Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los contrastes de las dos cumbres

No hay comparación entre Cleveland y Filadelfia. O, mejor dicho, los contrastes son demasiados. Republicanos y demócratas vivieron dos convenciones radicalmente opuestas, empezando por el hecho de que, en una de las dos, el que estuvo ausente fue el propio partido. A Ohio no asistieron figuras de peso del GOP, el partido de los Bush, de Romney y de otros tantos apellidos ilustres aquí. También se bajaron empresarios y algunos lobbistas. Fue una convención marcada por el estilo Trump, particular, sí, pero no republicano. En Filadelfia, el partido demócrata movilizó a todo su aparato. El resultado fue evidente: el triple de asistentes, figuras de Hollywood, shows de primer nivel y mucho, mucho dinero en infraestructura. También en la tónica de los discursos se marcaron las diferencias. Mientras que los republicanos caracterizaron a los inmigrantes como ilegales y criminales, los demócratas volcaron al escenario a todos sus políticos hispanos. "Los latinos van a ser clave en esta elección", sostuvo la senadora Iris Martínez, de Illinois. En 2008 y 2012, los latinos le dieron su triunfo a Obama. Hillary Clinton no puede prescindir de ellos para llegar a la Casa Blanca.