Viernes  23 de Marzo de 2018

Los buenos viejos tiempos siempre fueron horribles

Pese a las malas noticias permanentes, el escritor sueco demuestra, básandose en las cifras oficiales de Naciones Unidas o el Banco Mundial, que el avance de la humanidad fue mayor en los últimos cien años que en los primero cien mil. Un libro oportuno para los malos tiempos.

Los buenos viejos tiempos siempre fueron horribles

El terrorismo. ISIS. La guerra en Siria y Ucrania. Los crímenes, asesinatos y tiroteo masivos. Las hambrunas, inundaciones y pandemias. El calentamiento global. El estancamiento, la pobreza y los refugiados. "Pesimismo en todos lados" fue lo que respondió una mujer en la calle cuando la radio pública sueca le pidió que describiera el estado del mundo.

Esto es lo que vemos en las noticias, y parece ser la historia de nuestro tiempo. Antes de la víspera de año nuevo de 2015, en el periódico Financial Times se publicó un artículo sobre el Zeitgeist con el siguiente titular: "Golpeado, magullado e inestable: el mundo entero está al límite".

Estas percepciones alimentan el miedo y la nostalgia con que Donald Trump ha desarrollado su campaña por la presidencia de los Estados Unidos. El 58% de quienes votaron a favor de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea en el reciente referéndum del país sostienen que hoy se vive peor que hace treinta años. En 1955, el 13% de la población sueca consideraban que existían "condiciones intolerables" en la sociedad. Luego de medio siglo de ampliar la libertades humanas, aumentar los ingresos, reducir la pobreza y mejorar la asistencia médica, más de la mitad de los sucos lo creen.

Muchos expertos y autoridades están de acuerdo. El general Martin Dempsey, ex presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, declaró en 2013 ante el Congreso estadounidense: "Personalmente, doy fe del hecho de que (...) (el mundo) está más peligroso que nunca" El papa francisco afirma que la globalización ha condenado a muchas personas a morir de hambre: "Es cierto que en términos absolutos la riqueza mundial ha aumentado, pero han surgido la desigualdad y la pobreza".

En la izquierda política, la activista Naomi Klein argumenta que nuestra civilización está "en curso de colisión" y que estamos "desestabilizando el sistema de soporte vital de nuestro planeta". En la derecha, el filósofo John Gray piensa que los seres humanos son "homo rapiens", una especia depredadora y destructiva que se acerca al final de la civilización.

Solía compartir su pesimismo. Cuando comencé a dar forma a mi visión del mundo en Suecia en la década de 1980, la civilización moderna me parecía difícil de digerir. Las fábricas, las autopistas y los supermercados era para mí un paisaje sombrío, y la vida laboral moderna me parecía aburrida y monótona. Relacionaba esta nueva cultura global consumista con los problemas de pobreza y los conflictos que la televisión llevaba a nuestra sala de estar. Por otro lado, soñaba con una sociedad que viviera en armonía con la naturaleza. No había pensado en la forma en que la gente realmente vivía antes de la Revolución industrial, sin medicamentos ni antibióticos, agua potable, suficiente alimento, electricidad o sistemas sanitarios. Por el contrario, lo había pensado más en términos de una excusión moderna al campo.

Como parte de mis estudios, empecé a leer historia y a viajar por el mundo. Descubrí que ya no podía idealizar aquellos buenos tiempos una vez que empecé a entender lo que realmente habían sido. Uno de los países en los que enfoqué mis estudios sufrió de desnutrición crónica; era más pobre, con una esperanza de vida más corta y una mortalidad en la niñez más alta que el país africano subsahariano promedio. Ese país era la Suecia de mis antepasados hace ciento cincuenta años. La verdad es que los buenos viejos tiempos fueron horribles.

A pesar de lo que oímos en las noticias y de muchas autoridades, la gran historia de nuestra era es que estamos siendo testigos de la mayor mejora de los niveles de vida en todo el mundo que jamás se ha producido. La pobreza, la desnutrición, el analfabetismo, el trabajo infantil y la mortalidad infantil están cayendo más rápidamente que en cualquier otro momento de la historia humana. El último siglo, la esperanza de vida al nacer aumentó más del doble que en los últimos dosciento mil años. El riesgo de que cualquier individuo quede expuesto a la guerra, muera en un desastre natural o sea sometido a una dictadura ha disminuido más que en cualquier otra época. Que un niño recién nacido hoy alcance la edad de jubilarse es más probable que lo que era para sus antepasados vivir hasta la edad de cinco.

La guerra, el crimen, los desastres y la pobreza son dolorosamente reales, y durante las últimas décadas los medios de comunicación mundiales nos han vuelto conscientes de ello de una nueva forma (en vivo en la pantalla, todos los días, las veinticuatro horas del día), pero a pesar de esta ubicuidad, son problemas que siempre han existido, en parte ocultos. La verdadera diferencia es que están disminuyendo rápidamente. lo que vemos ahora son las excepciones, que en otra época habrían sido la regla.

Este progreso comenzó con la Ilustración intelectual de los siglos XVII y XVIII, cuando empezamos a examinar el mundo con las herramientas del empirismo, en lugar de conformarnos con las autoridades, las tradiciones y la superstición. Su corolario político, el liberalismo clásico, comenzó a emancipar a la gente de las cadenas de los legados, el autoritarismo y la servidumbre. Inmediatamente después se produjo la Revolución industrial del siglo XIX, cuando el poder industrial a nuestro alcance se multiplicó y comenzamos a vencer la pobreza y el hambre. Estas revoluciones sucesivas fueron suficientes para liberar a una gran parte de la humanidad de las duras condiciones en que siempre había vivido. A fines del siglo XX, a medida que los avances tecnológicos y las libertades comenzaron a extenderse al resto del mundo, esto se repitió a mayor escala y más rápido que nunca.

Los seres humanos no siempre son racionales o benevolentes, pero en general quieren mejorar su vida y la de su familia, y con un grado tolerable de libertad trabajarán duro para hacerlo. Paso a paso, aportan a la suma de conocimiento y riqueza de la humanidad. En esta época, más personas que antes pueden experimentar con diferentes perspectivas y soluciones frente a distintos problemas, por lo que acumulamos más conocimiento científico y de otra índoles constantemente, y cada individuo puede contribuir y tener éxito sobre los hombros de cientos de millones que antes se movieron en un ciclo virtuoso.

Este libro trata sobre los triunfos de la humanidad. Pero no es un mensaje de autocomplacencia; está escrito en parte como advertencia. Sería un error terrible dar por sentado tal progreso. Hemos vivido con estos problemas durante la mayor parte de la historia. Existen fuerzas en el mundo que destruirían los pilares de nuestro desarrollo: las libertades individuales, la economía abierta y el progreso tecnológico. Los terroristas y los dictadores hacen todo lo posible para socavar las comunidades abiertas, pero también hay amenazas internas en nuestras sociedades, Los populistas, tanto de la izquierda como de la derecha, tienen un resentimiento generalizado contra la globalización y la economía moderna. Podemos ver la conocida hostilidad hacia la sociedad cosmopolita, urbana y fluida que siempre ha habido por parte de aquellos que son conservadores socialmente, pero hoy se combina con la sensación de que el mundo exterior es peligroso y de que debemos construir muros en sentido literal y figurado.

Existe un verdadero riesgo de un contragolpe. Cuando no vemos el progreso que hemos hecho, empezamos a buscar chivos expiatorios para los problemas restantes. A veces parece que estamos dispuesto a probar suerte con cualquier demagogo que nos diga que tiene soluciones rápidas y sencillas para volver a hacer grande a nuestra nación, ya sea mediante la nacionalización de la economía, el bloqueo de las importaciones extranjeras o la expulsión de los inmigrantes. Si creemos que no tenemos nada que perder al hacerlo, es porque tenemos mala memoria. En este momento, debemos recordar el extraordinario progreso logrado gracias al desarrollo lento, constante y espontáneo de millones de personas a las que se les dio la libertad para mejorar su propia vida y, al hacerlo, mejoraron el mundo. Es un tipo de progreso que ningún líder, institución o gobierno puede imponer desde arriba hacia abajo. Este libro explica lo que ocurrió, cómo pasó y por qué no lo vimos. (...)

Escritor

Johan Norberg (Suecia, 1973) es escritor, profesor y cineasta documentalista. Estudio en la Universidad de Estocolmo, donde hizo su maestría en Historia de las Ideas. Es miembro honorario del Cato Institute en Washington D.C. y del Centro Europeo de Economía Política Internacional en Bruselas. Colabora habitualmente en medios internacionales y escribe en una columna semanal en el diario más importante de Suecia, Metro.

Entre sus trabajos se destacan En defensa del capitalismo global, traducido en varios idiomas.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000057,750062,2500
DÓLAR BLUE1,428670,000071,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,3213-80,1678
EURO-0,354066,081166,3439
REAL1,125514,430214,4841
BITCOIN1,07927.467,84007.470,1800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000043,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-2,702754,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,654955,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,9629173,00171,35
CUPÓN PBI EN PESOS-1,92312,042,08
DISC USD NY0,649477,5077,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,157035.443,0500
BOVESPA0,4800110.622,2700
DOW JONES1,220027.677,7900
S&P 500 INDEX0,91363.117,4300
NASDAQ1,00008.570,7010
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,5372326,6516324,9063
TRIGO CHICAGO-0,5639194,3742195,4765
MAIZ CHICAGO0,2736144,2856143,8919
SOJA ROSARIO-0,1988251,0000251,5000
PETROLEO BRENT1,514464,350063,3900
PETROLEO WTI1,215159,140058,4300
ORO-1,23231.458,70001.476,9000