Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los desafíos de YPF para el shale gas

Los desafíos de YPF para el shale gas

Para la mayor petrolera del mercado, Vaca Muerta es una realidad concreta, desde donde produce cerca de 50.000 barriles equivalentes de petróleo (boe/d). En total, la compañía lleva invertidos más de u$s 4.700 millones en la extracción no convencional de petróleo y gas en Neuquén.

La estrategia de YPF en el play nuclea iniciativas de distinta naturaleza. La mejora de la eficiencia operativa incluye la construcción de nuevas instalaciones en el campo, como una planta de procesamiento de arenas de fractura que está a punto de ser inaugurada dentro de Loma Campana, al igual que una planta de tratamiento de crudo (PTC) que permitirá condensar en una misma locación la separación de los hidrocarburos surgentes del reservorio.

También contempla el cambio del paradigma operacional de Loma Campana: se migrará a un modelo en que la operación digital de los pozos con el soporte de la telemetría en tiempo real de los caudales cobre mayor preponderancia.

En concreto, la petrolera priorizará la perforación de pozos horizontales, la técnica elegida casi por unanimidad por el resto de las petroleras de los EE.UU. que operan en el shale. Durante los primeros dos años de explotación de Loma Campana, YPF llevó adelante el desarrollo del campo mediante la colocación de pozos verticales. Se trató de aprovechar el espesor de Vaca Muerta, muy superior al de las formaciones shale en los EE.UU. Sin embargo, el plan no arrojó los resultados previstos y en 2016, los pozos que se perforen en el área serán horizontales.

La meta es que cada pozo acumule a lo largo de su vida útil una producción (EUR, por sus siglas en inglés) de 560.000 barriles de crudo. Las perforaciones de noviembre y diciembre del año pasado registran caudales interesantes: la producción promedio en los primeros 90 días ronda los 36.000 barriles diarios de crudo. YPF rediseñó el esquema de perforación.

Hoy está colocando cuatro pozos en línea en un misma PAD a fin de mejorar los tiempos de colocación y la eficiencia. La metodología permite cementar el pozo de forma offline cuando el equipo ya no está, lo que agiliza el proceso. Hoy, un pozo horizontal tipo (con alrededor de 18 etapas de fractura) en Loma Campana alcanza los 4.500 metros, de los cuales alrededor de 1.500 son de extensión lateral (Vaca Muerta se encuentra a 2.900 metros de profundidad).

La prioridad es reducir el costo por pozo, que hoy se ubica en torno a los u$s 12 millones. A principios de 2015, eran u$s 14 millones. Y para fines de 2016, el objetivo es bajarlo hasta los u$s 10,5 millones.
En esa clave, la compañía se apresta inaugurar una planta de procesamiento de arenas, cuya construcción está casi completada. Con capacidad para tratar un millón de toneladas (Tn) por año de arenas provenientes de Entre Ríos y Chubut, la planta permitirá reducir, una vez en pleno funcionamiento, hasta un 10% el costo unitario de cada pozo en Vaca Muerta.