Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Llorar y reír a su debido tiempo

Aprender a distinguir entre los sentimientos primarios, que surgen cuando estamos conectados con nosotros mismos, y los secundarios, que se derivan de situaciones no resueltas, es fundamental para vivir en plenitud.

Tengo la teoría de que cuando uno llora, nunca llora por lo que llora, sino por todas las cosas por las que no lloró en su debido momento." decía el poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti. Sus lúcidas palabras hablan de su conocimiento de la psicología humana y, cada vez que las leo, me remontan a la interesante explicación de los sentimientos que da el psicoterapeuta alemán Bert Hellinger, creador de las Constelaciones familiares, fantástico abordaje del alma humana.
Para Hellinger, los sentimientos se pueden dividir en categorías: sentimientos primarios y secundarios. En el primer caso, el sentimiento aflora en el momento en que estamos vivenciando o evocando algún hecho concreto. Por ejemplo, el dolor y la tristeza de perder a un ser querido. El sentimiento primario así definido, nos ayuda a transitar la situación y, determinaría, en este caso, la calidad de nuestro duelo. Ante un sentimiento primario, la alegría, el dolor, o lo que sea, nos conecta plenamente con nosotros mismos, nos ayuda a conocernos, a buscar herramientas para transitarlo lo mejor posible y a conectar con nuestra verdad más profunda, para vivir la vida tal cual se presenta, respondiendo a lo que surje "conectados" con lo que pasa y con lo que nos está pasando.
En tanto, el sentimiento secundario, es derivado de una situación no resuelta y puede mutar en otra historia. Sería la agresión, miedo o bronca que reemplaza a uno primario y al cual uno se aferra sin saber a veces la razón. También están los sentimientos adoptados, que surjen de la identificación con un ser querido y que sentimos como propios pero no lo son. Atrapados por ellos, nos deconectamos de nosotros mismos y nadie puede ayudarnos, porque nada tienen que ver con lo que la vida trae en este momento.
La energía que nuestra psique pone al servicio de defendernos del dolor y de los procesos que demandan sanar nuestros sentimientos primarios, hace que vivamos desconectados de lo que nos pasa. Y así reaccionamos con ira ante un desconocido porque no curamos un dolor del pasado. Hellinger dice que un terapeuta no puede ayudar a un paciente sin voluntad y predisposición para conectar con sentimientos primarios. Ese es el camino para "despertar" y vivir la vida en armonía. Tomarnos el tiempo para percibir lo que nos pasa y qué sustenta nuestras reacciones de rabia, venganza u odio, y de dónde vienen los miedos que nos paralizan, nos permitirá actuar desde lo que de verdad somos. Porque estas reacciones, a veces desmesuradas, nos perjudican y no nos dejan actuar en libertad. Debemos liberarnos de condicionamentos y conocer los sentimientos primarios que a través de nuestra vida fueron mutando. Desactivar esa "gimnasia" que aprendimos para traducir sentimientos y llorar a su debido tiempo, nos hará libres para vivir más ligeros de equipaje. Vale la pena!

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar