Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Los empresarios no ayudaron con la inflación"

El cantante se muestra entusiasmado con la gestión de Mauricio Macri. Rescata ante todo la apertura al diálogo, aunque critica que en estos primeros 100 días no hubo demasiado control sobre el sector empresario para evitar la remarcación de los precios. Espera que el ultrakirchnerismo no tenga éxito en "poner tantos obstáculos".

Toda su vida estuvo rodeado de largas y acaloradas discusiones políticas, pero la música pudo más. César Banana Pueyrredón es un gran cantante y pianista, autor de clásicos del cancionero argentino como Conociéndote, No quiero ser tu amigo, Cuando amas a alguien, entre tantos otros.
El próximo 26 de marzo a las 22, en el marco del fin de semana largo de Semana Santa, se presentará en el Teatro Roxy Radio City de Mar del Plata para cerrar una serie de shows que realizó junto a su banda durante todo el verano. Antes de irse para "La Feliz", en una entrevista con 3Días, comparte sus reflexiones de los primeros 100 días de Macri.

¿Cuál es tu relación con la política?
- Me gusta mucho seguirla, no hacerla. Vengo de una familia muy politizada. Mi abuelo, Honorio Pueyrredón, fue ministro de Hipólito Yrigoyen, yo no lo conocí, pero mi viejo reforzó esas raíces. Mi padre también estuvo en política, fue radical y embajador en Canadá del presidente Arturo Illia en 1964. Para mí fue una experiencia buenísima desde el punto de vista personal y musical.

¿Sos radical al igual que tu familia?
- Sí, me siento muy social demócrata.

En las últimas elecciones hubo una división en el radicalismo, quienes decidieron acompañar la candidatura de Mauricio Macri y quienes no. ¿Vos a qué sector acompañaste?
- Me parecía que había que apoyar a Macri. La última me pareció una de las mejores elecciones de la UCR de los últimos tiempos sin tener un candidato a Presidente. La UCR terminó participando mucho y logrando el triunfo de tres gobernadores (Gerardo Morales, en Jujuy; Ricardo Colombi, en Corrientes, y Alfredo Cornejo, en Mendoza), un vice en la provincia de Buenos Aires (Daniel Salvador), y muchos intendentes.

Además de la participación en la campaña de Ernesto Sanz, una figura clave del partido…
- Lo hablé con Sanz un año antes de la elección, y me anticipó que iba a poner todo el esfuerzo para ampliar el acuerdo con Macri.

¿Confías en la clase política?
- En la que está gobernando ahora, sí.

No en todos…
- No, en algún momento los políticos muestran su verdadera cara, sus ambiciones, sus egos, la cara que nadie quiere ver.

¿Cuál es la cara que sí queres ver de los políticos?
- Esta camada de jóvenes que están haciendo política me gusta. Apoyé a Martín Lousteau en la Ciudad de Buenos Aires y celebro su designación como embajador en los Estados Unidos. Con este Gobierno volví a creer de nuevo en la política.

El 24 de marzo vendrá a la Argentina el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. ¿Te parece positiva esta visita?
- La visita de un presidente siempre es una buena noticia. Durante los dos períodos de Obama no hubo una buena relación con el kirchnerismo, se trataba de evitar el contacto. Es una noticia buenísima y justo coincide con una fecha importante, como es el 24 de marzo. Que venga Obama en este momento me parece que puede ayudar muchísimo en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo y si abren los archivos, mejor todavía, algo que pidió Estela De Carlotto. Seguramente haya alguna quema de banderas, somos un país con tendencia hacia el antiimperialismo, a veces con razón, porque hemos sufrido lo peor de las corporaciones norteamericanas también.

Esta semana algunos artistas se pronunciaron en un video en contra del acuerdo con los holdouts ¿Qué opinión te merece?
- Es casi absurdo estar en contra del acuerdo con los holdouts y no me considero de derecha ni imperialista, lo digo desde el sentido común. Es terminar lo que empezó Néstor Kirchner en 2005 y se siguió en 2010, es mucho mejor para el país.

¿Percibís la inflación?
- Sí. Creo que hubo una exagerada prevención del empresariado que pensaron que la salida del cepo iba a ser mucho más crítica y difícil, entonces salieron todos a remarcar hacia arriba, por las dudas. Hoy la sensación es que los empresarios no ayudaron.

¿Crees que tiene que haber más control al empresariado?
- Sí, tendría que haber más control. Lo dijo Sanz, a algunos empresarios les vendría bien tener cerca a un tipo que se les plante como Guillermo Moreno, que les diga que no se puede poner cualquier precio.

¿Qué evaluación haces de los 100 días del Gobierno de Macri?
- Muy buena, creo que faltó alguien en el equipo económico que bajara a la calle y planteara algún tema de control de precios, tener lubricado lo de Ganancias. La salida del cepo me pareció muy buena, el arreglo con los holdouts lo celebro, y más que nada el diálogo y reconocer errores. Me gustó la actitud de muchos dirigentes del justicialismo como Bossio y Pichetto. Massa, creo que es un aliado importante y que están poniendo un granito de arena para que todo salga adelante.

¿Qué esperás para adelante?
- Que el cristinismo, el kirchnerismo más duro, no tenga éxito en poner tantos obstáculos, la intención es crear esa grieta de modelo nacional y popular contra modelo oligarca, como dijo Moreno. No creo en esa dicotomía.