REPORTAJE 3D / Hernán lombardi

Lombardi: "Cristina buscó desde el primer día deslegitimar al gobierno de Macri"

El titular del Sistema Federal de Medios Públicos afirma que fue esa estrategia usada por la ex presidenta la que habilitó "la idea de la resistencia" al macrismo que agitan los ultra-K. Y critica a Estela Carlotto por suscribirla. Asegura que el cambio que representa Cambiemos "está incrustado en la gente" y será ratificado en octubre. Los artistas y la política.

Una mirada plural y federal. Con esos valores como norte, Hernán Lombardi asumió hace casi un año y medio la titularidad del Sistema Federal de Medios y Cotenidos Públicos que conforman la Televisión Pública, Radio Nacional y la agencia Télam, además de las señales Encuentro, Paka Paka, Deport TV, el Centro Cultural Kirchner y Tecnópolis. El ministro recibe a 3Días al caer la tarde del martes, en su despacho del CCK, después de un día cargado de reuniones.

Se lo nota satisfecho con los resultados de su aún corta gestión. Dice que avanza en terminar con las "capas geológicas en el Estado", en alusión a esa dañina costumbre argentina de acumular designaciones políticas de las distintas administraciones que, cuando los gobiernos se van, quedan como herencia a sus sucesores. "Eliminar esa patología es trabajar por un Estado eficaz y eficiente", repite, en una entrevista donde habla también de la marcha del Gobierno, la esencia de Cambiemos, y las profundas divisiones que persisten entre los argentinos.

- ¿El Gobierno está haciendo lo suficiente para cerrar la grieta? Fue una promesa de campaña...

-La promesa fue la unidad de los argentinos. La grieta refleja hoy pensamientos que a veces los pretenden hacer antagónicos. Nosotros seguimos creyendo en la unidad de los argentinos, que ése es un tema clave, la unidad en la pluralidad, la unidad en la diferencia. Reconocemos, sin embargo, que es una tarea a veces ímproba cuando Cristina Fernández no sólo no le entregó el bastón a Macri, que es un tema simbólico, y en el fondo intentó deslegitimarlo, desde el primer día. Porque los símbolos tienen que ver con la legitimidad, con eso habilitó a que los grupos más radicalizados del kirchnerismo empezaron con la idea de la "resistencia", "resistiendo con aguante". La "resistencia" se le hace a una dictadura militar, no al gobierno constitucional de los argentinos, al que se le hace oposición. Más constructiva o menos, más dura o menos dura, pero nunca resistencia, que es una idea equivocada que parte de esta idea de Cristina de quitarle legitimidad al gobierno constitucional de Macri.

- Una idea sobre la que se han montado también buena parte de los organismos de DD.HH.

-Y además, de esa idea de la resistencia, de ese silogismo, se desprende la idea: "Macri basura, vos sos la dictadura", que no se corresponde con ningún elemento de la realidad. Es como un reduccionismo de la política, y lamentablemente se desprenden las malas declaraciones de Estela de Carlotto diciendo "si pudimos con Videla, vamos a poder con Macri". El pensamiento republicano no puede aceptar este tipo de pensamiento. Igual no nos enojamos, seguimos buscando la unidad de los argentinos y, por supuesto, ellos votarán a Cristina.

- Pero también el oficialismo, o un sector de él, promueve la confrontación cuando analiza que le conviene tener a Cristina enfrente en la elección de octubre. ¿Hay una idea integral en el Gobierno de que hay que terminar con la confrontación o hay un sector que pretende fogonearla para ganar en octubre?

-Hay una idea integral de que lo que se está decidiendo en las próximas elecciones es el cambio o volver al pasado. Y eso, sí creemos todos, no tiene que ver con la grieta. Son decisiones que tienen que tomarse en el seno de la oposición, no influimos en esas decisiones, nosotros nos concentramos en hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Sí vemos que hay una fuerte vocación de cambio en la sociedad argentina.

- ¿Dónde lo observan?

-Porque la decisión de cambio nació primero en la gente y los dirigentes de Cambiemos interpretamos esa decisión. Para salir del slogan, ¿cuáles son las dimensiones del cambio? Primero, es un cambio de apego a la verdad, la gente decidió que no quería que le mintieran más, que le dijeran que había menos pobres que en Alemania o no había inflación. Otra dimensión, es la visión de largo plazo: la gente decidió que no quería más que le cambiaran una supuesta felicidad inmediata hipotecando el futuro. Está claro hasta en los comportamientos económicos. Ves hoy que, restituido el crédito hipotecario, la gente empezó a endeudarse para la vivienda. La gente quiere un consumo de largo plazo, no le interesa solamente un consumo del corto. Otra dimensión del cambio es la restauración de la confianza, hoy es muy significativo que si le preguntás a la gente "cómo está respecto del año pasado", hay un porcentaje que dice "estoy mejor", pero hay también un porcentaje que dice "estoy un poquito peor". Sin embargo, si preguntás: "¿Usted cree que va a estar mejor", te dicen: "sí, creo que voy a estar mejor y creo que al Gobierno hay que darle tiempo para que haga las cosas". Esa respuesta es contundentemente más alta. El cambio está incrustado en la gente.

- ¿Confiás que en octubre el Gobierno saldrá fortalecido?

-Enormemente.

- Sos amigo personal de Lilita. ¿Cómo ves este vínculo tan particular que tiene con el Presidente, que se tensa, se distiende, y a veces parece que va a romperse?

-Cambiemos tiene un equilibrio profundo. El liderazgo de Mauricio es muy fuerte, trascendente, pero todas las piezas son importantes...

- Carrió tensa la relación al límite. Hasta insinuó la ruptura por el tema de las supuestas escuchas de la AFI y luego se desdijo...

-Cambiemos es una construcción política horizontal del siglo XXI. Si uno mira Latinoamérica, es la primera coalición política que muestra claramente como es la política del siglo XXI. Es horizontal, es variopinta. Acá no tenés una verticalidad del Presidente, tenés una conducción del Presidente, pero no un "ordeno y mando". Esto es más un diálogo que un monólogo, entendiendo que esto es un diálogo con la sociedad, que tenés que revalidarte en forma permanente, y que es más importante a veces escuchar que hablar. Esta misma metodología es una ideología en sí misma. Hoy el Presidente, pese a haber sido un año económicamente difícil, tiene los índices de aceptación más altos de América latina. Y creo que tiene que ver con esta metodología de proximidad, de cercanía. Y Carrió es un elemento importantísimo dentro de Cambiemos, lo veo como un activo.

- ¿Por qué pensás que no hay artistas M como sí hubo -y hay- una legión de artistas K? Alejandro Rozitchner generó todo un revuelo al dar su visión...

-Vemos que muchísimos artistas simpatizan con el Gobierno. Pensamos que los artistas son un colectivo muy importante para el conjunto de la sociedad, pero no tenemos una política especial de seducción para ese colectivo. Sí hay muchos artistas que simpatizan con el Gobierno, muchos que simpatizan con Cristina...

- Convengamos que son más visibles los K...

-Descreo de esa generalización. Hay gente que opina con más vehemencia y otra con menos, pero el Gobierno tiene apoyos en todos los sectores. Me parece muy bien que los artistas opinen de política, como los carpinteros, los plomeros, los youtubers... lo que digo es que su opinión no vale ni más ni menos que la de cualquier otro. Y hay que tener cuidado de que te utilicen esa opinión. Yo prefiero que la gente opine sobre los temas y no sobre las personas, me parece más razonable. Sí me parece que la gente suscriba posiciones de Cambiemos y en algunas cosas tenga diferencias. O al revés; que sean opositores al Gobierno, pero que puedan apoyar algunas cosas. Una sociedad más madura tiene que salir de los argumentos ad hóminem, o sea, "opino esto según quién lo dice".

- ¿Hay prejuicio ideológico?

-Tenemos que ir a un cambio cultural profundo. Si nos pusiéramos como ejercicio todos los días elogiar algo de alguien que está en otro sector político, y además todos los días criticar a alguien de tu sector... Salgamos de estas conductas monolíticas, esto es un servicio mucho más importante a ir zurciendo la grieta. Pensar en que podemos coincidir siendo diferentes es más constructivo y cercano a una madurez cívica.

Tags relacionados