Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los sabores de las vacaciones

La reapertura de El Viejo Pop es la gran novedad de Mar del Plata, donde los sabores de siempre que se disfrutan año tras año y gustan a todos se imponen a las innovaciones y las preparaciones tradicionales siguen siendo las protagonistas.

El poeta, novelista, dramaturgo, pintor y cineasta francés Jean Cocteau solía decir: "La gente ama reconocer". Esto quiere decir no que a uno sólo le gusta lo que reconoce, sino que en el reconocimiento de algo hay un placer adicional. Algo de esto tiene la gastronomía de Mar del Plata; esos sabores que se repiten año tras año y que siguen seduciendo como el primer día. No por nada, muchos turistas que llegan a la ciudad siguen yendo a comer a los mismos lugares que iban con sus padres, y siguen pidiendo los mismos platos que décadas atrás.
Con pocas novedades pero con alternativas que vale la pena seguir disfrutando, aquí un listado de los restaurantes que nadie puede dejar de visitar en "La Feliz".

- El Viejo Pop: es la novedad de la temporada. El tradicional restaurante marplatense reabre sus puertas en el centro comercial del puerto y busca recuperar las glorias de antaño. Una propuesta en base a pescados frescos, servicio ágil y la decoración náutica de siempre vuelve a convocar a comensales amantes de los sabores de mar. En esta nueva etapa tienen como objetivo transformarse en referente culinario de la ciudad.

- Pizzería Pedrito (Salta 301): en el barrio de La Perla y frente al mar, la pizzería más famosa de la ciudad (tiene más de 50 años) abre sus puertas todos los días desde las 20. La clave allí es la masa, con lo cual, cualquier variedad de pizza es excelente. Imperdible la "Pedrito" (con muzzarela, cebolla, morrón y perejil), y más aún en el ambiente tan tradicional que reina en el lugar.

- Trattoria Napolitana Chiche Véspoli (3 de Febrero 3158): en el centro de la ciudad, es una de las casas para comer pastas más famosa. Atendido por las camareras de siempre, con cocina a la vista y ambiente familiar, cualquier minuta es excepcional. De lo mejor para comer platos caseros.

- Los Vascos (Av. De los trabajadores 643): tradicional restaurante del puerto, con especialidad en pescados y comida española. Imperdible la paella y el arroz con pollo.

- Honu Beach: la parrilla del excelente balneario situado junto al Faro abre todos los mediodías y ofrece carne grillada a las brasas junto al mar. Más que la propuesta gastronómica, lo que más seduce es el entorno natural inmejorable.

- Sarasanegro (San Martín 3458): el único sitio de cocina internacional de la ciudad, cuya propuesta está basada en pescados frescos del día, guarniciones de lo más sofisticadas y cocciones muy cuidadas. Otro punto a destacar es su carta de vinos.

- Parrilla Perales (San Lorenzo y Dorrego): famosa por su lechón a la parrilla, tiene más de 35 años abierta al público. Sin lujos ni sofisticaciones de ningún tipo, es un restaurante de barrio donde los diferentes cortes de cerdo son la estrella del lugar, siempre acompañados con papas fritas, ensaladas y salsa provenzal. Reservar mesa.

- La Marcianita (Av. Colón 3930): situada en el centro, es una pizzería cuyo plato estrella son los llamados "marcianitos", sándwiches con pan de pizza de diferentes sabores. También son excelentes todas sus minutas.

- Confitería Boston: la que sin dudas es la mejor propuesta de pastelería de la ciudad, tiene una serie de platos caseros para el mediodía de excelente frescura y calidad. Claro que los postres son las estrella en las seis confiterías Boston.

- Lo de Nino (Lamadrid 2358): es una de las mejores parrillas que tiene mar del Plata, situada en la zona céntrica. Cuenta con buena ambientación, carta de vinos completa y una variada cantidad de cortes de carne de gran nivel. Además, no es nada cara.