LIBRO DE AUTOR / LAURA DI MARCO

Laura Di Marco: "Peña tiene una conducción muy kirchnerista, alambra el vínculo con Macri"

La periodista Laura Di Marco publicó Macri, libro que narra la historia de la "elite" que llegó al poder, a través del voto popular. Pese al título, la autora no se limita a contar la vida del actual Presidente sino también, quién es quién dentro del Gobierno y cómo funciona puertas adentro. 

No es una biografía sobre Macri, sino un libro sobre el macrismo, sobre quién es quién y sobre la intimidad del nuevo gobierno", se encarga de aclarar Laura Di Marco antes de empezar a hablar sobre su último libro: Macri. Aún así, la vida del Presidente "está entretejida en el resto de los personajes y en la historia de cómo esta elite económica y social, llega al poder en la Argentina en 2015. Una elite que fue incorporando otros actores", añade la periodista.

Para Di Marco, el libro "tiene que ver con tres viajes" que se dieron en un momento de la historia. El primero es el personal y evolutivo de Macri; su lucha en una familia muy poderosa, y con su propio padre, "que él gana o termina de ganar cuando llega a la Presidencia". El segundo es el viaje de "esta elite, que siempre llegó a través de golpes militares" y que, esta vez, lo hizo por el voto popular y de manera ensanchada, con actores como la UCR, Elisa Carrió o María Eugenia Vidal. A estos dos viajes, la autora le suma el de la Argentina, "atrapada en el populismo" y que encontró en Cambiemos una salida.

En una entrevista concedida a 3Días, la autora habla sobre estos y otros temas que aborda a lo largo de Macri, que rápidamente se convirtió en un best seller.

- Para el libro entrevistaste a Macri cuatro veces. ¿Qué impresión te dejó?

-No lo conocía de antes, tenía al Presidente público, el que todos conocemos, y me parecía que si sólo era eso, se me iba a complicar el libro, porque no era muy interesante. Pero me pareció mucho más interesante en privado y lo que decía sin coacheo. Incluso, lo conozco a Marcos Peña hace muchos años -porque soy periodista hace muchos años-, lo había ido a ver dos veces y dije: "Dios mío, si Macri es como Marcos Peña, no hay libro". Es una persona que no se aparta un minuto de lo políticamente correcto, y me sorprendió ver a un Macri sin filtro, que se iba poniendo más interesante con los encuentros. Y entendí muchas más cosas, profundicé mi comprensión y eso también es lo que quise transmitir en el libro. Mucha gente, incluso periodistas o políticos que conocen mucho al macrismo, me dicen: "Ahora entendí mucho más".

- Por ejemplo...

-Muchas cosas, primero lo de los tres viajes lo entendí viéndolo a él o qué lugar tiene Juliana en su vida. Yo antes tenía más prejuicios sobre su figura y me di cuenta que en su historia personal es una gran reparación. Porque el clan Macri tiene figuras de mujeres muy abandónicas, muy frías o muy narcisistas, entonces para Macri, una figura como Juliana, que dejó todo para acompañarlo, es muy reparatorio personalmente. Después, por ejemplo, cómo le molesta la frase "Macri gobierna para los ricos". Todo el tiempo sentíque él es consciente de dónde emerge, es decir, del Grupo Macri y de lo que ha hecho el grupo. No es que lo haya dicho, es algo que surge de impresiones que tuve mientras lo fui viendo. Y, de algún modo, él tiene una intención que, no sé si le saldrá, de reparación de esa historia. También, el enojo que tiene con las críticas, con los periodistas, que eso no se nota cuando lo escuchás; es mucho más políticamente correcto y está más enojado de lo que parece. Tampoco está ahí por la plata, porque la tuvo toda su vida; a eso se dedicó su papá. Está por un mandato más interno. Él fue criado como el heredero de el gran grupo económico argentino y tuvo un padre que lo denostó toda la vida, diciendo que él no servía para eso. Entonces, criás a un hijo con una enorme necesidad de demostrar que sí podés, que sí valés y que, además, vas a tener una función por encima de eso, que es ser la de presidente. Eso es lo que sentí muy claramente cuando lo vi; entendí eso. Uno puede tener varios deseos juntos, y algunos contradictorios, eso es algo muy fuerte en él para que esté ahí, no digo que sea la única razón por la cual está ahí, pero es un motor muy poderoso.

- ¿Qué te contó de la salud del padre?

- Las últimas dos entrevistas se la hice en Los Abrojos, en la quinta de los Macri, que es una especie de country, donde Franco Macri tiene una casa en el medio y alrededor están las de los hijos. Le pregunté por la relación con él y me dice: "Papá tiene un proceso de demencia en avance, se le va la cabeza a la mierda -así lo dijo- tiene tres horas de lucidez y después se le va la cabeza a la mierda durante el día. Me escribe cartas, me cae a la quinta; es una pesadilla". Y en un momento dice: "Siendo al hijo que más torturó, soy el que finalmente me estoy haciendo cargo de él, porque mis hermanos ya ni le atienden el teléfono". Esto dice del padre.

- ¿Cuánto influye Peña en sus decisiones?

-Tiene una influencia total. Peña es el hombre más influyente del Gobierno sobre Macri. Él mismo lo dice: "Es la persona que más veces me hace cambiar de opinión. Yo pienso algo, y la mitad de las cosas las cambio cuando lo escucho a Marcos". Es muy fuerte eso: "Es mi gran torturador", dice. Pero hay que entender que Marcos Peña es una hechura de Durán Barba, es su hijo de algún modo. Durán Barba dice eso -también tengo seis horas de grabación con Durán Barba- y él dice: "Marcos es como un hijo para mí; se formó conmigo". Y es real. Cuando se conocen, Marcos tenía 24 años, y hoy tiene 40.

- Puertas adentro, ¿cómo lo ven a Peña?

-Tiene un grupo de gente hostil a él, a su conducción, que también me sorprendió. Esto lo construyó teniendo muchas entrevistas al interior de Cambiemos. Imaginate un tipo como Ernesto Sanz o como Susana Malcorra -que son tipos maduros, grandes- cuando hay una construcción muy centralizada. Peña tiene una conducción muy kirchnerista, en el sentido de que es muy celoso del Presidente; cuando alguien se le acerca demasiado, alambra el vínculo con Macri. Los demás se tienen que subordinar a su mando. Por ahípara gente más joven o que viene de otro sector, como Quintana y Lopetegui, que no tienen aspiraciones políticas, no les molesta. Pero para gente que tiene una gran trayectoria, someterse, tener que hablar con Marcos Peña, por ahí no le resulta muy divertido. Es el caso de Sanz, de Malcorra, de Gabriela Michetti, que tienen mucha más trayectoria que él. Ahí genera ruidos, miedos, porque cuando tenés un problema con Peña -esto es lo que dicen ellos- te empieza a esmerilar con Macri. Por eso también sale Prat Gay del Gobierno, ¿no? Él decía: "Si yo hablo directamente con Macri, por qué voy a hablar con vos". Bueno, fue un error fatal de cálculos. Porque Marcos lo empezó a esmerilar delante de Macri.

- En tu libro decís que un dirigente peronista dijo: "Heidi es capaz de matar", por Vidal. ¿Qué significa?

-Que esa imagen de Heidi es lo opuesto a lo que Vidal es. Fue capaz de separarse rápidamente de un marido que le podía traer problemas; construye poder; hace lo que tiene que hacer, y no le tiembla el pulso. Lo que me impresiona -y me gusta- de Vidal es que es una mujer que actúa su autonomía, no la declama. No hace como Cristina que grita, ella actúa, no le va a discutir nunca nada a Macri, pero como tiene un territorio propio, toma decisiones sin consultarle y construye poder. Eso es un liderazgo femenino muy innovador. Porque la tenés a Carrió, que es buena con los medios, pero no construye poder, Michetti, lo mismo. Ella construye poder, toma decisiones. Por ejemplo, cuento en el libro que estatizó la Ruta 2 y no le preguntó a Macri. Ese tipo de cosas las hace todo el tiempo. Le pone límites a Angelici y no dice: "Nosotros tenemos una cruzada con el juego". No, la tipa va y hace. Deja pasar cosas como "Vidal gobierna mejor que Macri" o "tiene mejor imagen que Macri" en los medios bonaerenses que tienen mucha publicidad del Estado provincial. A esto se refería el dirigente.

Una vida difícil

"Cuando tuviste un padre como el mío, estás preparado para todo, para aguantar cualquier cosa", solía decir el presidente Mauricio Macri cuando le preguntaban cómo soportó el "acoso" durante el kirchnerismo, cuenta Laura Di Marco.

Y el libro incluye varias anécdotas que permiten entender esta afirmación: "A los cinco años, el padre lo empieza a llevar a las reuniones de directorio", dice la autora, quien describe "muy alocado" el entrenamiento que tuvo para convertirse en el heredero de su padre. Aunque, a los 25 años lo puso al frente de todo, y después lo empujó al fracaso.

Además, el libro narra cómo Macri, por ser hijo de "un nuevo rico", fue víctima de bullying en un colegio al que asistían las familias de la aristocracia argentina.

Tags relacionados