Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Lujo en un ex desierto industrial

Un antiguo pub y una fábrica de cerveza abandonada fueron el sitio perfecto para que un grupo de arquitectos diseñaran The Old Clare, un hotel boutique en el corazón de Sydney.

En una zona de Sydney que combina rascacielos, parques, murales e intervenciones de arte público abrió sus puertas un hotel que da que hablar en el mundo del diseño: The Old Clare. El alojamiento combina la audaz visión del hotelero Loh Lik Peng, oriundo de Singapur y creador de la firma Unlisted Collection, con la de un prestigioso estudio de arquitectura que se caracteriza por realzar el patrimonio histórico de la ciudad de Sydney. El resultado es un alojamiento verdaderamente diferente en el barrio de Chippendale, zona que durante años permaneció oculta a pesar de su ubicación central y hoy es la preferida de intelectuales, bohemios y artistas locales.
Trabajando codo a codo, Peng y los arquitectos Tonkin Zulaikha Greer han transformado completamente el icónico Hotel Clare, que originalmente fuera un pub, y los edificios linderos pertenecientes a la histórica cervecera Carlton & United Breweries (CUB). A través de una meticulosa restauración, convirtieron los dos edificios en uno que conserva elementos históricos e incorpora placeres y comodidades contemporáneas. Las características originales de los cuerpos que integran el hotel y sus materiales originales se amalgaman con un diseño de interiores elegantes, cálidos y sobrios.
Las 62 habitaciones y las salas comunes combinan objetos decorativos artesanales hechos a medida con artículos vintage e inmensos ventanales en una atmósfera que recuerda los antiguos hoteles de lujo europeos. Prácticamente todos los muebles son de nogal y se combinan con tapizados de lujosas pieles y cueros y una paleta de colores que no va más allá de los blancos y grises. Mientras que las habitaciones de los primeros tres niveles ofrecen un ambiente semi-industrial, sin pretensiones pero de lujo, dejando a la vista ladrillos, hormigón y paneles de madera; las del nivel superior son tipo loft, con un toque más contemporáneo y tienen sus camas y toilettes en la planta superior.
La terraza es, definitivamente, un punto aparte. El bar y la piscina que allí se emplazan son puntos estratégicos para apreciar la belleza de la ciudad desde las alturas, disfrutando del sol y de un cocktail o una copa de vino australiano. Asimismo, el hotel cuenta con tres restaurantes entre los que se encuentra el primer salón en Australia del chef británico Jason Atherton, galardonado con una estrella Michelin.
La fábrica de cerveza Carlton & United Breweries puede haber desaparecido largo tiempo atrás, pero su ambiente industrial, combinado con elementos elegantes y distintivos, son los motivos por los que The Old Clare es el edificio que hoy define y realza la zona de Chippendale.