Lujo y relax en el corazón de San Diego

El resort Rancho Valencia ofrece confort, privacidad y un meticuloso diseño de vanguardia en cada uno de sus detalles en uno de los destinos turísticos más exclusivos de la costa oeste de los Estados Unidos: Rancho Santa Fe.

La costa oeste de Estados Unidos es una de las regiones más turísticas del país norteamericano, con sus ciudades tan emblemáticas como San Francisco y Seattle, e increíbles atractivos naturales como Napa Valley y sus eternas colinas de viñedos o el Gran Cañón del Colorado. Sin embargo, cada vez son más los viajeros que buscan conocer a fondo esta zona marítima e incursionar en otros destinos más allá de los casinos de Las Vegas y las apacibles playas californianas. Entre los sitios que están comenzando a aflorar y a ser cada vez más considerados por el turismo internacional está Rancho Santa Fe, situado en el condado de San Diego.
Allí, en un entorno natural paradisíaco, se levanta un exclusivo resort y spa llamado Rancho Valencia, que pertenece a la cadena de hoteles de lujo Relais & Châteaux. Entre amplios patios, fuentes de agua y casi 20 hectáreas de vegetación exuberante, se encuentran desperdigadas sus 49 suites (llamadas "casitas") sofisticadas, confortables y totalmente equipadas para una estadía inolvidable. Decoradas con mobiliario rústico, materiales nobles y un buen gusto notable, cada una de estas habitaciones cuenta con un jardín privado con vistas hacia los olivares y los cañones que enmarcan el paisaje de San Diego.
El alojamiento está enmarcado dentro de estilo Santa Fé, una arquitectura siempre actual del sur norteamericano, con reminiscencias españolas, detalles de madera, piedra y mucho movimiento. Conserva la vigencia tanto por tradición como por la facilidad de obra y su simpleza, y en este estilo existe una fusión de la arquitectura nativa de México y la herencia del arte que la conquista española ha dejado en esa zona.
Pero además del confort y la elegancia, Rancho Valencia ofrece amenities para todos los perfiles de viajeros. Para quienes buscan desconectarse y descansar sin descuidar el cuerpo, cuenta con un spa que ofrece servicio de masajes, yoga, pilates, sesiones de fitness y tratamientos corporales en base a hierbas, flores, aceites y minerales revitalizantes. Para los que disfrutan de darle rienda suelta a los placeres culinarios, el resort ofrece un bistró y bar llamado Pony Room en el que sirven cócteles de autor y una variedad de tequilas artesanales que sorprende a todos los amantes de los destilados, acompañados de platos simples pero muy sabrosos, en base a ingredientes de temporada. Asimismo, el restaurante de alta gastronomía, Veladora, ofrece platos elaborados con productos frescos de la zona y hierbas cultivadas en los jardines de Rancho Valencia, todo a la luz de las velas y con vista hacia el valle: una experiencia gastronómica excepcional. Además, el hotel cuenta con dos piletas climatizadas a cielo abierto e hidromasajes, salones de baile y actividades recreativas como tenis, croquet, golf y paseos en bicicleta por los alrededores.
En el último año, Rancho Valencia ha obtenido premios y distinciones por parte de las publicaciones internacionales y portales de Internet más prestigiosos en lo que refiere a turismo. Sin dudas, se trata de un lugar que vale la pena conocer en un destino que cobra cada vez más fama entre los viajeros del mundo.