Un camino que permita redefinir las prioridades, apostar a la producción, a un shock exportador, a que el país sea sustentable en el tiempo, a un modelo productivo que realmente cambie y que a partir del crecimiento se puedan mejorar las condiciones sociales. Las reglas de juego no cambiaron, siguen siendo las mismas, no podemos imponer cosas, lo importante es que los liderazgos se diriman de la mejor manera y la variable democrática es la mejor.

Pero Lavagna insiste en que no irá a una primaria. Parece un escollo insalvable....

-Él lo que dice es que la Argentina necesita acuerdos, fortalecer sus instituciones, el diálogo y los acuerdos de las distintas fuerzas políticas y expresiones de la sociedad para resolver los problemas graves que tiene. Nosotros lo compartimos. Ahora bien; el método para elegir los candidatos es otra historia, hay instrumentos institucionales, y acá hay dirigentes que tienen ganas: Urtubey tiene ganas de ser; Massa tiene ganas de ser presidente y gobernar la Argentina, lo dijo claramente...

¿Ponés en duda las ganas de Lavagna?

-No pongo en duda nada, solo digo que es importante respetar la voluntad. La voluntad es la primera expresión de un dirigente, quiero o no quiero, punto. Si los dirigentes políticos quieren, tienen que manifestar su voluntad. Después, cómo dirimimos los liderazgos, es una cuestión más avanzada. Nosotros estamos convencidos de que la Argentina necesita una alternativa al gobierno de Macri.

Massa fue candidato en 2015 y 2017 con esta idea de romper la polarización Macri-CFK. No lo consiguió. ¿Por qué sería ahora distinto?

-La Argentina necesita encontrar liderazgos que le permitan plantear una agenda distinta, si nos quedamos con la discusión del presente o la discusión del pasado no vamos a superar las cosas que hay que superar. Desde 2011 que el PBI per cápita no crece, las exportaciones en 2011 eran u$s 84 mil millones, el año pasado fueron u$s 60.800 millones. Y sin embargo la deuda casi se duplicó en todo ese periodo. Solo discutir nombres, candidaturas o entrar en el juego del Gobierno, que lo único que pretende es confrontar con el pasado y no con ideas, equipos técnicos, sería no solo subestimar a un espacio político que tiene ganas impronta, gobernadores, dirigentes con vocación y voluntad, sino subestimar al electorado. Creer que las elecciones ya están definidas me parece subestimar a un montón de dirigentes y argentinos que seguramente se tomaran el tiempo de analizar y tener certezas.

Gioja acaba de plantear que Cristina está dispuesta a ir a una gran PASO. ¿Cuál es la postura del massismo respecto a CFK? ¿Hay o no posibilidad de acuerdo con ese sector?

-No quiero hablar de lo hipotético. Respeto a los compañeros que hablan de distintas posibilidades y estrategias, nosotros tenemos una estrategia clara. Lo que decimos es que Argentina necesita para ser gobernada de la generosidad de toda la dirigencia política y de toda la dirigencia empresarial, sindical y social, porque la gravedad de los problemas requiere dirigentes políticos que tengan la capacidad de abrir los brazos, de convocar como metodología política. Después estamos discutiendo de qué modo elegimos los candidatos.

Imagino que en ese armado hay límites. No irían con Cambiemos, por ejemplo...

-Queremos ser una alternativa a Macri. Ahora, si me preguntás si hay dirigentes de Cambiemos que sumarías a tu equipo, sí, un Massot, un Monzó..., nos hemos permitido diálogo y poner la democracia por encima de los intereses particulares. En el kirchnerismo hay dirigentes valiosos. O la Argentina sigue estancada en una discusión de pantano o mira hacia adelante. Ir al mundo no significa ir al FMI, significa abrir mercados, colocar nuestros productos, atraer inversiones genuinas y no para que vengan a comprar bonos y a la primer corrida del tipo de cambio se vayan. Si había problemas en el kirchnerismo con el macrismo se agravaron. La inflación promedio durante el kirchnerismo fue de 20 puntos; en los tres años de Macri, 36,6% y venían a resolver la nflación.

Concretamente, ¿Cristina es o no un límite para el massismo?

-No quiero que entremos en la mediocridad de reducir la política a solo dos personas en Argentina: Macri y Cristina. Argentina es mucho más que Macri y Cristina, son 44 millones que los tenés que entusiasmar para que todos los días se levanten y tengan ganas de laburar, de producir, de invertir. Hay u$s 400.000 millones de argentinos afuera porque no confiaron en el país. ¿Cómo hacemos para que vengan? Subestimar al electorado y a gran parte de la dirigencia es un despropósito, eso no significa que no haya dirigentes en todos los espacios con los cuales se pueda dialogar. Si yo digo dialogo con unos, pero con otros no, soy un hipócrita. Si creés que el diálogo es entre todos iguales, y... es muy fácil. Lo interesante es dialogar con el que piensa distinto.

¿Qué hay que hacer con el FMI?

-Hay que renegociar el acuerdo. Necesitamos generar exportaciones para hacer sustentable ese proceso. Pretendemos sentarnos con el Fondo y discutir, no solo las cuestiones de pago de deuda. La más sustanciosa es la discusión de las políticas. No estamos de acuerdo con el enfoque, y creo que Argentina va a un proceso inevitablemente de renegociación con el Fondo, porque si seguimos con esta lógica, va a seguir habiendo recesión.

¿Cuál será la herencia de Macri, suponiendo que no se autoherede?

-No, autoheredar no, porque una de las cosas de las que estoy convencido es de que Macri no va a ser el próximo presidente. Macri insiste y cree que Argentina no fracasó, y es cierto, la Argentina no fracasó, fracasó Macri. Y de una manera tal que pone en riesgo a millones de argentinos, con una soberbia absoluta. No es el único camino, el déficit fiscal es un problema que hay que afrontar, pero el problema que tiene Argentina es que no crece; hay que cambiar de lógica: sino crecés no lo vas a resolver, porque vas a recaudar como pasa ahora, cada vez menos.

Comentarios5
Valerio Diaz
Valerio Diaz 08/03/2019 10:34:02

Por mas que mamertos como �ste impresentable se esfurecen por decir que el gobierno fracas�, los que diremos si tendr� otro mandato o no seremos los votantes.

Ricardo Claudia Agates
Ricardo Claudia Agates 08/03/2019 01:47:06

Como andan los Feed-Lots , ahora que subió la carne?

Cesar Augusto Crapella
Cesar Augusto Crapella 08/03/2019 01:05:11

Si.... también estaban convencidos que Scioli iba a ser presidente...

gustavo lopez
gustavo lopez 08/03/2019 12:19:08

QUE BUENO SERÍA QUE TODOS LOS QUE FRACASAN NO HABLEN NUNCA MÁS !!!

Luis Barleti
Luis Barleti 08/03/2019 09:56:44

VOS DESFINANCIASTE EL ANSES VENDIENDO LOS BONOS PARA 2038 A $135, HOY ESTAN 2.500..CARADURA

Más notas de tu interés